01/12/2020

Así es como el futbolista Nicolás Fernández salió del armario

24 febrero, 2020
Léetelo en 2 minutos

Nicolás Fernández, futbolista argentino del General Belgrano de Santa Rosa, salió del armario el verano pasado, y se convirtió en el primer jugador abiertamente homosexual de Argentina. Recientemente, ha contado cómo fue su experiencia, y cómo aquella confesión le cambio la vida.

Nicolás decidió publicar la noticia a través de Facebook el pasado día del Orgullo LGTBI. El futbolista asegura que ni siquiera se dio cuenta del día que era, simplemente lo hizo porque, tras una cita romántica con su pareja, decidió que era el momento adecuado. Sin embargo, el hecho de haber confesado su preferencia sexual en aquel momento provocó un mayor alcance e impacto en las redes sociales.

Tras un tiempo de revuelo, la fuerza con la que había arrancado la noticia se fue disipando, aunque no lo suficiente como para que los espectadores más radicales se olvidasen del asunto. Así, los insultos y burlas durante los partidos se hicieron frecuentes desde la grada. Por suerte, Nicolás jamás se sintió cohibido ni amedrentado por estas palabras de odio: “Los insultos dicen más de ellos que de mi”, declaraba, y no hubo partido en el que no saliese al campo con una sonrisa en la cara.

Sin embargo, el público no fue el primero en descubrir la orientación sexual de Nicolás. A sus 17 años, el futbolista decidió contárselo a su familia. Temeroso por la reacción de sus padres, Nicolás se echó a llorar y  le dio muchas vueltas al tema hasta que por fin lo soltó. Su madre, que durante la espera se había puesto en lo peor, suspiró aliviada: “Pensé que estabas enfermo o algo por el estilo…”. Después le dio un beso y se fue a dormir.

A Nicolás tampoco le quedó otro remedio que hablarlo con sus compañeros cuando el capitán le reunió un día en los vestuarios junto al resto del equipo. Allí, le preguntó acerca de su situación sentimental y su preferencia sexual. Nicolás les contó la verdad y dejó claro que, si tenían algún problema, era su oportunidad de decirlo. Ninguno de sus compañeros tuvo nada que objetar, y a partir de aquel momento su convivencia continuó como de costumbre, un trato basado en la amistad y el respeto.

Pese a la aceptación que el equipo demostró, la mayor parte del colectivo considera que, en el mundo del fútbol, todavía no se habla de la homosexualidad con naturalidad, y continúa siendo un claro ejemplo de tema tabú.

Muchos consideran que se trata de un mundo cerrado y poco propenso a los cambios, dominado por hombres con una ideología poco inclusiva, que todavía peca de mantener cierto tipo de estereotipos y prejuicios sociales.

A pesar de todo, comportamientos como el de Nicolás Fernández resultan para muchos un verdadero acto de valentía y aceptación, y suponen un avance hacia la igualdad en el complicado mundo del deporte, donde tantas personas viven reprimidas por la homofobia imperante en parte de la sociedad.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.