fbpx
14/08/2022 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Descubre el ‘Pabellón de género’ de Alicia Framis, arte que promueve el cambio social

7 diciembre, 2018
Léetelo en 5 minutos

Alicia Framis es una de las artistas conceptuales españolas de mayor prestigio internacional. Incluso llegó a participar en una Bienal de Venecia, pero representando a Holanda, país en el que reside desde hace décadas. Regresa a Madrid con la antológica Pabellón de género, que se puede visitar en la Sala Alcalá 31 (C/Alcalá, 31) hasta el 27 de enero, sobre sus piezas centradas en cómo acabar con la normatividad del patriarcado. Arte de interacción social para promover el cambio.

SHANGAY ⇒ No es la primera vez que trabajas sobre el modelo arquitectónico del pabellón. ¿Qué simboliza para ti?
ALICIA FRAMIS ⇒ Me gusta mucho la idea de pabellón porque es un tipo de arquitectura independiente de otros edificios, capaz de asumir funciones muy diversas, algunas incluso extrañas. Me interesa la arquitectura social porque creo que hay mucho que decir aún sobre ella, y sus usos. Existimos en un mundo donde la ciudad ya está diseñada y nos limita. Me gustaría mucho ver el papel del artista como alguien que puede crear una nueva manera de vivir y una manera de entender nuestras relaciones humanas dentro de la ciudad.

SHANGAY ⇒ Siempre has trazado un arco entre arquitecturas sociales y trabajos performativos muchas veces vinculados a la moda. ¿Es esta otra de las bases de la construcción de la identidad que te interesan?
ALICIA FRAMIS ⇒ Me interesa más como vestimenta que transmite un mensaje artístico. En la performance, desde los años 70, se usó el desnudo como reivindicación de la libertad de expresión. Ahora es el vestido, la ropa, una parte importante de la performance, y puede transmitir el mensaje. Más que la moda, en términos abstractos, lo que me interesa es el vestuario, porque define a las personas que realizan la performance. El vestir se ha convertido en una parte de nuestra identidad.

SHANGAY ⇒ También has usado la performance en modo ‘desfile’, como vehículo. ¿Cuál es el poder real de la moda según tu perspectiva?
ALICIA FRAMIS ⇒ Creo que la moda tiene cada más y más poder, pero insisto, no como estructura sino las prendas. Porque todo el mundo intenta identificarse con algo, y la moda ahí es una herramienta fundamental. Actualmente, hay una gran crisis sobre la identidad y la gente se agarra al vestuario para sentirse identificada con algo o alguien, sentir que pertenece a un grupo social. Ya que la política nos ha defraudado, la gente joven se agarra a la moda como una forma de identificarse con otros movimientos sociales.

SHANGAY ⇒ Aquí se han seleccionado solo proyectos tuyos que apelan directamente a la problemática del género. ¿Cuándo empezaste a trabajar sobre esto?
ALICIA FRAMIS ⇒ En 1995, cuando un grupo de artistas realizó una performance en la Fundación Miró haciendo un simulacro de la violación de una mujer, y yo respondí con una acción en contra de esa acción. Así fue como, poco a poco, me fui involucrando en proyectos sobre género. Pero mi trabajo es más amplio, abarca otras investigaciones artísticas.

SHANGAY ⇒ Fuiste de las primeras en denunciar la violencia de género, utilizando precisamente la alta costura internacional, con Anti-dog (2002). ¿Cómo explicamos que el problema, lejos de desaparecer, parezca no tener fin?
ALICIA FRAMIS ⇒ Después de tantos años luchando contra la violencia en multitud de frentes, las víctimas no se reducen. En España hay tres mil denuncias al mes por maltrato. ¿Qué está pasando? Al final es que hay conductas interiorizadas durante milenios… Hay que abolir el patriarcado como modelo, que imposibilita la relación entre personas diferentes.

SHANGAY ⇒ No era la única vez que metías el dedo en la llaga. En Mamamen (2004), por ejemplo, reasignabas la maternidad a los hombres. Incluyendo a los curas católicos, empeñados en legislar sobre la maternidad, aunque la natalidad de su país, el Vaticano, sea cero…
ALICIA FRAMIS ⇒ Controlar a la mujer por la vía reproductora es un lastre que aún llevamos encima las mujeres. Los hombres se empeñan en decirnos qué es lo que está bien o mal hacer con nuestro cuerpo. Enfocando el tema religioso, creo que precisamente por esta cuestión, se tenía que llegar a una abolición de todas esas creencias. Directamente resetear.

SHANGAY ⇒ Has afirmado que este proyecto de exposición concreto te parecía interesante para España porque hay un problema real que evidencia también un problema de fondo en la educación….
ALICIA FRAMIS ⇒ Sigue habiendo un gran problema sobre la igualdad de género en España. Está muy dentro de nosotros, desde la familia hasta en nuestros puestos de trabajo. La educación en las familias, desde la madre o la abuela a los padres, pero insistiendo en el papel de las madres, debe llevar a que se aprenda a aceptar a nuestros hijos como son, más allá de su género, y abolir el patriarcado. En Holanda se educa igual a los chicos y a las chicas dentro de las casas, y hay un gran factor de independencia de lo que los hijos piensan y pueden pensar de ellos mismos.

SHANGAY ⇒ Incluyes alguna de tus Habitaciones, una serie de construcciones vinculadas a ‘prohibiciones’ actuales de las que no somos demasiado conscientes…
ALICIA FRAMIS ⇒ Hay una habitación que se llama Arquitectura secreta, donde podemos ver planos sobre lugares donde las mujeres no tienen acceso libre. Los planos, obviamente, los van a realizar hombres que tienen libertad para entrar a esos lugares, por eso los conocen, y yo a cambio les regalo unos zapatos…

Alicia Framis por Elsa Hanneke

SHANGAY ⇒ ¿Incluye obras relativas a las otras definiciones identitarias o de género: lo queer, lo transexual, todo lo que vaya en contra de la heteronormatividad?
ALICIA FRAMIS ⇒ Sí, hay una pieza muy querida, llamada Arquitectura prohibida, y planteo quince casas para familias no convencionales. Es un vídeo proyectado dentro de una caseta de obra, de las que usan los albañiles, muy poco común. Dentro de ella encontramos un centenar de fotos: un archivo de imágenes de las primeras parejas no convencionales de la historia. Creo que hay muchos géneros, muchos sexos, y muchas experiencias interpersonales. Y bastantes están aún por descubrir.

Pabellón de género de Alicia Framis se puede visitar en la Sala Alcalá 31 (C/Alcalá, 31) hasta el 27 de enero. Más información en www.comunidad.madrid/centros/

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.