fbpx
04/12/2022

Carl Bean, cantante del himno gay ‘I Was Born This Way’ y gran activista LGTBI, ha muerto

15 septiembre, 2021

Carl Bean formará siempre parte de la banda sonora LGTBI gracias a su himno I Was Born This Way, publicado en 1977. Su muerte –el pasado 7 de septiembre– ha servido para poner en relevancia a una figura muy importante de la comunidad por diversos motivos, no solo musicales.

Y es que Carl Bean, fallecido a los 77 años, no solo se convirtió en un popular cantante a finales de los años 70. Una vez decidió abandonar la música, se hizo sacerdote y fundó la Unity Fellowship Church Movement, una iglesia especialmente enfocada a personas afroamericanas LGTBI.

Bean, que sufrió abusos sexuales siendo niño e intentó suicidarse siendo adolescente al ser rechazado por su familia por ser gay, sabía lo que era sentirse discriminado y solo debido a tu orientación sexual. Y cuando tuvo oportunidad, decidió ayudar a tantas personas con vivencias similares a las suyas, y así es como creo la primera iglesia LGTBI negra, como se la conoce en Estados Unidos.

Carl Bean, nacido en Baltimore, se mudó con 16 años a Nueva York huyendo del infierno familiar, y no tardó en llamar la atención del legendario sello Motown Records, que le fichó. Curiosamente, su gran hit, I Was Born This Way, había sido grabado antes por otro artista, Valentino, pero fue su versión la que se convirtió en un clásico gay inmediato al ver la luz en 1977.

Su estribillo, “I’m happy, I’m carefree and I’m gay / I was born this way”, sigue siendo coreado cuando el clásico suena en eventos como los Orgullos LGTBI, porque es un tema disco por el que no pasa el tiempo, y por su mensaje, tampoco. De hecho, el pasado mayo, cuando Lady Gaga celebró el décimo aniversario de su álbum Born This Way, dejó claro lo mucho que le influyó Bean, y su tema en su conocido single y disco del mismo título.

Bean decidió dejar la música cuando la compañía le sugirió que empezara a cantar canciones de amor menos activistas, para poder llegar a un público femenino. El artista no quiso, se enfocó en su fe y comenzó a desarrollar el proyecto de su iglesia y a ayudar a enfermos de VIH/sida.

Su iglesia lanzó un comunicado para anunciar su fallecimiento. “El arzobispo Bean trabajó sin descanso para la liberación de los desamparados y de la gente LGTBI de fe”, decía. Y confirmaba que, tras una larga enfermedad, había hecho “la transición a la vida eterna”. Siempre nos quedará su música.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.