18/08/2019

Hablan varios de los alumnos que recibieron los talleres LGTBI censurados por Vox

17 julio, 2019
Léetelo en 3 minutos

Algunos chicos que recibieron talleres impartidos por distintas organizaciones LGTBI hablan sobre las acusaciones de Vox y cuentan su experiencia. Los jóvenes dicen no haber recibido ningún taller de zoofilia, como afirma el partido de Santiago Abascal, y tampoco consideran que el contenido formativo fuera de carácter doctrinario. Los chicos conocen a varios de los voluntarios que aparecen en la lista que solicitó Vox con nombre y apellidos.


Aidan Guest:
“Muchos de los que me insultaban me pidieron perdón”

Tiene 19 años y es uno de los chicos a los que estos talleres les han ayudado a vivir su sexualidad con libertad y sin prejuicios. En su instituto, en Villanueva de la Cañada, le hacían bullying por su orientación sexual. «Cuando me cansé y le dije a mi profesor que me llamaban maricón, me recomendó que no les hiciera caso y pasara del tema». Su colegio, al ser religioso, no estaba abierto a muchas de estas informaciones, cuenta Aidan. «Los profesores de religión se negaban a que nos dieran información sobre temas LGTBI y de educación sexual, tenían mucha influencia”.

Con el tiempo, hubo un cambio en la dirección del centro y los programas de visibilidad LGTB se lograron impartir. E incluso algunos de sus compañeros le pidieron perdón. «Los que me insultaban iban cambiando de clase o repitiendo, pero muchos de ellos también cambiaron de mentalidad y me llegaron a pedir perdón por el daño causado».


Gabriel Díaz:
“Pensamos que las cosas son de una manera y luego nos explican que no”

La historia de Gabriel también ha sido tocada por los talleres LGTBI. Con tan solo 14 años inició su transición en un colegio religioso. Había crecido en un entorno donde las únicas charlas sobre sexualidad eran aquellas centradas en la genitalidad… «Vulva con pene, cómo se pone un condón y VIH». A raíz de esta situación, Gabriel tuvo que buscar información por su cuenta. De hecho, cuando iba a empezar 3º de la ESO le invitaron a irse de su colegio: «Me dijeron que no podría utilizar mi nombre sentido, ni pantalón, ni el baño de chicos». Posteriormente, empezó a asistir a talleres de COGAM y GALEHI, y pudo empezar a vivir según su identidad sexual.


Noelia Grande:
“Lo tengo que contar aquí”

Según el Observatorio Español contra la LGTBfobia, los menores LGTBI tienen más probabilidad de tener un intento de suicidio que el resto de los adolescentes. «Al ver cómo la gente lo pasaba mal, me vi pensando: “Si yo sigo ocultando esto…”. Así que dije: “Lo voy a contar aquí”», explica Noelia, que ahora tiene 20 años y que, en aquel momento, solo le había contado a su círculo más íntimo su condición sexual.

«Levanté la mano y dije: tengo algo que contaros que la gente llega a ocultar por el simple hecho del qué dirán o por si dejará de tener amigos», recuerda Noelia. Tras salir del armario ante toda su clase del Colegio Aquila (Parla), sus compañeros se levantaron para abrazarla. Este tipo de talleres contribuían a que su entorno escolar dejara a un lado las conductas homófobas. «Los típicos comentarios de “qué mariquita” se evitaban un poco más después de los talleres…». Sin embargo, Noelia afirma que es necesario hacer más charlas al año para acabar con la LGTBIfobia.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.