28/09/2020

‘Generación Selfi’: Rizha, que ha publicado el álbum ‘Outside’ y participa en la serie ‘Skam España’, se autorretrata

31 octubre, 2019

Rizha –cuyo verdadero nombre es Tamara Ronchese, el que utiliza cuando trabaja como actriz, en la serie Skam, por ejemplo– está en plena gira nacional de presentación de su segundo álbum, Outside, un álbum conceptual acompañado por elaborados vídeos que también siguen ese concepto, dirigidos por su padre, Fernando Ronchese. Todo queda en casa. “Estuve trabajando en él los últimos tres años, Lo empecé el mismo día en que terminé de grabar Finally, mi debut, y ya estoy enfocada en lo siguiente”. Ahí es nada. “Escribo por necesidad, por soltar lo que tengo en mi cabeza. Hasta el punto de que a veces, cuando quiero decirle algo a un amigo, me resulta más fácil componerle una canción y mandársela”.

Hasta hace poco, Rizha, que tiene 20 años y es abiertamente bisexual, estudiaba el grado de Filosofía, aunque lo aparcó temporalmente porque su carrera artística le impedía llevar todo adelante. Un suspenso fue el detonante de su primer álbum. “Mi padre me castigó por haber suspendido, así que me encerré a componer y salió Finally. Cuando lo terminé me puse de inmediato con Outside”. Un álbum oscuro, un viaje al espacio exterior, “porque por las noches me ponía siempre Cosmos de Carl Sagan cuando me quedaba sola escribiendo. Pensando en los mensajes que se enviaban desde el Voyager 1 al espacio, por si alguien los leía, empecé a componer el disco”. Combinado ese concepto con su interés por el solipsismo –tal cual–, encontró los pilares de su nueva música.

Sin duda, precoz

“Empecé a hacer música de muy chiquita, con siete años. Me regalaron una guitarra, aprendí acordes básicos y luego fui aprendiendo más con YouTube. A los ocho me regalaron un ordenador, que incluía un programa para hacer música. Era como un Ableton pero en cutre, pero trastearlo era para mí el puto cielo. Guardo algunas de esas grabaciones, y no están tan mal.

A los doce ya hacía producciones más elaboradas, pero lo veía como un hobby aún, pensaba que si algún día quería grabar profesionalmente tendría que ponerme en manos de un productor. Hasta que descubrí que K. Flay, una de mis artistas preferidas, se autoproducía… ‘Hostia puta, ¿puedes producir tú sola?’. Fue una revelación. Mi otro gran referente es Kid Cudi, que también se involucra mucho en la producción, y saca discos de estilos muy variados porque le apetece. Si te fijas, mi música surge de la mezcla de esas dos influencias, junto a la manera de cantar de Marina”.

Ella, a lo suyo

“Lees lo que te comentan y te critican, está claro. Otra cosa es que llegue a afectarte como para cambiar lo que haces o lo que dices. Salvo que sienta que tienen razón, cuando me dicen algo para protegerme, porque siento que es peña que lo que intenta es que no me puteen. Cuando me dicen que no debería cambiarme el pelo de color, vestirme de una manera o cambiar algo de mi música, paso. Si leo que dicen de mis discos que son un puta mierda, ni caso, eso no es una crítica constructiva.

También me sorprende lo contrario, porque hay peña que todo lo que me comenta es positivo, que comparten textos larguísimos analizando mi disco y las canciones. Eso es genial, me encanta ver por dónde las entienden y cómo sacan sus propios significados, distintos a los que hay en mi cabeza, es guay.

Lo que tengo claro es que quiero mantener mi independencia creativa todo lo que pueda, aunque a veces no quede más remedio que ceder. Como en el hecho de que no puedo sacar un disco cada semana, que ahora mismo podría hacerlo, porque tengo como cinco álbumes completos inéditos en mi disco duro. No querría esperar, porque cada uno representa un estado, que fue lo que me lo inspiró… Pero los plazos sé que no los puedo marcar yo”.

Versatilidad al poder

“Siempre me gustó ponerme delante de las cámaras a hacer el loco. Eso es en parte culpa de mi padre, porque cuando yo aún vivía en Argentina y él venía a visitarnos, me animaba a grabar cortos y movidas, videoclips de mis primeras canciones también. Me interesa no solo actuar, también el mundo del cine en sí. Soy una obsesa del raccord en las películas, por ejemplo. Si trabajase en producción, sería script. Cuando me vine a España, me planteé empezar a presentarme a castings, aunque nunca ha sido mi objetivo principal actuar. Me flipa, pero prefiero mil veces mi música, porque es mucho más personal.

Al casting de Skam no quería ir, porque estaba segura de que no lo iba a pasar. Porque me pasa mucho que me piden un acento castellano neutro que no me sale [el suyo es argentino]. ¿Es que no hay argentinos en España? En ese casting no me pusieron pegas por el acento. Y no tenían ni idea de quién era. Cuando les dije ‘¿Sabéis que suena una canción mía en la primera temporada?’, fliparon. Y al final me ficharon. Y también estrené este año la película Teen Spirit [Alcanzando tu sueño fue su título español] dirigida por Max Minghella, junto a Elle Fanning; moló mucho hacerla”.

En 'Skam España', como en su vida misma

“Cuando trabajo como actriz utilizo mi nombre real, Tamara Ronchese. Me parecería raro mezclar música e interpretación, prefiero separar las movidas para ser lo más organizada posible, lo hago por mi salud mental [risas]. Me encanta que en Skam se muestren los problemas y las soluciones a ellos tal y como lo viven muchos adolescentes.

De hecho, mi personaje es muy parecido a mí cuando tenía quince años, salvo que Joana tiene una enfermedad mental. Pero tenía las mismas movidas que ella: ‘Ay, ¿somos novias o no?’, y esas cosas. Es la historia que vive mi personaje en la ficción con Cris, a la que interpreta Irene Ferreiro. Cris se da cuenta en la segunda temporada de que es bisexual, y se narra la historia de amor entre las dos. Fue muy divertido rodar todo eso”.

Bi por bandera

Nunca he tenido ningún problema en decir que soy bisexual; de hecho, ¡no dejo de decirlo en mis canciones! [risas]. La etiqueta en realidad me da igual; he tenido novia, he tenido novio, y me gustan ambas posibilidades, fin. Me parece loquísimo que incluso gente que me apoya y me manda mucho amor comente a veces ‘Qué asco que te gusten los tíos, deberías hacerte lesbiana ya’… Me gustan también las pollas, ¿qué le voy a hacer? Parece que no eres lo suficientemente hetero para los heteros ni suficientemente gay para los gais.

Empieza a cambiar eso, pero me preocupa que todavía se vea esa actitud en gente muy joven. Si somos libres y pedimos que nos deje ser como somos, todo el mundo se lo debe aplicar. Por eso tampoco entiendo ya la necesidad de tener que salir del armario, que cada cual haga con su vida sexual lo que quiera, sin dar explicaciones. ¿O acaso conoces a alguien y le preguntas de inmediato si le gusta más el queso o la lasaña?

He actuado dos veces en el Orgullo de Madrid, y me sigue chocando ver la cantidad de gente de otros países que viene a verme actuar y se conoce mi música. Ayuda que cante en inglés, claro, pero es que también lo uso todo el rato en mi día a día. Aunque lo que más me chocó en el de este año fue que me presentaron como un icono bisexual de esta nueva generación. ¡Fue muy loco! Que solo he hecho una serie LGTB en mi vida.

Es curioso, porque se me olvida quién de mi familia sabe que soy bisexual y quién no; aunque con mis redes sociales me extraña que no lo sepan… A los quince se lo conté a una de mis tías, y me hizo mucha gracia su respuesta: ‘Entonces, ¿solo sales con gente que sea bisexual?”.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.