26/05/2018

Hablando claro sobre el VIH: ni una pregunta sin respuesta

30 noviembre, 2017
92
Léetelo en 9 minutos

Estamos con una de las personas que más saben del VIH a nivel mundial. Por ello, queremos aprovechar para ‘sacarle todo el jugo’ que podamos; para hablar alto y claro de un tema que para muchos sigue siendo tabú porque, como él mismo nos dice, “es triste que a estas alturas siga siendo una enfermedad estigmatizante. No lo es ya a nivel sanitario, aunque en otro tiempo sí lo fue, cuando los propios médicos discriminaban por miedo. Pero a nivel extra sanitario, en la calle, sí que lo es. Las encuestas muestran cómo la gente no se quiere sentar al lado de una persona que tenga VIH, por ejemplo en el autobús”. Santiago Moreno también nos habla de una realidad, muy preocupante, como es ese sector de la población que va a la búsqueda –‘a la caza’– del virus, o nos da su opinión sobre técnicas como la PrEP, que despiertan tantas preguntas. No queremos dejar ni una duda, ni una pregunta, sin respuesta. Por eso charlamos con él largo y tendido.

SHANGAY ⇒ ¿Es cierto que la gente joven ha bajado la guardia o son solo teorías?
SANTIAGO MORENO
⇒ Sin que tengamos datos exactos ni estudios sobre ello, de lo que podemos hablar es solo de impresiones. No es solamente la gente joven, que es en la que más nos fijamos, sino también las personas de edad media o avanzada. Han aumentado de manera desproporcionada los casos de otras infecciones de transmisión sexual, algo que significa que no se está utilizando el preservativo para la prevención. Y eso afecta a los jovencitos, pero también a la gente de otras edades. Este es un dato que apoya esta impresión. Otro dato que tenemos, ya más indirecto, es por la manera que tiene la gente de reaccionar cuando es diagnosticada, o las encuestas que se han hecho, que revelan que la infección por VIH no forma parte de las enfermedades que se perciben como graves o de riesgo.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué hay menos preocupación?
SANTIAGO MORENO
⇒ Básicamente porque se ha extendido la idea de que la infección por el VIH ya no es una enfermedad grave y que se controla muy bien mediante tratamiento. Los muchachos más jóvenes están cansados de vivir en un estado de prevención continua, pensando si se han infectado o no en cada relación que mantienen. Hasta tal punto se percibe esto de una manera ‘poco grave’ que ha surgido el bugchasing, ‘cazadores del bicho’, personas que, conscientes de que la infección ya no es lo que era, y hartos de vivir en ese estado de prevención continua, deciden ir a la búsqueda del ‘bicho’.


“Salvo en circunstancias muy excepcionales, el VIH hoy es una enfermedad crónica que se controla bien con tratamiento. Pero, ¡claro que hay que seguir teniéndole miedo! y por eso es muy importante la prevención”


SHANGAY ⇒ ¿Qué hay de cierto y qué de falso en que el VIH es ya una enfermedad crónica?
SANTIAGO MORENO
⇒ Lo es para lo bueno, y para lo malo, como esto del bugchasing que estamos comentando. Exceptuando las personas que se diagnostican muy tarde o las que abandonan el tratamiento, es una enfermedad crónica. Salvo en esas circunstancias tan excepcionales, una persona que acuda al hospital con un diagnóstico más o menos precoz de la infección, si se le pone un tratamiento antiretroviral, y lo hace bien, tiene garantías absolutas de no padecer ninguna complicación relacionada con el VIH. Y, además, viviendo el mismo número de años que si no lo tuviera, con la misma calidad de vida.

SHANGAY ⇒ Entonces, ¿ya no hay que tenerle miedo?
SANTIAGO MORENO ⇒
Vamos a ver… sin duda alguna es mejor no estar infectado, como es mejor no tener ninguna enfermedad. ¿Cómo va a ser lo mismo estar totalmente sano sin tomar ninguna pastilla que, por fuerza, tener que tomar una diaria, o una inyección mensual o cada dos meses? ¿Cómo va a ser lo mismo tener que visitar al médico para comprobar que no hay ninguna toxicidad asociada al tratamiento, que no hay ningún daño paralelo? ¡Claro que hay que seguir teniéndole miedo! No porque uno se vaya a morir, sino porque tienes un condicionante más en tu vida, que es tener dependencia de un médico, y de un medicamento.


“¿Más campañas de prevención? La respuesta es sí: hay que hablar del VIH porque si no la gente se cree que ya no existe, cuando sigue siendo una enfermedad, y que es evitable”


SHANGAY ⇒ ¿Siguen siendo necesarias las campañas de prevención?
SANTIAGO MORENO ⇒ Sí, sin duda. Pero también es verdad que todos tenemos en la cabeza aquellas campañas tan exitosas en los tiempos duros del sida, pero ahora habría que orientarlas de otra manera a las personas jóvenes en medios diferentes, los móviles, las redes incluyendo todos los mensajes anti discriminación, anti estigmatizar. Pero la respuesta es sí: hay que hablar del VIH porque si no la gente se cree que ya no existe, cuando sigue siendo una enfermedad, y que es evitable

La vacuna, el final, el por qué del miedo a las pruebas… Sigue leyendo

SHANGAY ⇒ ¿Ves cerca el final?
SANTIAGO MORENO
⇒ No sé si está cerca. Sí sé que esto se acabará por controlar, y de buena manera. Lo que es muy difícil de saber es cuándo. Porque aunque hay investigación intensa, tanto de lo que es sobre curación del VIH como de una vacuna preventiva, cada uno de los dos aspectos tiene sus serias dificultades. Es más razonable confiar en que, con lo que ya sabemos, podemos controlar la aparición de nuevos casos.

SHANGAY ⇒ Siempre está el rumor de que los laboratorios no se ponen de acuerdo para conseguir la vacuna…
SANTIAGO MORENO ⇒
 Eso es una leyenda urbana. Una de las muchas que han rodeado al VIH. Podemos recordar cuando se decía que había quien tenía la evidencia de que había sido un virus inventado en un laboratorio para atacar a dos colectivos ‘indeseables’ para la sociedad. Sin fundamento.


Sobre la PrEP: “Resulta chocante que una medicación que usamos para cortar la infección se utilice en personas sanas para evitarla, habiendo alternativas. Se ha demostrado que previene el contagio, aun en relaciones de riesgo. En ese sentido, le doy la bienvenida”


SHANGAY ⇒ ¿Qué le dices a un paciente que acaba de enterarse de que está infectado?
SANTIAGO MORENO
⇒ Todavía soy de los que tienden a desdramatizar el asunto, a quitarle toda la angustia que pueda. Después de explicarle lo que tienen que saber a nivel más técnico del VIH, le digo: “No es bueno ser seropositivo, tener la infección te va a obligar a venir a verme con relativa frecuencia para tomar una medicación. Pero tranquilo, que esto no te va a condicionar ni en calidad de vida ni en cantidad”. Hay quien dice que deberíamos cambiar el discurso por otro, con un tono más grave. Pero a mí me parece que no.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué sigue existiendo tanto miedo a hacerse las pruebas?
SANTIAGO MORENO
⇒ Aunque hemos hablado de este grupo de gente que busca infectarse, el diagnosticarse la infección por el VIH supone un cambio de estatus: pasas de estar completamente sano a estar sano, pero con medicación. Y a nivel de pareja, de familia, es algo que formará parte de esa realidad. Es uno de los problemas que a mí me gustaría abordar. Hay casos extremos de auténtica sidofobia, a pesar de que se sabe que hoy la enfermedad se puede tratar.

SHANGAY ⇒ ¿Cuáles son los mayores errores que la gente comete por desinformación? En todos los campos, tanto en prevención como en tratamiento…
SANTIAGO MORENO
⇒ Yendo de lo más básico a lo más complicado, el primero es sin duda –precisamente por esa sensación de falsa seguridad– evitar las medidas preventivas que se sabe que funcionan, fundamentalmente la utilización del preservativo. Este es el primer error importantísimo. El segundo, las personas que son conscientes, o deberían serlo, de haber mantenido prácticas de riesgo, y que no se hacen rutinariamente la prueba. Este error, sea por miedo, por descuido, ignorancia o lo que sea, tiene dos consecuencias muy importantes: no saber que se es VIH positivo afecta a tu salud y es malo para tus contactos, pues puedes transmitir la infección. Estos son, con diferencia, los dos errores más importantes que se producen. Ya después vienen otros: uno sería estar diagnosticado y no acudir a buscar solución médica, pero esto es mucho menos frecuente; y otro, el no seguir estrictamente las recomendaciones marcadas por el médico y no seguir el tratamiento como hay que hacerlo.


“Esto se acabará por controlar, lo que es muy difícil de saber es cuándo. Por eso es más razonable confiar en que, con lo que ya sabemos, podemos controlar la aparición de nuevos casos”


SHANGAY ⇒ ¿Qué opinas de la PrEP que tantas dudas despierta?
SANTIAGO MORENO
⇒ La profilaxis pre-exposición es una medida que a mí me gustaría que no hubiéramos tenido que pensar en ella: es darle una medicación a una persona sana para evitar que se infecte en caso de estar expuesto a una práctica de riesgo. Para un médico resulta chocante que una medicación que usamos normalmente para cortar la infección se llegue a utilizar en personas sanas para evitarla, habiendo alternativas. Se ha demostrado que la PrEP previene el contagio de VIH, aun cuando se tienen relaciones de riesgo. En ese sentido, le doy la bienvenida. Soy partidario, pero no es lo que más ilusión me hace. Si estuviese todo el mundo tratado, no habría transmisión. Mi respuesta es que naturalmente que soy partidario de que ahora mismo se implantase la administración de PrEP en España como un puente, una medida más, para evitar la aparición de nuevos casos. Y un día deberá dejar de existir.

SHANGAY ⇒ ¿Qué es lo correcto, hablar de VIH o de sida?
SANTIAGO MORENO
⇒ Es que médicamente, sida no es lo mismo que VIH. Hablar de sida es alarmista e incorrecto. Es infección por el VIH, que implica todos los estados, desde estar completamente asintomático hasta haber desarrollado complicaciones graves que definen el sida, que es un estadío muy concreto, y hoy, afortunadamente, casi inexistente, de la infección por el VIH. La fase más terminal, la más avanzada.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.