22/07/2018

LGTBIpol: logros conseguidos y retos para este nuevo curso

7 septiembre, 2017
99
Léetelo en 5 minutos

En enero de 2017 se presentó LGTBIpol, una asociación de guardias civiles, policías nacionales y municipales para luchar contra los delitos de LGTBIfobia. Su puesta de largo, en la Embajada de Italia en España, contó con la ‘bendición’ oficial del Ministerio del Interior. Iván Martínez, presidente de la asociación, nos explicaba entonces cuáles eran sus objetivos: “Acercar al ciudadano al Cuerpo Nacional de Policía, que tiene una imagen dura, que creo que es errónea. Por ello, queremos establecer un pequeño puente. Siendo como soy policía nacional, conozco el cuerpo por dentro y sé todas las cosas buenas que tiene, pero soy consciente de que no hace mucho la policía nos perseguía por nuestra orientación sexual. Por ello hay que sensibilizar al ciudadano con la policía. A la sociedad le cuesta aceptar lo que se sale de la norma, y en las comisarías muchas veces no saben cómo afrontar y orientar estos temas”.

El pasado 1 de julio, en el WorldPride, por primera vez, representantes de la Policía desfilaron en el Orgullo de Madrid. Y no fueron otros que los miembros de LGTBIpol. Han pasado ya nueve meses desde aquel importante día en la embajada de Italia y comienza un nuevo ‘curso escolar’. Por ello analizamos con su junta directiva los logros conseguidos, pero también los retos que se plantean en el futuro inmediato.

“Parece que fue ayer, 12 de enero, cuando estábamos todos tan emocionados por dar a conocer este proyecto… y ya han pasado casi 8 meses. Todo ha sido tan intenso y tan emocionante a la vez, tantos actos, eventos, entrevistas con medios de comunicación, preguntas de compañeros… A veces nos faltaban horas en el día para poder abarcar todo. Pero finalmente todos nuestros pasos han sido firmes y hemos tenido éxito en cada intervención. Nunca pensé que estaríamos encima de un escenario, en la plaza de Pedro Zerolo, dando ese mensaje el día del pregón. Ni tampoco podía pensar en la acogida que hemos tenido en la marcha del WorldPride, donde la gente gritaba frases como ‘la policía también está orgullosa’ e incluso muchos se acercaban para hacerse fotos y darnos la enhorabuena. Esas palabras nos han dado fuerza para seguir adelante, crecer y luchar por llegar a todos los sitios donde nos requieran. Ya no somos los cuatro que empezamos con el proyecto hace meses, ahora somos un grupo numeroso, con capacidad de intervención en muchos rincones, y en cada sitio al que acudimos obtenemos una acogida que nos hace sentirnos muy orgullosos de sacrificar nuestro tiempo de ocio por ayudar al colectivo a ser cada vez más visible, aceptado y libre”, nos dice Iván, su presidente, cuando le preguntamos por estos primeros meses de andadura.

Foto del pasado WorldPride, cuando LGTBIpol desfiló en la marcha con pancarta propia.

La junta directiva, con Stefano Sannino, embajador de Italia, el día de la presentación de LGTBIpol.

Elena Sánchez, responsable de medios de LGTBIpol, nos cuenta: “La visibilidad ha sido un gran éxito, tanto dentro como fuera del cuerpo. Anima a otros y otras policías –y también personas de diferentes profesiones estereotipadas– a sentirse más libres y respaldadas para mostrarse con naturalidad si así lo desean, y además pone en evidencia la LGTBIfobia de muchos y muchas, que manifiestan su desaprobación mediante críticas y argumentos ‘varios’, intentando enmascarar o disimular al mismo tiempo el rechazo que sienten hacia las personas LGTBI. ¿Cómo se va normalizar lo que no se ve? Somos conscientes de que debido a nuestra profesión nos exponemos doblemente, pero alguien tenía que dar ya un paso al frente por todas esas personas aún oprimidas desde instituciones como la nuestra. Todavía hay mucha gente que sigue sin comprenderlo, y eso demuestra que iniciativas como la nuestra ¡sí hacen falta!, ya que aún queda un largo camino por recorrer y muchos prejuicios con los que lidiar”, afirma contundente.

Por su parte, Begoña Gallego, secretaria de la organización, nos cuenta: “Empezamos LGTBIpol con fuerza y mucha pasión, hemos luchado los cuatro con tanta dedicación que en ocasiones nos ha pasado factura en casa, porque estás pendiente del móvil todo el rato, de las víctimas que te llaman, de que quieres atender miles de proyectos, llamadas, mensajes y compromisos que todo este proyecto maravilloso conlleva, también de los actos a los que hay que acudir… Realmente, nos llegamos a olvidar de nosotros mismos y nuestras familias con tal de atender a todo lo que acontece. Es parte de cada uno de nosotros, de nuestra dedicación y empeño, y estoy orgullosa de ello, ya que detrás de todo esto, un tema que la gente ve como ‘chulo’, hay muchas horas de trabajo y quebraderos de cabeza. Lo mejor es que sale, y que sale bien. Esa es la pasión que ponemos. Y seguirá, porque tenemos mucho apoyo y fuerza de todos aquellos que realmente conocen el proyecto”.

Su vicepresidente, Rufino Arco, hace hincapié en lo educación y en los centros docentes: “Las experiencias más valiosas que hemos podido tener desde la asociación han sido las ponencias sobre diversidad afectivo-sexual, y la convivencia, sin acoso, en centros educativos: aprenden quienes nos escuchan, y aprendemos nosotros al mismo tiempo. Es muy interesante ver cómo los adolescentes de hoy en día tienen ya muy clara la paleta de opciones que existe. La labor en estos campos está resultando más necesaria entre el grupo de docentes, pues deben ser capaces de actuar con justicia y legalidad frente a casos de acoso, específicamente, los de homofobia, pues tal vez el hecho de hablar sobre ese suceso, o el modo de hacerlo con los padres de la víctima, pudiera ser aún más perjudicial para el caso si se hace mal. En estos centros educativos se realiza una labor que consideramos importante, pues tanto a la posible víctima de acoso por LGTBIfobia como a los posibles autores materiales se les está mostrando, por un lado, lo natural de la diversidad y sus características particulares (a nivel de posibles problemas en el ámbito familiar o social) y, por el otro, se les dice que el cuerpo policial está ahí, al pie del cañón. Un cuerpo que protege a quien lo necesite o que controla al que no sepa controlarse solo”.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que acepta su uso. Más información en la información sobre cookies.

 

Cerrar
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.