16/10/2019

“Maricón de España”: ¿se podrían emitir estos vídeos de Martes y Trece hoy?

13 agosto, 2019

Desde la polémica de mariconez a los chistes de mariquitas de Bertín, Arévalo y compañía. La sociedad ha cambiado y lo que antes era contenido válido que entretenía y hacía reír a los españolitos, ahora resulta rancio e incluso ofensivo. Bueno, probablemente siempre lo fue, pero ahora lo denunciamos.

Los medios de comunicación más importantes y punteros están sensiblizados. No les ha quedado otra: renovarse o morir. Y aunque siempre se cuela un garbanzo negro en la parrilla, la verdad es que los mass media están esforzándose por blanquear su contenido de temas LGTBfóbos. ¡Fuerte ese aplauso!

Y pese a que el mundo del humor los códigos son más permisivos –y así debe serlo, porque es importante que se pueda hacer broma de casi todo–, el debate sobre los límites del humor está candente. Probablemente la delgada línea roja que separa un chascarrillo de un insulto, lo encontramos respondiendo a las famosas seis W del periodismo. Sabiendo las entretelas del chiste –el qué, quién, cuándo, dónde, por qué y cómo– se puede vislumbrar rápidamente hacia qué lado vence.

Ni siquiera Martes y Trece, uno de los dúos cómicos más queridos de nuestro país, pasaría la prueba del algodón de la corrección política LGTB. Entre los ochenta y noventa nos desternillamos con muchos de sus gags y, claro, en su extenso repertorio también hubo sketchs sobre mariquitas y mariquitas con pluma, por supuesto.

No tenemos la menor duda de no hay el más mínimo rastro de homofobia en Martes y 13. De hecho, el propio Millán la ha sufrido en primera persona cuando fue insultado en su pueblo natal: «Ni se te ocurra venir por Brazatortas o lo lamentarás, mariconazo”, le dijeron en septiembre de 2014 cuando fue invitado a leer el pregón de las fiestas de esta localidad manchega. Este insulto homófobo fue introducido en el domicilio del ex Martes y Trece. Y, según dijo entonces el alcalde, “llueve sobre mojado en este asunto”, pues Millán también recibió llamadas anónimas a altas horas de la madrugada.

Una de las parodias más recordadas fue Maricón de España. Un artista ficticio interpretado por Millán Salcedo, el cantaor Toni Sevilla, participaba en el programa Cantares de Lauren Postigo, Lauren Castigo en la piel de Josema Yuste. “Soy maricón, maricón de España. Siete letras como siete días trae la semana. Vestido de lagartera, de albañil o de fiscal, y me importa un comino que la gente por el camino a mí me quieran murmurar”.

En otro de sus vídeos Millán gritaba “arriba, mariquita” a uno de los miembros de Locomía, mientras ejecutaba una coreografía de aerobic a lo Eva Nasarre.

No podía faltar en su colección de gagas guiños al mundo del deporte. Un árbitro amanerado le sacaba el abanico rojo al fubolista Michel para que jugase limpio, haciendo referencia a la célebre tocada de huevos del madridista a Valderrama. “Esto es un deporte, no una pelea de chulos”, sentenciaba Millán.

Y aunque para muchos algunas de estas perlas sean practicamente himnos a la libertad de expresión, a otros puede que no les hagan nada de gracia y las vean burdas y carentes de ingenio y respeto ¡Cosas del humor!

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.