18/10/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

‘Los gavilanes’: vuelve el gran repertorio a La Zarzuela

8 octubre, 2021

El Teatro de La Zarzuela tiene una misión titánica: en un solo escenario tiene que conjugar cada temporada –entre otras cosas– estrenos absolutos, recuperar nuestro patrimonio lírico perdido y programar los grandes títulos de repertorio que tanto gustan y que rompen siempre la taquilla. Con Los gavilanes regresa ese gran repertorio de zarzuela grande. Y lo hace para comenzar la temporada 21/22.

Aclaremos, una vez más, el término ‘zarzuela grande’. Muchas veces, el reduccionismo que suele ir paralelo a la ignorancia hace que llamemos –también muchas veces, de forma despectiva– ‘género chico’ a nuestro patrimonio lírico. Efectivamente, el ‘género chico’ existe, y su nombre se debe exclusivamente a su duración, normalmente de una hora. Son obras (la mayor parte de ellas, obras maestras) que se crearon para poder representarse varias veces el mismo día (solían ser cuatro), con el consiguiente beneficio para la taquilla.

Lo que hace unos años se bautizó como ‘microteatro’ y que arrasó en las salas off de Madrid, tiene su origen en estas ‘zarzuelas chicas’ de principios del siglo XX. Frente a esto, tenemos la ‘zarzuela grande’, es decir, obras mucho más largas, generalmente de tres actos, que tampoco tienen nada que ver con la ‘ópera española’, pues son dos lenguajes (musicales y dramáticos) completamente diferentes.

Ahora, uno de los títulos emblemáticos de esta ‘zarzuela grande’ regresa al Teatro de la Zarzuela para levantar el telón de la nueva temporada. Y lo hace en una ambiciosa nueva producción dirigida por Mario Gas en la escena y Jordi Bernàcer en el foso. Con escenografía y vestuario de los siempre impecables Ezio Frigerio y la oscarizada Franca Squarciapino. Porque esa es otra de las misiones del teatro, dar dignidad a unas obras que muchas veces (demasiadas) se han presentado en condiciones bastante lamentables. Y una de las obsesiones de su director, Daniel Bianco.

Con Los gavilanes, el maestro Jacinto Guerrero llevaba a efecto su primera y feliz incursión en la zarzuela grande. El compositor toledano fue un creador moderno que se situó entre los grandes zarzuelistas de finales del XIX y los últimos autores de comedias y dramas líricos del XX. Sus éxitos fueron abundantes y continuados en España y América, y estos ‘gavilanes’ se han erigido siempre como una de sus grandes bazas creativas, y a lo largo de los años las compañías de zarzuela y los teatros han recurrido a ella como garantía para sanear sus cuentas a base de éxitos.

Este título, uno de los más queridos por la afición, regresa de la mano de un equipo artístico y unos repartos de alto nivel, como los de la propuesta que presenta el Teatro de la Zarzuela. Hay ganas de regresar a esa incierta localidad del sureste de Francia donde sucede la historia. O de viajar a ella por primera vez, si hay alguien que desconoce la obra.

Un momento de Los gavilanes en el Teatro de la Zarzuela. En primer plano, y de izquierda a derecha: la soprano Marina Monzó, el tenor Ismael Jordi, la mezzosoprano María José Montiel y el barítono Juan Jesús Rodríguez. [Fotos: Javier del Real]

Como decimos, el maestro Jordi Bernàcer, director residente durante tres temporadas en la Ópera de San Francisco y reclamado de forma continuada en las temporadas de los prestigiosos teatros y festivales internacionales, subirá al podio del foso al frente de la Orquesta de la Comunidad de Madrid, ORCAM –titular del Teatro–, del Coro Titular del Teatro de la Zarzuela –cuyo director es Antonio Fauró– y de dos brillantes repartos en los que participan muchas de nuestras mejores voces líricas, jóvenes y veteranas.

La obra habla de emigración, del paso del tiempo, de los amores jóvenes y de los amores olvidados. Los barítonos Juan Jesús Rodríguez y Javier Franco interpretan al indiano Juan, que regresa de América a su aldea querida con una gran fortuna, después de más de veinte años de duro trabajo. Las mezzosopranos María José Montiel y Sandra Ferrández dan vida a Adriana, antiguo amor de Juan, causante de su marcha y hoy viuda, que se vio abocada a desposarse con otro hombre a causa de la pobreza y de las ambiciones irrefrenables de Leontina, su madre. Las sopranos Marina Monzó y Leonor Bonilla se intercalan en el papel de Rosaura, hija de Adriana, de la que Juan queda prendado al ver en ella la imagen viva de su madre joven.

Los tenores Ismael Jordi y Alejandro del Cerro encarnan al joven Gustavo, que bebe los vientos por Rosaura, y de quien ella también está prendada; el actor y cantante Lander Iglesias hace de alcalde de la aldea y antiguo compañero de correrías de Juan, al igual que el personaje de Triquet, sargento de gendarmes que interpreta el también actor y cantante Esteve Ferrer. La actriz Ana Goya asume el rol de Leontina, la anciana madre de Adriana que vuelve a encender la mecha del odio para aprovecharse de la riqueza de ese Juan trastornado por un falso e imposible amor hacia su nieta. La también actriz Trinidad Iglesias viste la piel de Renata, esposa de Camilo y cuñada de Juan. Por su parte, el barítono Enrique Baquerizo es Camilo, hermano de Juan y marido de Renata; la mezzosoprano Mar Esteve y la soprano Raquel del Pino son Nita y Emma, hijas de Renata y Camilo y sobrinas de Juan.

Actores y cantantes para Los gavilanes, porque la zarzuela, es así. Texto y música conviven en escena, con un lenguaje, musical y dramático, como hemos dicho, completamente diferente al de la ópera.

También te gustará leer

Tontheridas: "Desatención al cliente"

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.