21/11/2019

Muere Javier Furia, uno de los artistas más admirados y queridos de la Movida madrileña

17 octubre, 2019

Su apellido artístico lo decía todo: su furia creativa era incontenible. Por desgracia, un cáncer se ha llevado a Javier Pérez-Grueso, aka Javier Furia, que jugó un papel importante en la Movida madrileña y continuó creando durante toda su vida, aunque ya sin la necesidad de ningún tipo de reconocimiento popular.

La periodista Patricia Godes, que le conoció muy bien desde que se instaló en Madrid (“me trató como si fuese una estrella del rock desde el primer momento”), solo tiene palabras de admiración hacia Javier Furia: “Nunca dejó el arte por el puro placer de expresarse”, nos dice. “Aunque solo lo compartiese desde hace mucho tiempo con los amigos cercanos”.

Músico, pintor y ocasional actor (como tantos amigos de su núcleo, apareció en las primeras películas de Pedro Almodóvar, Pepi, Luci, Bom… y otras chicas del montón y Laberinto de pasiones), se dio a conocer formando parte del mítico grupo Radio Futura. “Era muy musical, no había más que verle moverse”, recuerda Godes. Aunque estuvo muy poco tiempo en la formación, continuó haciendo música, en proyectos como Furia Española o, más recientemente, Mal-Marché, un dúo electrónico que formó junto a su amigo Eduardo Carranza en 2000. Y siempre pintó, moviéndose siempre entre el expresionismo y la abstracción.

Javier Furia (segundo por la derecha) entre los hermanos Auserón, cuando era miembro de Radio Futura

El mejor bailarín de todos los grupos de la Movida, según Patricia Godes (que recuerda que cuando salía de fiesta con Fabio McNamara su nombre de guerra travesti era Teresa Hamilton), fue pareja del también desaparecido fotógrafo Pablo Pérez-Mínguez, y la periodista recuerda lo bonito que fue que, una vez murió, este, fuese Javier Furia quien se ocupara de ordenar y catalogar toda la obra de otro artista sin el que no se entendería la Movida –y que fue quien mejor la inmortalizó–.

Con Pablo Pérez-Mínguez

Hoy, Nacho Canut de Fangoria ha posteado en Instagram una foto de Javier junto a Carlos Berlanga: “Carlos y Javier, en otra dimensión”, es el texto. Lógicamente, son muchos los artistas que crecieron profesionalmente en los primeros 80 en Madrid que se muestran muy afectados, como el pintor Manolo Campoamor o Paco Clavel, que fue quien tuvo un trato más cercano con Furia en estos últimos tres años, los que más le hizo sufrir la enfermedad.

Nos hemos puesto también en contacto con otro gran amigo suyo, el músico Luis Miguélez, que ha querido compartir unas líneas a manera de homenaje a Javier Furia.


«Ayer, 16 de octubre, era el momento de celebrar mi cumpleaños, esa fecha en la que celebras el día que has nacido. De repente, me comunicaron que un amigo del alma acaba de fallecer.

Javier nos dejaba, y quizá es una señal que un amigo querido se vaya el día de tu cumpleaños, y así lo voy a entender para los restos, porque Javier era vida, alegría, creatividad, espontaneidad y cariño. Y, como se suele decir, “arte y figura hasta la sepultura”, como me demostró hasta mi última conversación con él por teléfono hace unos días.


Javier fue mi madrina en Madrid desde los primeros días de ensayos con Dinarama en febrero de 1984. Cuando llegué al local de ensayo, fue a él a quien encontré primero, los demás vinieron más tarde.

Íbamos juntos a callejear por Chueca y con él aprendí a decir esas cosas tipo: “Mira nena… que no me llames nena”. Nos pasábamos los días creando música, pintando y riendo, riendo mucho.

En el rodaje de Laberinto de pasiones.

Javier era un torrente de creatividad imparable, una persona muy especial que transmitía una energía aplastante que te podía convertir a ti en otro torrente imparable. Se adaptaba a cualquier tipo de situación y lo más bonito es que en el fondo era una persona ingenua e inocente. Muy buena gente y muy buena amiga. Me acompañó en muchas de mis aventuras y hasta le puso nombre artístico a nuestro amigo común Juan Tormento.

Javier Furia no se ha ido, Javier Furia siempre estará vivo y su amistad ha sido un regalo en mi vida. Hoy, 17 de octubre, reconozco que estoy aturdido con la noticia y que necesito llorar. Desde Berlín solo puedo decir una cosa: Javier te voy a echar de menos, te voy a echar mucho de menos. ¡Te quiero, querido amigo!».


Un testimonio que evidencia lo mucho que se hizo querer este gran artista y mejor persona; otro nombre emblemático de la Movida que, desgraciadamente, nos ha dejado. Aunque el recuerdo será imborrable para quienes le conocieron y le admiraban.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.