23/09/2019

¿Por qué ‘Élite’ es ya un referente para la comunidad LGTBI?

15 octubre, 2018
Léetelo en 3 minutos

El nuevo acierto de Netflix es Élite. La serie ya se ha posicionado como uno de los grandes éxitos de la temporada. La manera en la que trata abiertamente los diferentes problemas relacionados con la comunidad LGTBI hace que sea casi imposible no devorar el culebrón del tirón en una tarde.

Cada capítulo viene cargado de nuevos misterios donde poco a poco los personajes van dejando ver sus secretos más oscuros. Pero los creadores de la serie, Carlos Montero y Darío Madrona, no se ha quedado contentos con retratar a la típica pareja gay, Élite muestra de todo y para todos. han conseguido visibilizar todo tipo de circunstancias que merecen ser observadas detenidamente.

  1. El VIH sin ningún tipo de dramas

La protagonista Marina (María Pedraza) es una adolescente rica de 16 años a la que le contagió el VIH su novio del instituto. Aunque la noticia da un giro inesperado a la serie, el tema es tratado sin tapujos y con toda la naturalidad que conlleva vivir con un virus de inmunodeficiencia humano. Adoptada y con un hermano sobreprotector, Marina se baraja entre el amor de su pobre pero compasivo compañero de clase (Itzan Escamilla) yel de su hermano mayor y exconvicto (Jaime Lorente).

  1. El amor ya no es solo cosa de dos

Christian (Miguel Herrán), Polo (Álvaro Rico) y Clara (Ester Expósito) forman un trío de lo más inusual. La pareja por excelencia ve cómo se tambalea su relación cuando un rebelde de barrio llega nuevo a su instituto. Al principio las relaciones sexuales solo las mantenían Christian y Clara, mientras Polo se dedicaba a mirar, pero con el paso de los capítulos estos tres personajes van forjando una alianza más fuerte que la del rey Arturo. Incluso Christian y Polo tienen su momento de intimidad después de una sesión fotográfica.

  1. El amor no entiende de clases

Ander (Arón Piper) y Omar (Omar Shana) son la pareja gay principal, pero poco tienen que ver con el típico estereotipo. Ander es el hijo de la directora y aunque lo odia, se dedica a jugar al tenis para contentar a su padre. La presión de vivir en una mentira hace que el joven busque refugio en las drogas. Con tan buena suerte… que se enamora de su camello. Omar, árabe y pobre, se dedica a traficar para poder escapar de una familia religiosa que le obliga a casarse con una mujer por conveniencia. Ambos adolescentes viven un amor prohibido durante toda la temporada.

Pero estos no son todos los momentazos de Élite. Polo tiene dos madres, que son dos mujeres ricas y respetables, Marina y su hermano son adoptados y una de las hermanas de Omar abandona la familia por no estar de acuerdo con su forma de vida. Lo que está claro es que todos estos temas dejan ver otra cara de la sociedad que muy pocos se han atrevido a mostrar.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.