20/09/2019

Comienza el juicio contra los policías de Palma de Mallorca acusados de homofobia por una compañera

12 junio, 2018

La policía local, Sonia Vivas, acudió ayer a la Audiencia provincial de Palma tras denunciar la persecución que había sufrido durante casi diez años por su condición de lesbiana. A la entrada recibió el apoyo de un grupo de personas que le mostraron su solidaridad.

La fiscalía pide más de 20 años de cárcel por un delito contra la integridad moral, aunque los acusados siguen negando lo ocurrido.

Vivas culpaba a tres compañeros de trabajo de haberle ridiculizado por su condición sexual. En concreto acusa a los policías Rafael Puigrós y Alberto Juan de encabezar este acoso homofóbico, junto con el excomisario Rafael Estarellas que, según cuenta la policía, conocía los hechos y los permitía.

«Me insultó y me dijo que si no quería seguir en la unidad motorizada que le hiciera un informe diciendo que no era apta para seguir. Me negué a ello», confesaba la denunciante sobre Estarellas.

En el interrogatorio de más de tres horas, Sonia Vives declaró que el acoso comenzó cuando entró en la unidad. La denunciante afirmaba: «Fue denigrante como mujer y como lesbiana. Me trataron como a una basura».

Vives, jefa de la unidad de Delitos de Odio, contaba que le hicieron pintadas en la casa, le pincharon las ruedas del coche, le forzaron la cerradura y rompían huevos en su sillín de la moto, entre otros hechos. Sonia Vives llegó a pensar que le iban a matar.

En el juicio, policía local manifestó que en la unidad tenían una obsesión con los homosexuales. Los compañeros lanzaban cubos de agua a los transexuales en la calle Federico García Lorca y “Estarellas se reía porque eran amigos”, comentaba Sonia.

La situación le ha llevado a necesitar tratamiento psiquiátrico y ha perdido a su pareja.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.