10/07/2020

La historia real que hay detrás de ‘Hollywood’, la nueva serie de Ryan Murphy

9 mayo, 2020
Léetelo en 3 minutos

Hollywood, la nueva creación de Ryan Murphy, nos ha dejado a todos impresionados. Mientras esperamos novedades sobre la última temporada de American Horror Story, el director nos ha regalado esta maravilla, que está parcialmente basada en una historia real.

¡Atención, puede contener spoilers! Si todavía no has visto la serie, te aconsejo que lo hagas, pero tú mismo… A pesar de que los personajes creados por Murphy son ficticios, todos se unen en los ACE Studios bajo la misma historia: el suicidio de Peg Entwistle en el famoso letrero gigante de Hollywoodland (en 1949 retiraron el ‘land’). Realmente, no existió un Archie Coleman que escribiese el guion de la película Meg (la versión que Murphy da en su serie de la famosa película de Hollywood basada en la actriz y titulada así por su nombre, Peg). Pero sí ha querido coger la esencia de su historia para crear una moraleja, algo parecido a lo que hizo Quentin Tarantino en Érase una vez en… Hollywood.

Para conocer el contexto en el que se reúnen los protagonistas de la serie, se debe conocer la historia de Peg Entwistle. Originaria de Reino Unido, su verdadero nombre era Millicent Lilian Entwistle, y nació en 1908 en Port Talbot, Gales. Robert Entwistle, padre de Peg, se divorció de su mujer y, en 1913, emigró junto a su hija a los EE UU. Robert era actor, encontró trabajo allí y se volvió a casar, y tuvo dos hijos más. Siendo adolescente, Peg quiso seguir los pasos de su padre, y escogió el nombre artístico de Peg Entwistle tras ver la obra Peg O’ My Heart. Pero sus aspiraciones de convertirse en una estrella de Broadway se acabaron con la muerte de su padre y su madrastra en un accidente de coche en 1922.

Más tarde, Peg y sus hermanastros fueron acogidos por un tío en una casa ubicada en lo que más tarde se convertiría en Hollywood Hills. Peg consiguió finalmente algunos papeles en Nueva York. En 1927, se casó con el actor Robert Lee Keith. Fueron buenos años para Peg, hasta que su naturaleza violenta (acompañada por el alcoholismo de su marido) fue aflorando y se llevó por delante su entusiasmo juvenil. En 1929, Peg pidió el divorcio tras constantes abusos físicos y mentales por parte de Robert, sucesos muy violentos que dejaron secuelas psicológicas en la actriz. Pero lo peor estaba aún por llegar.

Con la crisis de los años 30, los teatros tenían como objetivo sobrevivir por encima de todo, por lo que sus planes de volver a los escenarios se vieron frustrados. Además, su divorcio provocó que su reputación cayera en picado. En 1932, la RKO le ofreció un papel en el thriller Trece Mujeres, su debut en la gran pantalla. Pero la productora decidió finalmente no contratarla, pues sabía que dejar las escenas de Peg significaría violar el Código Hays, que buscaba mantener las imágenes lo más ‘sanas’ posibles. El 16 de septiembre de ese mismo año, Peg Entwistle avisó a su tío de que había quedado con unos amigos. Horas más tarde, encontraron su cuerpo sin vida a los pies del letrero de Hollywoodland. Llevaba una carta en la que había escrito: “Tengo miedo, soy una cobarde. Siento mucho todo. Si hubiera hecho esto hace mucho tiempo, me habría ahorrado mucho dolor. P.E.”.

Después de su suicidio, su tío recibió una nueva carta de la RKO donde le ofrecían a Peg una nueva película, pero ya era demasiado tarde. Ryan Murphy confesó haberse inspirado en la historia de esta mujer para crear ‘la moraleja’ de su serie: cómo esa gran ciudad e industria, a menudo, “puede masticarte y escupirte y no ser realmente justa”. Pero esta vez, en la ficción, Murphy ha querido darles una oportunidad a personas que no la tuvieron en su momento.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.