10/04/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Christian Escuredo: “Afterglow’ habla de una relación gay a tres sin pudor ni prejuicios”

3 marzo, 2021

Con Afterglow, el morbo está servido. Y las ganas de ver a Christian Escuredo romper una vez más radicalmente con sus trabajos teatrales anteriores, también. Porque recordemos que viene de bordar a una drag divina en Priscilla, reina del desierto y de meterse en la piel de Jesucristo en 33 El Musical. El giro vuelve a ser radical.

En esta ocasión, Christian Escuredo protagoniza, junto a Andrés Acevedo y a Jorge Vidal, la obra Afterglow. Un obra que fue todo un éxito en el off Broadway, escrita por S. Alher Gelman, que se estrena por primera vez en castellano en Madrid, dirigida por Pedro Casas. Escuredo es Alex y Acevedo es Josh; son una pareja que deciden abrirse una noche a un trío, y Darius (Vidal) se convierte en algo más que un polvo casual: les hace cuestionarse muchas cosas de su relación.

Foto: Gonza Gallego

Christian viene de haber sido nada menos que Jesucristo, y ahora le descubrimos en una relación homosexual a tres. Eso es versatilidad. Afterglow supone un nuevo un reto profesional para él, que ha aceptado encantado. Además, es una función que, como al espectador, le obliga a reflexionar sobre las cuestiones que plantea en torno al funcionamiento de las relaciones, sean a dos, o a tres.

SHANGAY ⇒ ¿Qué supone para ti este proyecto?
CHRISTIAN ESCUREDO ⇒ Me apetecía mucho. Vengo de hacer musicales muy ambiciosos con elencos grandes. De repente, Afterglow es una obra con muy pocos actores en donde tienes al público muy cerca, en la que se habla de intimidad y en la que todo es muy cercano. Los espectadores se van a sentir voyeurs.

“Me genera morbo tener al público tan cerquita, porque tener que obviarlo obliga a un ejercicio actoral interesante”

SHANGAY ⇒ ¿Te crea una presión especial saber que vas a tener en cada función al público muy cerca?
CHRISTIAN ESCUREDO ⇒ Me genera más bien morbo… actoral. El teatro vive del público, y tenerlo tan cerquita y a la vez obviarlo obliga a un ejercicio muy interesante.

SHANGAY ⇒ ¿Conocías la obra?
CHRISTIAN ESCUREDO ⇒ No. Investigué una vez que me hablaron de ella, y me sentí atraído de inmediato. Me pareció muy atractiva la manera en la que habla de las relaciones. Un tema que, tal y como se plantea aquí, parece que sea todavía un tabú, cuando es el día a día de todos. En las relaciones hetero parece que todavía se tienen más en cuenta ciertos dogmas, mientras que el colectivo LGTB se muestra más abierto. Es importante que el teatro nos dé la opción de hablar de una relación abierta gay como la que se muestra sin pudor y prejuicios. Quedan muchos dogmas que romper; incluso para interpretar la función.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué?
CHRISTIAN ESCUREDO ⇒ Porque es fundamental dejar de enjuiciarlo todo y abrirse a todas las posibilidades que existen. Porque no hay un único modelo válido de relación; cada una crea sus propias normas, sea de dos personas, de tres o de veinticinco.

SHANGAY ⇒ A nivel personal, ¿te ha hecho Afterglow plantearte otras posibilidades de relación?
CHRISTIAN ESCUREDO ⇒ Siempre he tenido una visión abierta, no es algo nuevo para mí. Pero, evidentemente, me tengo que abrir aún más, porque me estoy poniendo en la piel de alguien que se enfrenta a un momento clave en su relación: o termina o tiene que negociar con su pareja para lograr que siga funcionando. Es bonito ver cómo este matrimonio se enfrenta a esa situación para seguir navegando juntos. La entrada de un tercero les da la oportunidad de ponerlo todo encima de la mesa, y el espectador es testigo privilegiado de las gestiones que hacen por amor.

“No hay un único modelo válido de relación; cada pareja crea sus propias normas, sea de dos personas, de tres o de veinticinco”

SHANGAY ⇒ ¿Cómo es Alex?
CHRISTIAN ESCUREDO ⇒ Muy fiel a sí mismo, porque tiene muy claro lo que quiere. A la vez, pelea mucho con esos dogmas que culturalmente le vienen impuestos. Es bonito ver cómo en esta obra no hay malos ni buenos; cada cual sigue sus deseos y cuando chocan, surge el conflicto. Y es que no hay teatro sin conflicto [risas].

SHANGAY ⇒ ¿Qué os ha hecho falta como actores para entrar en esa relación a tres?
CHRISTIAN ESCUREDO ⇒ Fue muy interesante, porque los productores [Carlos Martín y Diego Rebollo] querían preparar un material gráfico a finales del año pasado para empezar a vender el espectáculo. Antes de esa sesión con Gonza Gallego, que es un crack, tuvimos varios encuentros con nuestro director para empezar a conectar, y poder reflejar parte de la historia en las fotos y vídeos que íbamos a hacer Esos días fueron clave, tanto para entender la obra como para comenzar a sentir los cuerpos de mis compañeros.

SHANGAY ⇒ La desnudez, física y metafórica, es fundamental en Afterglow. ¿Eres consciente del morbo que genera?
CHRISTIAN ESCUREDO ⇒ Evidentemente, porque hay desnudos explícitos y son parte de la obra, porque reflejan ese amor líquido y rápido que practica el matrimonio protagonista al abrir la relación. Pero hay mucho más, y el desnudo emocional es, para mí, mucho más potente que el físico.

SHANGAY ⇒ A ti el desnudo físico nunca te ha creado mayor problema…
CHRISTIAN ESCUREDO ⇒ Si lo viese gratuito, sí, porque me vería muy vendido. Pero, por suerte, nunca me he enfrentado a esa situación. Y fíjate que mi primera incursión en el teatro fue en Galicia, con un Romeo y Julieta dirigido por Eduardo Alonso, junto a Sara Casasnovas, y en dos de los momentos de la obra nos quedábamos completamente desnudos. Tendría 21 años, y ahí ya mostré que era de lo más desinhibido [risas].

SHANGAY ⇒ ¿Qué mensaje esperas que la gente capte en Afterglow?
CHRISTIAN ESCUREDO ⇒ Espero que esta obra nos haga valorar más la libertad, juzgar menos y amar más. Porque habla del buen amor en la pareja. Así la vivo yo. Lo mejor es que no adoctrina, todo lo contrario; se muestra la película que viven los personajes y se anima a que cada cual se monte la suya en función de lo que ve. Sin pensar que habla de las relaciones dentro de un colectivo concreto, por el hecho de que los protagonistas son gais; se habla de cuestiones universales.

“Tenemos que valorar más la libertad, juzgar menos y amar más”

SHANGAY ⇒ Sucede a menudo que se piensa que si la historia que cuenta una obra de ficción la protagonizan gais, al público heterosexual no le va a interesar…
CHRISTIAN ESCUREDO ⇒ Es evidente que al público gay la historia le va a resultar muy cercana, pero por el feedback que ya estamos teniendo, sí que vemos que hay personas muy diversas interesadas en lo que contamos. Es que no tiene nada que ver la orientación de los personajes para que una historia te pueda llegar. ¿Es que solo ven personas hetero La casa de papel? [risas]. Hay que romper con esos prejuicios. ¿O es que no hay matrimonios heterosexuales con relaciones abiertas?

SHANGAY ⇒ El cambio de registro ,viniendo de 33 El Musical, es impagable…
CHRISTIAN ESCUREDO ⇒ Como lo fue pasar de Priscilla a 33… Me siento muy agradecido de que me vengan personajes tan diferentes. Los vivo como aventuras que requieren tirarse a la piscina y buscar en el camaleón que llevas dentro.

LA OBRA AFTERGLOW SE ESTRENA EL 5 DE MARZO EN LA SALA NAVE 73 (C/ PALOS DE LA FRONTERA, 5) DE MADRID

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.