10/07/2020

‘Operación Orgullo’: ¡chicas, ‘welcome’ to Madrid!

30 junio, 2017
Léetelo en 3 minutos

Medio mundo se mete, cuando llega mayo, en la ‘operación biquini’ y gasta toda su energía en llevarla a buen puerto. Pero es que el otro medio entra de lleno en la ‘operación orgullo’, que no es otra cosa que machacarse el triple en el gym para poder sofocar, sin camiseta, los calores de las calles la última semana de junio. No puede hablar con experiencia de esto quien en su vida ha pisado un gimnasio. Pero me lo cuenta un colega periodista –cuyo nombre prefiero no poner en negrita para que no deje de hablarme– una mañana de principios de junio en pleno Chueca.

Ante la cara de sofoco que lleva, le pregunto si esta se debe al hecho de ir tan madrugador a darlo todo en la sala de máquinas. Me contesta que no. Es por el agobio: suele ir a las ocho, porque a esa hora no hay nadie, para su ‘momento entrenador personal’ y, desde hace dos meses, el gym está más petao que el Metro en hora punta.

La ‘Operación Orgullo’ va mucho más allá de lo que uno piensa que marcan sus propias fronteras y límites personales. Y si eso es así es porque estamos ante un gran fenómeno, que en pocos años ha pasado en nuestro país de la semiclandestinidad y el ostracismo a ser uno de los puntos calientes del calendario de muchas ciudades.

Para muchos es importante darlo todo en los ‘aeróbicos’ y el ‘cardio’, presumir así del mejor cuerpo, y poder posturear non stop durante una semana. Para otros, es una forma de conocer ciudades viajando por el amplio calendario de prides que hay por el mundo (algo similar ocurre con Eurovisión). Igual hay gente para la que es… ¡Quién sabe! La ‘Operación Orgullo’ tiene tantos fines como personas la practican. Pero para (casi) todos, es una oportunidad única de combinar de forma perfecta el poder reivindicar tus derechos (sí, aún quedan cosas por reivindicar, y sí, también aquí) con pasarlo bien, bailar, emborracharte y ligar…

En ese amplio calendario de Orgullos que hay por el mundo –y en España, donde hay muchos, y muy diferentes, en casi cada ciudad; con personalidad propia–, el de Madrid tiene, ‘un color especial’. Como Sevilla, pero sin folclore. Por mil circunstancias, las que sean, incluso por la casualidad de tener que ir durante muchos años ‘a solas’, sin apoyo institucional explícito, Madrid se ha convertido en ‘la ciudad del Orgullo’.

Este año se celebra no solo el WorldPride, que convierte a la capital de España en la capital mundial LGTB, sino también el Europride, por lo que también somos la principal población europea enarbolando la bandera del arcoíris. Este año Madrid puede decir al mundo que su particular ‘Operación Orgullo’ ha sido pasar de la nada al todo sin molestar a (casi) nadie, sin la ayuda de (casi) nadie y sin pedir nada a (casi) nadie… Joder, no es poco.

De forma natural, que es como se hacen las cosas para que se consoliden. Y así es también como trabaja la gente de bien: proponiendo, no imponiendo. Pero aquí, que sabemos hacer muy bien las cosas, también somos especialistas en convertir la divergencia en motivo de conflicto, de guerra, de bronca… Este año, igual es el momento de demostrar lo orgullosos que estamos. Chica, welcome to Madrid.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.