17/07/2019

Vox empieza la precampaña atacando a los niños trans: “Los talleres LGTBI en los colegios sirven para que los niños prueben a ser chicos o chicas”

18 febrero, 2019

No han tardado ni un día. Vox vuelve a la carga contra nuestro colectivo LGTBI, y lo hace en este arranque de la precampaña electoral para las elecciones del 28 abril. Esta vez, contra los niños trans. Las redes, como era de esperar, están que arden.

En esta ocasión fue en un acto en Torreón de Arroz, en Madrid con Iván Espinosa de los Monteros y Rocío Monasterio. Allí dispararon los dardos envenenados contra la candidata del Partido Popular a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Pero, en realidad, iban contra los niños trans.

Según el partido de ultraderecha, cuando Díaz Ayuso trabajaba a las órdenes de Cristina Cifuentes defendía “hacer talleres LGTBI en los colegios”, y para este partido, estos talleres solo sirven para que los niños “prueben a ser chicos o chicas”.

Resulta indignante que alguien pueda referirse en estos términos a algo que es tan sumamente complicado, delicado y –en demasiados casos– doloroso como la reasignación de sexo en la infancia. Usar el verbo “jugar” cuando lo que se ha intentado es poner un poco de luz y cordura en un asunto tan difícil es, sencillamente, inadmisible. Pero ya nos estamos acostumbrando a que los líderes de Vox utilicen un lenguaje insultante contra todo lo que tenga que ver con nosotros.

Primero fue su oposición al matrimonio igualitario. Luego, lanzaron nuevas perlas contra el colectivo LGTBI: «no hay que proteger a los LGTB». Hace unos días, los del partido de Santiago Abascal  afirmaron que iban a proponer un día del Orgullo Hetero tras haber atacado al Orgullo de Madrid. Rocío Monasterio, presidenta de Vox en Madrid, dijo en una entrevista: «Hay ciertos privilegios que se están dando a las fiestas del Orgullo Gay. ¿Por qué se tiene que parar toda la actividad porque se celebre el Orgullo? Colapsan Madrid un mes antes. Yo llevaría el Orgullo Gay y fiestas similares a la Casa de Campo, que la hemos arreglado y hemos gastado mucho dinero en ello. Así no se bloquearía el centro y no molestaría a nadie«.

En esa misma entrevista volvió a atacar el matrimonio igualitario:«En Vox no nos metemos en la cama de nadie. Me da igual la orientación sexual. Nosotros llamamos matrimonio a la unión entre un hombre y una mujer, el resto son uniones civiles».

Poco antes nos habían mandado de nuevo al armario cuando dijeron que uno puede ser gay, lesbiana, transexual, bisexual… pero «cada uno, su orientación sexual, en su casa y en su cama».

Durante un acto del partido en Huesca no se cortaron en afirmar: «Somos partidarios de quitar la bandera de los gays y las lesbianas del Casino de Huesca» ante los olés y los aplausos de los presentes.

Nada que sorprenda, pues fue el propio líder de la formación, Santiago Abascal quien dijo a Ana Rosa Quintana en Telecinco que su partido no era partidario de que todos tuviéramos los mismos derechos: «El matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer, pero entendemos que tiene que haber una regulación de las uniones civiles y, por cierto, no nos oponemos a ningún colectivo, porque no creemos en los colectivos… Y lo digo porque hay muchas personas homosexuales que piensan igual que nosotros. Hay muchas personas homosexuales que están en Vox y piensan lo mismo. Y en cuanto hablan de estas cosas…». Para luego atacar una ley que nos puso en la vanguardia mundial en cuanto a derechos LGTBI: «Llegó Zapatero, pegó un acelerón y trató de provocar, de generar un debate social de conceptos que estaban muy asentados. Esa es nuestra propuesta».

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.