18/06/2018

Børns: “La música es mi manera de transmitir energía sexual”

13 febrero, 2018
180

Si le dicen años atrás, cuando aún vivía en Michigan y soñaba con dedicarse a la música, que terminaría establecido en Los Ángeles y contando para su segundo álbum con la invitada soñada, nada menos que Lana del Rey, probablemente habría pensado que era un sueño imposible. Pues no, en Blue Madonna aparece Lana como invitada en dos temas, y actualmente vive en Los Ángeles. Todo gracias a que su single Electric Love, incluido en el álbum Dopamine (2015), se convirtió en un hit que le abrió las puertas de la industria a Børns a lo grande.

Su apuesta por el synth-pop teñido de funk psicodélico y aromas melancólicos vuelve a campar a sus anchas en Blue Madonna, y Børns, convertido en ‘muso’ de Gucci además, refuerza su estilo sin necesidad de ir a lo fácil. Eso sí, apoyado en una artista con la que comparte en cierto modo la manera de mirar el mundo, con un actitud que busca la atemporalidad antes que la vanguardia. Frente a la imagen distante y gélida que suele proyectar, vía telefónica nos encontramos con un joven divertido, tímido y en ocasiones inseguro. Características que le hacen aún más atractivo cuando presenta su ‘etapa azul’.

SHANGAY ⇒ Cuando decidiste titular el disco Blue Madonna, ¿es porque necesitabas que estuviese la palabra ‘azul’ en él, por Madonna, por el cuadro de Carlo Dolci…?
BØRNS
⇒ La combinación de las dos palabras me resultaba muy atractiva. El título lo escribí mientras estaba grabando el disco. Me venía a la cabeza cada dos por tres, hasta que terminé componiendo una canción titulada así. Representa muy bien espíritu del disco, que está impregnado de una dulce tristeza, y del deseo de atrapar una belleza inalcanzable.

SHANGAY ⇒ Lana del Rey está presente en esa canción y en el single God Save Our Young Blood. ¿Por qué era la invitada perfecta?
BØRNS
⇒ Es curioso que cuando estaba componiendo Blue Madonna me la imaginaba a ella cantándola, pensaba en cómo haría las armonías vocales, y de hecho cuando grabé la maqueta me di cuenta de que intentaba cantar como ella, me apasiona su sensualidad… Se la puse cuando estaba terminada, grabada por mí, y me preguntó “¿Es mi voz la que suena?”. Y yo le dije: “Intentaba sonar como tú…” [risas]. Así que tenía que estar. Lo pasamos de maravilla en el estudio, es un lujo contar con una voz tan hermosa y sexy.

SHANGAY ⇒ Tu manera de mostrarte sexy en el álbum es diversa: en ocasiones suenas ambiguo, en otras (como en Iceberg) eres más directo…
BØRNS
⇒ Para mí, la música es una manera de transmitir energía sexual; cuando interpreto, me gusta sentir esa energía. En algunos temas me siento más juguetón, y en otros me basta con transmitir esa sexualidad con un suspiro [risas].

SHANGAY ⇒ Hay momentos en que tu voz recuerda a la de Prince; en otros a la de Rufus Wainwright. Uno, genio de la ambigüedad, otro, abiertamente gay. ¿Te identificas con la manera en que desafían ambos la imagen de ‘solista masculino tradicional’?
BØRNS
⇒ No sé lo que es un solista masculino tradicional [risas]. Te puedo hablar de cómo veo yo las masculinidad, del yin y el yang que proyecto en mi música. La androginia me atrae porque contribuye a que las canciones resulten provocadoras e intrigantes. Siempre estoy abierto a probar lo diferente; me encanta desafiar los oídos y la mente de quienes me escuchan, invitarles a profundizar en lo que les propongo. Es lo que provoca en mí la música de mis artistas favoritos; cualquier disco de Prince te descoloca, te enfrenta a una idea de la sexualidad que no tiene que ver con lo preconcebido, y eso me resulta enriquecedor.


“Siempre estoy abierto a probar lo diferente”


SHANGAY ⇒ Con tu imagen también desafías los estereotipos de la masculinidad tradicional, porque borras en ocasiones los límites entre lo masculino y lo femenino apostando por la androginia. ¿Es premeditado?
BØRNS
⇒ Surge de manera natural. Como en la portada del disco: mi maquillador me propuso ponerme sombra de ojos para una foto en concreto, y cuando tuve claro el título del disco vi que esa debía ser la de portada, porque es casi como si mostrase un alter ego, que representa la esencia del álbum. Nada me gusta más que los alter ego que utilizaron Prince o David Bowie a lo largo de sus carreras, por eso quise dejarme llevar por el mío para Blue Madonna.

 

SHANGAY ⇒ ¿Es Børns un alter ego que utiliza siempre Garrett Borns?
BØRNS
⇒ [Se queda pensando] Mmm… no sé… Me paso la vida dándole vueltas a la cabeza para buscar nuevas maneras de componer, cantar… No puedo quedarme estancado en una manera de trabajar porque enseguida pierdo el interés. No puedo obviar que una parte importante de mi ADN es ese muchacho de Michigan que creció subiéndose a los árboles y desarrollando sus inquietudes creativas en soledad. Pero por otro lado está mi otro yo, permanentemente curioso, siempre buscando nuevas formas de expresión. Como no soy capaz de mantener mi atención centrada en algo por mucho tiempo, tengo que sacarle rendimiento [risas].

SHANGAY ⇒ ¿Qué pensaría el joven Garrett de Michigan si te viera ahora, convertido en chico Gucci y siempre glamouroso?
BØRNS
⇒ Tengo la sensación de que le encantaría verme [risas], y también comprobar que no he perdido las buenas costumbres. Porque mi interés por la moda, y por desarrollar personajes, viene de lejos. Mi madre me enseñó siendo pequeño a buscar chollos interesantes en tiendas de segunda mano, así que desde bien joven empecé a coleccionar ropa interesante con la que vestirme cuando me caracterizaba. Porque me resultaba más divertido ir al colegio, o comer fuera, interpretando un personaje. 


“La androginia me atrae porque contribuye a que las canciones resulten provocadoras e intrigantes”


SHANGAY ⇒ Ya que la palabra ‘Madonna’ tiene tanto peso en este último disco, y que has demostrado tener un notable interés por colaborar con artistas femeninas, ¿te resultaría interesante colaborar con la genuina Madonna?
BØRNS
⇒ [Suelta una risita nerviosa] Sería interesante, sí. Bueno, sería una locura, porque es todo un icono. Te confesaré que cuando elegí el título me preguntaba si alguien lo relacionaría con ella. Esta es la primera vez que surge esa cuestión.

SHANGAY ⇒ Continuando con la hipótesis, ¿qué canción del disco le ofrecerías para grabar a dúo?
BØRNS
⇒ Tío, no sé…, es una pregunta complicada… Quizá Bye-bye Darling. Pero, realmente, no sé si querría grabar con ella, me has puesto en un aprieto [risas]. No es que me intimide, es que realmente nunca me he imaginado cantando con ella… Aunque nunca se sabe, realmente planeo pocas cosas con anticipación cuando trabajo en mi música, todo puede pasar. Lo que tengo claro es que no me gusta que me pongan las cosas fáciles, y espero que siga siendo así, porque es cuando mejor funciona mi creatividad.


EL ÁLBUM BLUE MADONNA DE BØRNS ESTÁ EDITADO POR INTERSCOPE/UNIVERSAL.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.