25/04/2019

¿Está saliendo Bad Bunny del armario en su último videoclip?

29 enero, 2019
Léetelo en 2 minutos

En julio del verano pasado, Bad Bunny se encontraba de gira en nuestro país. Fue concretamente en un salón de manicura de Oviedo donde al cantante puertorriqueño le negaron hacerle las uñas por el hecho de ser hombre. La polémica no tardó en llegar cuando Bad Bunny publicó una foto en su Instagram criticando el sexismo del local: “¿En qué año estamos? ¿En 1960?”, escribía indignado el intérprete de Ni bien ni mal en su pie de foto.

Quizás por este motivo, su nuevo videoclip, Caro, comienza con un plano en el que le pintan las uñas. Un vídeo que, si observamos con atención, parece una declaración de identidad por parte del cantante. En él su figura es encarnada por una joven andrógina que canta versos como “¿Qué carajo te importa a ti, cómo soy yo?” o “vive tu vida, yo vivo la mía”. También vemos una pasarela donde los modelos son una chica con síndrome de Down, una drag queen o una chica con sobrepeso. Con este gesto parece que Bad Bunny, además de intentar mostrar la gran diversidad de personas que existen en nuestra sociedad, también rompe con el típico vídeo de trap, donde se utilizan joyas y mujeres semidesnudas para potenciar la masculinidad del cantante.

Sin embargo, lo más revelador llega a mediados del vídeo, cuando vemos un plano general de Bad Bunny al que le siguen distintas personas que lo besan mientras él canta: “¿Por qué no puedo ser así? ¿En qué te hago daño a ti? Yo solamente soy feliz”.

Un vídeo con tantas referencias a la diversidad y al colectivo LGTBI, con una letra tan personal, hace que nos preguntemos: ¿Está saliendo del armario Bad Bunny en su nuevo videoclip? Quizás esta sea su forma de mostrar al mundo cómo es realmente; quizás no quiera hacer una declaración directa, algo que entenderíamos, ya que hoy en día no debería de ser necesario salir del armario explícitamente.

Por otro lado, puede que esta canción sea solo una forma de apoyo al colectivo LGTBI. Recordemos que hace solo unos días Bad Bunny criticaba la homofobia del cantante Don Omar, tras un tuit de este último en el que escribía que no come “pato”, y es que el nombre de este animal en Puerto Rico también se utiliza para llamar de forma despectiva a los homosexuales. No sabemos si realmente Bad Bunny es gay, pero lo verdaderamente importante es que utilice un género como el trap, que siempre se ha asociado al machismo, para reivindicar causas tan justas como la visibilidad del colectivo LGTBI.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.