23/09/2019

Crítica: Aitana Sánchez-Gijón da la talla en ‘La vuelta de Nora’

8 mayo, 2019
Léetelo en 1 minuto

El dramaturgo estadounidense Lucas Hnath estrenó en Broadway, en 2017, con gran éxito, Casa de muñecas, parte 2, secuela del drama más famoso de Ibsen; que si levantase la cabeza se sorprendería de que, transcurridos ciento cuarenta años, se siguiera hablando de la liberación femenina… Ahora este texto llega dirigido por Andrés Lima bajo el título La vuelta de Nora.

El punto de partida es quince años después, cuando Nora vuelve a casa para contar lo bien que le ha ido desde que huyó de su encorsetada vida anterior; pero su independencia no es tal, ya que debe conseguir el divorcio para poder seguir su carrera como escritora de éxito. La función llega en un momento muy oportuno, y Hnath consigue despertar la memoria dramática para actualizar el discurso y decirnos que a la mujer le queda aún mucho que luchar por la igualdad.

Para crear ambiente, el director construye un entorno agobiante, muy conseguido en la escenografía, en la que se abusa hasta el extremo de las perspectivas, y en el vestuario –ambos firmados por Beatriz San Juan–, donde el cerrado vestido victoriano agobia a la libertaria protagonista.

El reparto es impecable: Roberto Enríquez hace un buen papel como cabeza de familia, María Isabel Díaz Lago es la mucama de toda la vida y trasmite el dolor del abandono tanto como Elena Rivera, creíble hija rebelde en la forma, pero conservadora de tradiciones.

La obra requiere una estrella, y Aitana Sánchez-Gijón da la talla, comprendiendo perfectamente el discurso, brillando de nuevo en escena y trasmitiendo una modernidad que salta los siglos. ⭐⭐⭐⭐

TEATRO BELLAS ARTES · C/MARQUÉS DE CASA RIERA, 2 · HASTA EL 23/06

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.