10/04/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

La familia de acogida de Ángel y Jesús, “dentro de lo diferente, todavía más diferente”

6 abril, 2021

Con motivo del Día del Padre, en Shangay hemos invitado a siete familias homoparentales para conocer mejor este tipo de familia y celebrar, una vez más, la diversidad.

El modelo de familia de Abraham (13), Jesús (54), Garina (18), Ángel (47) y David (13) –más su perra Agua– es, “dentro de lo diferente, todavía más diferente”. Se trata de una familia formada por varios procesos de acogida de larga duración.

Garina fue la primera en llegar, con 6 años, y después David, con 8, y Abraham, con 10. Ángel y Jesús coinciden: “Nosotros siempre hemos querido tener una familia acorde con nuestra edad”.

SHANGAY ⇒ ¿Siempre habéis querido ser padres?
JESÚS ⇒ Ángel y yo nos conocimos y nunca pensamos en formar una familia con descendencia, y de repente saltó un clic. Fue a raíz de una cosa que me pasó, se lo comuniqué a Ángel y, a partir de ahí, empezamos a darle forma de una manera muy rápida y con mucha energía.
ÁNGEL ⇒ Para mí, que Jesús quisiera formar una familia fue una sorpresa. Pero creo que ha sido la mejor inversión de presente y de futuro que pudimos hacer, porque nos ha hecho mejores como seres humanos. Nos ha hecho compatibilizar nuestro amor con el de ellos para poder hacerlo más grande todavía. Es algo que vivimos día a día, y ahora ya no somos nadie sin estas tres personitas.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo fue el proceso hasta llegar a ser padres?
JESÚS ⇒ En nuestro caso, y como en cualquier caso de una persona homosexual, tienes que mirar muy mucho cómo puedes orientarlo y adónde te tienes que dirigir. Nosotros intentamos adoptar, pero por las condiciones de los países de origen nos resultó imposible. Entonces, optamos por hacer acogimientos de larga estancia con la finalidad de formar una familia. De momento, no está contemplado hacer la adopción porque no se puede realizar hasta que los niños cumplan la mayoría de edad, y eso te condiciona muchísimo los pasos que tienes que dar. Tienes que estar pasando un examen casi anual. La burocracia te lleva mucho tiempo, pero siempre hay muchas ganas, siempre hay algo más que es lo que te hace seguir.
ÁNGEL ⇒ Nuestro modelo de familia es, dentro de lo diferente, todavía más diferente.

SHANGAY ⇒ ¿Habéis notado algún problema por el hecho de ser una familia homoparental?
ÁNGEL ⇒ No hemos sentido ninguna diferencia, ni a nivel social ni en nuestro entorno. Hemos tenido la cercanía de nuestras familias y de nuestros amigos, lo vivimos de una forma muy normal. De hecho, nosotros somos una familia bastante tradicional porque también nos han educado de esa manera, somos una generación que intenta superar a la anterior y mejorarla en ciertos aspectos. Es nuestro objetivo, pero manteniendo esos valores que a nosotros nos han hecho llegar hasta aquí. Y creo que es lo que estamos haciendo y trasladando a sus pieles y a sus corazones, para que ellos puedan seguir avanzando y creciendo. Después, los hijos no son tuyos, son de la vida y al final harán lo que quieran; si quieren volver a su origen, ellos saben cuál es, y convivimos con él todo el tiempo. De hecho, ni siquiera llevan nuestros apellidos porque no queremos que pierdan su identidad. Creo que la familia no tiene que ver con el apellido en sí mismo, sino con lo que vives diariamente y con el lazo que creas con el día a día.

“Los hijos no son tuyos, son de la vida; y si quieren volver a su origen, ellos saben cuál es”

SHANGAY ⇒ Chicos, ¿cómo es crecer teniendo dos padres?
GARINA ⇒ Bien, no pasa nada raro. Está normalizado.
DAVID ⇒ Es normal. Les pregunté si eran amigos, pero me dijeron que no… Me extrañó un poco y luego, cuando vine aquí, no pasó nada raro. A veces en el colegio me daba un poco de vergüenza contarlo, pero luego lo hice; no ha habido dificultades, no pasa nada.
ABRAHAM ⇒ Se lo cuentas a tus amigos y se quedan algo sorprendidos porque todo el mundo tenía madre y padre y yo tenía dos padres. Al principio era algo raro, pero luego lo hablamos en clase y todo eso… Justamente un día se habló de los homosexuales, y entonces yo dije que tenía dos padres… y no pasó nada raro. La seño lo entendió y los demás también, todo fue guay.

SHANGAY ⇒ ¿Qué es lo que más os gusta de vuestra familia?
GARINA ⇒ Que es distinta. Y Agua también [su perra].
DAVID ⇒ Yo creo que es igual tener dos madres o dos padres, pues son iguales. Hay uno más estricto y otro más blando [risas].
ABRAHAM ⇒ Que estamos todos juntos y nos apoyamos unos a otros. Si tenemos algún problema lo contamos, hablamos de cómo nos ha ido el día y hacemos cosas divertidas como ir al cine o ir de vacaciones a Asturias.

SHANGAY ⇒ ¿Debería el Estado español ayudar más para formar este tipo de familias?
ÁNGEL ⇒ Sin lugar a dudas, el Estado español y todos los Estados en general. Sobre todos los Estados que tengan una estructura como para poder hacerse cargo. Porque los trámites son importantes, y la regularidad y la rigurosidad con la que se hacen. Yo animaría a que eso se facilitase porque ayudaría muchísimo a que el mundo fuese más amable de lo que es realmente. Ya no es el hecho de que uno quiera ser padre o madre de una forma o de otra, sino que el mundo se entendiese como algo mucho más cooperativista y más cercano a lo que la gente y el ser humano es.
JESÚS ⇒ Te ponen muchas trabas para poder llegar a realizar estos objetivos… O tienes mucho tesón y muchas ganas, o te va a costar. Yo recuerdo conversaciones para las cartas de idoneidad, para demostrar si eres apto o no para poder adoptar. Y si por ejemplo, en la sala había veinticinco personas, creo que apenas tres llegaban a cumplir su objetivo. Es muy difícil, pero tampoco quiero decir que la gente lo vaya a tener imposible. Va a costar, sí, pero con ganas se puede conseguir.

SHANGAY ⇒ ¿Qué le diríais a una persona que está pensando en iniciar este proceso?
JESÚS ⇒ Que lo intente, que lo intente y que lo intente. Justamente ayer tuve una conversación con una persona que está en Costa de Marfil, en una vista judicial en la que le asignan a un niño, y yo le decía: “Mira, es que, con el amor, vas a llegar a todos lados. De verdad, solo tienes que utilizar tu corazón. Y de corazón a corazón, te va a entender la jueza, te va a entender el orfanato y te va a entender sobre todo el niño”. Yo creo que siempre hay que intentarlo. Siempre, esto y todas las cosas que quieras hacer en la vida.
ÁNGEL ⇒ Este proceso te hace pensar mucho, te hace profundizar y hacerte muchas preguntas. Te cuestionas cosas y se te tambalean los cimientos. Nosotros éramos la típica pareja gay bien situada, con una capacidad económica alta. Yo viajaba por todo el mundo y Jesús me acompañaba, éramos el típico estereotipo. Pero cuando eso cambia, empiezas a plantearte muchas cosas. En una pareja heterosexual eso no se plantea, hay una doble moral en la que ‘lo natural’ es lo correcto, y no se mira tanto el bien del menor. No se sabe si realmente ese entorno es el adecuado para que seas padre o no. Nadie lo supervisa, no se entiende por qué hay que supervisar tanto cuando no es algo biológico… En estos diez años ‘embarazados’, nos ha dado tiempo a pensar muchas cosas, y es complejo. Pero al final, como cursimente se dice, triunfa el amor. Y aquí estamos los cinco, más Agua, claro.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.