fbpx
04/12/2022

Lidia García celebra la España cañí (y LGTBI) en ‘Ay, campaneras!’: “Además de bollera, soy un poco folclórica”

9 febrero, 2022

Su podcast dedicado a la copla, el cuplé y la zarzuela, ¡Ay, campaneras!, se ha convertido en un libro en donde Lidia García García demuestra su pasión por esos géneros, incluyendo una (su) visión LGTBIQ+.

Ni en sus mejores sueños se podía imaginar la murciana Lidia García el éxito que iba a tener su podcast ¡Ay, campaneras! cuando comenzó a hacerlo en pleno confinamiento. “Necesitaba hacer algo con mi vida, y empecé a grabarlo sin tener siquiera un micro con el que hacerlo”, cuenta. "Me podía haber dado por hacer encaje de bolillos, pero no, y mira la que he liado", dice entre risas.

Su pasión por la copla, el cuplé y la zarzuela la volcó en el podcast, y de repente descubrió que mucha más gente de la que imaginaba compartía ese amor por la música con la que Lidia creció, gracias a que su madre siempre estaba cantando clásicos de esos géneros

Relacionado

Ahora tampoco da crédito al ver la buena acogida que está teniendo el libro que ha nacido a partir del podcast. “He querido que sea un volumen divulgativo pero para nada enciclopédico”, explica. “Y de repente decidí también incluir vivencias mías personales. Para que la gente sepa también cómo vivo esa música como bollera”.

Lidia García trabaja en la Universidad de Murcia, y su vida ha cambiado desde que decidió compartir con el mundo su pasión por la denominada canción española. Creó su podcast, y su sorpresa fue mayúscula al ver la cantidad de gente que comparte sus gustos. Colaboradora regular del programa de Radio 3 Hoy empieza todo, ahora también cuenta con un libro que comparte título con su podcast, ¡Ay, campaneras!, y que nada más salir agotó su primera edición.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo has reaccionado al ver que no estás ni mucho sola en cuanto a gustos musicales?
LIDIA GARCÍA ⇒ Me ha sorprendido mucho, estoy flipando 24/7. Y me ha llamado mucho la atención que he podido llegar a gente mayor, algo que por el formato del programa no pensaba que pudiera pasar. Pero sí, me llegan muchos mensajes de personas mayores que disfrutan al ver la perspectiva desde la que trato la música que escuchaban de jóvenes.

SHANGAY ⇒ ¿Te han contado cómo llegaron a tu podcast?
LIDIA GARCÍA ⇒ Por redes me ha dicho gente joven que se lo ponen a sus abuelos. Y personas que trabajan en residencias me contaron que durante el confinamiento se lo empezaron a poner a los ancianos. Ha llegado por distintas vías, y es muy emocionante saberlo, y comprobar que a personas tan distintas les gusta la misma música que a mí. Me siento un poco folclórica diciéndolo, pero es que un poco lo soy [risas].

SHANGAY ⇒ ¿Por qué decidiste incluir vivencias personales unidas a las canciones de las que hablas en el libro?
LIDIA GARCÍA ⇒ Ni me lo planteé, salió de una manera orgánica. Al final, la música que más nos interesa es aquella con la que tenemos algún tipo de anclaje emocional. Cuando me arranqué a escribir tuve claro que quería que fuese una continuación del podcast, que tuviese un tono guasón y que estuviese alejado de la escritura académica. Buscaba que fuese divertido de leer. Surgió de la manera más natural introducir vivencias mías; la propia selección de canciones me llevó a ello. Si me interesaba escribir sobre la copla desde una perspectiva LGTB es porque soy bollera. Y también un poco exhibicionista [risas].

SHANGAY ⇒ Todo empezó gracias a tu madre, que se pasaba el día cantando coplas, como cuentas siempre que puedes…
LIDIA GARCÍA ⇒ Totalmente. Ahora me dice “¡hija, me tienes todo el día en la boca!”. Yo, como cualquier buena marica, con mi madre a todas partes [risas].

SHANGAY ⇒ ¿Por qué ha tenido desde siempre tanto impacto la copla en la comunidad LGTB?
LIDIA GARCÍA ⇒ Porque son dos mundos que van de la mano. Por lo general, las historias que cuenta la copla apelan al colectivo de una manera bastante clara. Esos amores desgraciados, muchas veces imposibles, sin que se expliquen los porqués; esas mujeres señaladas socialmente a las que todo el mundo critica… Hay muchos componentes que generan que la copla sea un espacio de identificación para el colectivo. Si a eso sumamos las puestas en escena de las folclóricas, divas gais cañís, y que la mitad de los autores tenían más pluma que el camerino de Norma Duval…, tú me dirás.

“La copla y el colectivo LGTBI van de la mano”

SHANGAY ⇒ También vienes a recordar que en toda esa música que reivindicas existía una importante dosis de transgresión en muchos casos…
LIDIA GARCÍA ⇒ Se jugaba continuamente con los límites de lo que se podía decir a través de metáforas y dobles sentidos. Porque muchas veces se nos presentan separadas las transgresiones femeninas y el tema marica, y para mí están muy relacionados. El ejemplo de Tatuaje y su doble lectura me parece significativo. Si lees la letra tal cual, cuenta la historia de una mujer al margen de las normas sociales, en un bar bebiendo, que quiere repetir polvo con uno que ha conocido. Pero luego está la lectura en clave marica, que huele a Querelle y a cruising

SHANGAY ⇒ ¿A cuántas folclóricas que admiras has podido conocer?
LIDIA GARCÍA ⇒ A Martirio, que es estupenda. Y admiro y amo a Diana Navarro, que me va a acompañar en la presentación del libro en Madrid. Cuando me escribió para felicitarme por el podcast, yo enloquecida… Qué interesante haría sido conocer a otras muchas que ya no están con nosotros para saber cómo veían las cosas.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo te planteaste el libro?
LIDIA GARCÍA ⇒ Decidí estructurarlo en seis capítulos, centrados en mis principales preocupaciones con respecto a este tipo de música y, en general, en la vida. Porque me interesaban no solo las canciones, sino qué historias tienen detrás y en qué clave las podría interpretar la gente. Me interesaba mucho la representación femenina en general, el amor romántico tóxico, el erotismo (mi novia no paraba de torturarme mientras escribía recordándome lo mucho que me gusta el temita), la clase social (porque además de bollera soy pobre)… Es un paseo personal, porque transito por las canciones en base a mis intereses.

SHANGAY ⇒ Obviamente, está también muy presente el tema LGTBI… ¿Era importante para ti poner en valor lo que esa música supuso para el colectivo en tiempos complicados para la visibilidad?
LIDIA GARCÍA ⇒ Por supuesto. Pensemos por ejemplo en la figura de Miguel de Molina. Recordemos aquella frase que retumba de cuando le dieron una tremenda paliza “por maricón y por rojo”. Y por supuesto, me interesaba mucho hablar también de mujeres, porque para nosotras siempre existe esa doble invisibilidad cuando no somos heterosexuales y sufrimos la lesbofobia.

SHANGAY ⇒ También hablas de cómo folclóricas actuales han jugado abiertamente con dobles sentidos…
LIDIA GARCÍA ⇒ Hablo en concreto en el libro de una actuación de Isabel Pantoja cantando El señorito que me parece alucinante. La escribe Rafael de León cuando ya se puede volver a escribir sobre temas así, en los 70. De repente, la Pantoja sale vestida a interpretarla como si fuera un maromo, y era divertidísimo por la manera en que jugaba con el género.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué ha sido siempre un tabú tremendo la noción de una folclórica lesbiana?
LIDIA GARCÍA ⇒ Siempre lo ha sido para cualquier mujer en realidad. Y en el mundo del espectáculo siempre se ha apostado por trabajar con ciertos arquetipos de belleza y contentar la mirada masculina, de ahí que una mujer lesbiana sería doblemente penalizada. Por eso hay que celebrar ahora la visibilidad de artistas como María Peláe, que es una reina. Diría que es el único referente que existe ahora mismo, lo cual me da pena.

SHANGAY ⇒ ¿Escuchas algo que no sea copla?
LIDIA GARCÍA ⇒ A Lana del Rey..., porque le encanta a mi novia. Tiene gustos de gay melancólico [risas].

LIDIA GARCÍA PRESENTA ¡AY, CAMPANERAS! CANCIONES PARA SEGUIR ADELANTE (PLAN B) EL MARTES 15 DE FEBRERO, JUNTO A DIANA NAVARRO, EN EL TEATRO CIRCO PRICE de madrid

Relacionado

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.