30/11/2020

Los Javis: “Veneno’ habla de cómo es ser trans en dos Españas muy distintas”

2 enero, 2020
Léetelo en 8 minutos

Cuando llegamos a Torremolinos, su cielo nos recibe con ciertos tonos grises y algo de lluvia. Estamos a finales de diciembre y eso no debería llamarnos la atención, sin embargo es toda una sorpresa dentro del oasis climático al que la ciudad malagueña nos tiene acostumbrados.

Por suerte, todo mejora cuando aparecen Los Javis, quienes parecen haber traído de vuelta el sol con su llegada desde Almería. De allí vienen tras haber pasado un par de semanas rodando Veneno, un nuevo proyecto en el que contarán, a través de ocho capítulos, la vida de la que fuera la mujer trans más polémica, divertida y también luchadora de nuestra televisión, Cristina La Veneno. “El rodaje está yendo súper bien. Nunca había visto que todo el equipo estuviera tan volcado en algo y que hubiera una energía tan buena. Se siente esa vibración de que se tiene entre manos algo muy bonito”, nos cuenta Javier Calvo con una sonrisa que se asoma por encima del cansancio acumulado.

Sentados en un rincón del recién inaugurado Roof Level del hotel Meliá Costa del Sol con unas inmejorables vistas al mar, aprovechan para explicarnos que lo que estos días está siendo una realidad nació de una idea que la pareja tuvo hace tres años. “Fuimos a la presentación de la biografía de Cristina que escribió Valeria Vegas, nos leímos el libro y enseguida vimos que queríamos adaptarlo”, dice Javier Ambrossi. “Al principio queríamos que fuera nuestra segunda película, pero nos dimos cuenta de que no cabe en una sola peli, es demasiado ambicioso, abarca desde la España de los 60 hasta los 2010. Pasa por tantas etapas, hay tantos personajes… Es la historia de nuestro país, como el Cuéntame LGTBI”, bromea.

Dicho y hecho, tras varios meses investigando y preparándolo todo, ya tienen entre manos este particular biopic. “La mitad de la serie es la biografía de Cristina”, especifica Ambrossi. “La otra mitad es la historia de Valeria desde antes de conocer a La Veneno, cuando escribió sus memorias, y va más allá de su muerte. Es la historia de dos mujeres, de dos maneras diferentes de ser y existir”. Una sinopsis que sintetiza Calvo: “La serie habla de cómo es ser trans en dos Españas muy distintas”.

Tenemos que remontarnos hasta el año 1996, con sus primeras apariciones en televisión, para entender la relevancia que la figura de La Veneno supuso para el colectivo trans. “Ella fue una pionera que, de manera inconsciente y no necesariamente correcta, hablaba de quién era. Nunca pidió permiso por existir, ella dio visibilidad representándose a sí misma”, cuenta Calvo. A lo que Ambrossi añade: “Y lo hacía de una manera muy salvaje, su existencia era revolucionaria. Que saliera en televisión diciendo ‘yo soy una mujer transexual, prostituta, con una infancia trágica en Adra, mi pueblo, me he hecho a mí misma’, fue algo muy importante. Puso en la pantalla cosas que la gente no sabía que existían. Esto va más allá de lo correcto y lo incorrecto…”.

Es indudable que ella abrió puertas y muchas mentes en una sociedad en donde faltaban referentes LGTBI; sin embargo, parece que no se reconoció su camino y las consecuencias de este hasta que falleció en 2016. “Como su carácter y su forma de hablar eran polémicos, eso empañaba todo lo bueno que aportaba”, aclara Javier Ambrossi. “Todo eso no dejaba ver que había una mujer trans haciendo picos de audiencia enormes y dando visibilidad. Pero a veces nos quedamos con lo frívolo en lugar de lo esencial, que ella fue de las primeras en hacerlo”. Y Javier Calvo puntualiza que “Cristina representaba una versión muy cruda de la transexualidad, más realista y muy honesta”.

No solo fue importante para ellos. Este oasis de libertad también conecta a ambos con la protagonista de su serie, algo que engrosa aún más la importancia de esta escapada a la localidad malagueña. “Aquí vivió los primeros amores, las primeras experiencias sexuales, las primeras noches de desenfreno, conoció los primeros shows de travestis y a Paca La Piraña, que es una de las personas más importantes de su vida…”, explica Ambrossi. “También hizo un show de transformismo en público por primera vez. En aquella época la llamaban La Coneja porque sonreía mucho”, añade Calvo. “Todo ocurrió entre Marbella y Torremolinos. Fue una época fundamental para ella, y el paso previo a ir a Madrid, y convertirse en Cristina La Veneno”, finaliza Ambrossi.

Ambos saben lo necesario que es que la ficción no solo recuerde, sino que reconozca y homenajee luchas como la de Cristina. Una responsabilidad que esta pareja de creadores siempre lleva consigo. “Nosotros tenemos un compromiso, pero también debemos escuchar la historia que estamos contando”, dice Ambrossi. “Que haya personajes LGTBI en cine y televisión es importantísimo para el desarrollo de niños como nosotros, que crecimos viendo series y programas de entretenimiento”, asegura Calvo. “Que presentadores como Jorge Javier Vázquez hablen abiertamente de su sexualidad es muy importante. Hay una responsabilidad por parte de la cultura y los medios con aquellos y aquellas que necesitan apoyo y visibilidad”.

Y aunque se muestran optimistas por el camino recorrido, saben que aún queda mucho por conseguir. “El hecho de que aún no haya ninguna superproducción o blockbuster de animación con protagonistas LGTBI es significativo de que todavía no estamos en un lugar de igualdad total y tolerancia al cien por cien”, sentencia Javier Calvo.

El compromiso de Los Javis no solo es con la historia que están contando, también con cómo la cuentan. El cariño y la entrega en cada trabajo es parte de su sello como directores, guionistas, productores… Y un proyecto como Veneno no se podía hacer sin un reparto repleto de actores y actrices trans –en el que destacan quienes encarnan las diferentes etapas de Cristina, King Jedet, Daniela Santiago e Isabel Torres; y que cuenta con la participación de Sophia Lamar, que “es una legendaria de Nueva York” señala Calvo–, pero también con gran presencia del colectivo tras las cámaras. “Era fundamental hacerlo así. Quienes mejor van a contar y comprender este relato son ellos y ellas”, razona Ambrossi. “Cuanto más nos entendemos entre nosotros, mejores somos. Las diferencias no nos separan, son oportunidades para descubrir cosas que no conocíamos”.

Probablemente, este proyecto marque un antes y un después en nuestra ficción en términos de igualdad, y ellos tienen claro cuál es el rumbo que se debe tomar. En palabras de Calvo, “hay que ir más allá. Los actores y actrices trans tienen que tener acceso a todo tipo de personajes, no solo a papeles trans. Entonces todo el mundo podrá hacer los papeles que quiera”.

Toca ir despidiéndose de Torremolinos, sus lugares emblemáticos, el hotel, la playa y los rayos del sol. Pero Los Javis no quieren hacerlo sin recordar la importancia que tienen lugares como este en el que, como le ocurrió a La Veneno, muchos y muchas han podido y pueden ser quienes realmente son. “Ha sido muy bonito conocer al alcalde y a todo su equipo”, cuenta Javier Calvo recordando ese encuentro que ha tenido lugar unas horas antes visitando La Casa de los Navajas. “Hay un grupo de políticos que trabajan por la diversidad, por que Torremolinos sea una ciudad LGTBI. Que eso sea un orgullo para ellos es muy bonito, porque nosotros, según en qué lugares, aún nos sentimos en peligro”. Y Ambrossi añade: “Es fundamental que existan lugares así, al igual que los Orgullos, las discotecas y bares LGTBI…, y hay quien intenta sexualizarlo o relativizarlo. Esto es más importante, es compartir la alegría de existir, que no siempre puedes hacerlo cuando eres pequeño”.

Los Javis ponen rumbo a Madrid con la promesa de volver pronto y con más tiempo a esta ciudad que siempre te recibe con los brazos abiertos. Solo una cosa antes. Les preguntamos por un deseo para este 2020 y ellos lo tienen claro. “Que la serie explique algo que no se explica. Que pueda poner nombre a lo que mucha gente tiene dentro y naturalizarlo. Que la gente pueda ver que es igual que esos personajes”, pide Ambrossi. “No será un relato traumático de lo difícil que es ser una mujer trans. Es un relato épico, alegre y a veces duro de una heroína. Es una gran aventura”, apostilla Calvo.

Continuar el rodaje de Veneno es su prioridad estos meses. Un trabajo que estrenarán este nuevo año y que, inevitablemente, retrasará posibles nuevas temporadas de la que, al menos hasta ahora, es su serie estrella, Paquita Salas. “Vamos a esperar a tener algo bonito que contar, un tema social importante y presente. No nos hemos despedido de Paquita, pero también queremos explorar otros caminos”, explica Javier Ambrossi. “Queremos que sea una serie que nos acompañe toda la vida. A mí me gustaría que cuando tuviéramos 50 años pudiéramos decir ‘venga, vamos a hacer otra temporada”, confiesa Calvo. Y por nosotros que no quede.

Los Javis posan junto al pequeño Guille Márquez, quien interpreta en la ficción a La Veneno durante sus primeros años, cuando aún era Joselito.

Camisetas As if clothing

Foto RUBÉN VALLEJO
Estilismo JORGE GONZÁLEZ
Maquillaje y pelos FRAN CABRERA
Making of Pablo Carrasco
Asistente foto PEDRO MARTÍNEZ
Agradecimientos AYUNTAMIENTO DE TORREMOLINOS y HOTEL MELIÁ COSTA DEL SOL

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.