fbpx
28/06/2022

De Nueva York a Granada: Joe Kottke nos cuenta sus dificultades como estudiante extranjero trans en España

26 mayo, 2022

Joe Kottke, estudiante de español y periodismo en Nueva York, ha querido compartir con nosotros sus experiencias como persona trans en un programa de intercambio en nuestro país.

En primera persona, Joe Kottke relata cómo se ha sentido durante los meses que pasó en España. Con total sinceridad, habla de sus experiencias en Granada, donde estuvo estudiando.

A juzgar por lo que cuenta, a pesar de que sentimos que vivimos en una sociedad bastante inclusiva, Joe Kottke nos hace ver, en base a lo que vivió, que sigue faltando mucho por hacer para que las personas trans sientan que hay espacios seguros en todas las ciudades que visitan.

Relacionado

“Como estudiante de español y periodismo en Nueva York, siempre había tenido ganas de viajar a España y participar en un programa de intercambio. Sin embargo, a veces puede ser difícil calibrar la seguridad del entorno para la gente LGTBIQ+, y específicamente para las personas trans.

España, como el resto de Europa y Estados Unidos, se enfrenta a un cambio político hacia la extrema derecha, con un crecimiento en el apoyo para el partido Vox, que ha hecho público su rechazo de la Ley trans.

No obstante, decidí ir a estudiar en Granada un semestre, del pasado enero hasta mayo. Mi universidad, la Fordham University de Nueva York, admitió mis necesidades especiales de vivienda y me instaló con una familia anfitriona comprensiva y amistosa.

Desde el principio, tuve la sensación de que, dejando aparte a mi familia de acogida y a mis amigos de Nueva York que también formaban parte del programa, no podía esperar una especial aceptación de personas trans como yo.

Durante los primeros días, tenía que tomar clases de gramática como preparación para el examen de nivel. Uno de los ejercicios requería ejemplos personales sobre nuestra vida sentimental, para demostrar la comprensión del tiempo condicional, y yo utilizé el lenguaje neutro para describirme a mí mismo.

Si se habla de personas no binarias, se utiliza el morfema ‘-e’ que sustituye los finales ‘-o’ y “’-a’. La Real Academia Española ha rechazado ese uso del lenguaje inclusivo porque estropea ‘la belleza’ del español.

En ese momento, la profesora me explicó que cuando alguien habla sin la terminación correcta, muchas personas españolas pensarán que el acto no es intencional, sino que eres tú quien no habla bien el idioma. Me dijo que necesitaba usar las terminaciones de género convencionales, sin darme más opciones.

Durante mi estancia en Granada me ha sorprendido que mucha gente española no acepta el uso de lenguaje inclusivo en ningún caso, especialmente cuando muchos países hispanohablantes de Latinoamérica han aprobado resoluciones para recomendar su uso. Por ejemplo, el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social en Argentina publicó un documento en 2020 que motiva que se evite el lenguaje sexista y limitante en cuanto a género.

Más allá de mis expectativas con el idioma, también tenía esperanzas en encontrar más diversidad en otros aspectos. Estaba acostumbrado a caminar por la calle sin sentir miradas fijas ni malas caras en Nueva York ante personas de la comunidad LGTBIQ+ o de cualquier procedencia. Al llegar a España, me di cuenta inmediatamente de que hay un look español (en cuanto de moda o presentación), y que enseguida resalta quien no encaja con las normas cisgénero.

Durante mi primer año como persona abiertamente trans en Nueva York, en 2020, dependía de The Stonewall Protests, un grupo que quedaba cada jueves para manifestarse y celebrar a la comunidad trans negra. Estar rodeado de personas que te animan a ser tú mismo sin vergüenza es indispensable para dar un paso que requiere mucha confianza en ti.

Por eso, me produjo una gran sensación de soledad que no hubiese una presencia significativa de la comunidad trans en Granada. Sin embargo, el Día Internacional de Visibilidad Transgénero asistí a una concentración de Granada Visible. Esta fue mi primera experiencia en un entorno en el que me sentía a gusto siendo yo, como me sucede siempre en Nueva York.

El evento me recordó que siempre hay una comunidad que te brinda apoyo, aunque a veces los espacios seguros no son visibles ni fáciles de encontrar. Pero también que en casi cada lugar, como me ha sucedido en España, la gente trans se enfrenta al juicio de los seguratas en las discotecas, o a la falta de baños all gender en establecimientos públicos, entre otros peligros.

Aun así, no puedo negar que me encantó Granada: las naranjas, la magia y la vida nocturna. Pero algo de la experiencia, de esa magia, se pierde cuando las costumbres del lugar optan por no reconocer tu existencia“.

Relacionado

También te gustará leer

Gilbert & George, Pussy Riot, Chelsea Manning y Owen Jones serán premiados en los Alan Turing LGTBIQ+ Awards

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.