fbpx
08/02/2023

Carla Antonelli: “No voy a llevar a mis espaldas la pesada piedra de la exclusión y la transfobia”

13 diciembre, 2022
Léetelo en 6 minutos

Hablamos con Carla Antonelli, una de las protagonistas de nuestro Anuario 2022, de qué pasará con la ley trans, del futuro del PSOE o de qué camino tomará ella tras su baja del partido.

Cuando nos sentamos a hablar un rato con Carla Antonelli, apenas unas semanas después de que abandonara la militancia del PSOE, es imprescindible comenzar la charla preguntándole cómo está... “Bien, estoy en el aquí y ahora, pisando tierra y siendo consciente de todo”, nos cuenta calmada. “Las decisiones no son flor de un día, son pensadas y meditadas. Son una consecución de hechos. Los vasos se van llenando y llega un momento en que rebosan. La más mínima mota de polvo hace que se vierta todo el líquido. Digamos que esta ha sido mi situación”, explica.

La que fuera diputada de la Asamblea de Madrid –la primera mujer trans en acceder a un cargo parlamentario en España–, con una trayectoria ligada al partido socialista desde el año 1997, solicitaba la baja del mismo por la gestión que se está llevando a cabo con la conocida como ‘ley trans’. “Mi herida se abrió el 9 de junio de 2020, cuando Carmen Calvo, como secretaria de Igualdad del PSOE, con el añadido de que era vicepresidenta primera del Gobierno, envía un argumentario a las asociaciones de toda España. Un panfleto transfóbico que supuraba una repugnancia inmensa, donde además se pretendía crear un triunvirato falaz y tendencioso porque, si se estaba a favor de la abolición de la prostitución y en contra de la gestación subrogada, había que estar en contra de la ley integral trans”, cuenta con total indignación y tristeza. “A mí se me rompió el corazón, estuve todo el mes llorando. Hasta que dije: ‘De mis ojos no va a salir mi una lágrima más. Guerra, guerra, guerra... vamos a dar. Vamos a vernos de frente, en el campo de batalla”.

Relacionado

Y así fue. Desde entonces, la actriz, activista y política canaria no ha dejado de trabajar para que esa ley saliera adelante. Una infructuosa lucha que vivió un punto de inflexión cuando el pasado octubre, el PSOE solicitó la quinta prórroga del plazo de enmiendas para la ley trans. “Parecía que estaba todo encauzado y, de pronto, se produce un terremoto en el Congreso de los Diputados, y parece que se va a perder todo por las presiones internas, por jugadas de última hora o por 60 señoras de otra época que se presentaron frente al Congreso pretendiendo torcer la voluntad de más de 47 millones de españoles; porque cualquier encuesta que se ha realizado hasta el momento ha sido favorable a la ley trans por abrumadora mayoría”, nos explica.

“Y cuando me llega la información de la intencionalidad de aumentar los plazos de enmiendas, con la aspiración a que desemboque en el año 2023, o de que incluso la ley no salga, entonces yo qué más podía dar. En mi nombre no, no voy a llevar a mis espaldas la pesada piedra de la exclusión y la transfobia. Por eso grité alto y claro que en mi nombre no, ni en el de mi militancia”.

“Carmen Calvo es la persona que más daño ha hecho al PSOE”

Y así fue como Carla Antonelli, con dolor y frustración, soltó la mano de un partido al que ha dedicado tantos años de trabajo. Un partido en el que, por todo lo acontecido, ha dejado de creer. “Tengo que hacer una separata obligatoria del partido socialista en el que he estado, militado, participado, de una manera u otra. Yo creo en el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero, en el de mi compañero Pedro Zerolo, en el de Ángel Víctor Torres… Lo que no reconozco es cómo el partido ha podido ceder ante brutales presiones de intereses espurios de personas con nombres y apellidos. Es terrible”.

Ante tal explicación, no podemos evitar preguntarle a quién no le interesa reconocer los derechos de las personas trans… “No es que no interese. Aquí ha habido una serie de personas que iniciaron un movimiento porque, a partir de diciembre de 2019, las carteras ministeriales se redistribuyeron y el Ministerio de Igualdad cayó en manos de Unidas Podemos. Y ahí se empieza a dinamitar cualquier cosa que sale de este ministerio. Mira lo que te voy a decir, sabiendo lo que digo: la señora Carmen Calvo le ha hecho un daño inconmensurable al PSOE”, sentencia con firmeza. “Todo por defender una bandera que pensaba que le estaba siendo arrebatada. Una bandera que ha dejado enfangada en el barro, esa bandera arcoíris de la que estábamos tan orgullosas, orgullosos y orgulloses. Es por esto que, repito, Carmen Calvo es la persona que más daño ha hecho al partido socialista”.

Este continuo debate sobre la ley trans, discurso que ha traspasado las barreras políticas y es ya un tema habitual en la televisión actual, resulta incómodo y perjudicial para todas esas personas trans, sobre todo jóvenes, que ven cómo sus derechos se han convertido en un arma política, un mero punto más de una escaleta de contenidos, y todo el mundo puede opinar sobre ellos. “Es lo más doloroso. Cuando lloro no es por mí, es por les niñes y adolescentes trans. Porque, si para cualquier adolescente es una edad complicada, no podemos imaginar cómo lo es para una persona trans, con la discriminación y los rechazos por la falta de normalización y concienciación social. Si a esto le añades un debate en el que se nos ha criminalizado y deshumanizado para luego atacarnos, ¿cómo te vas a sentir? Nos hemos convertido en teorías, y al hacerlo parece que deja de haber detrás seres humanos”, nos cuenta enervada.

No tiene mejores palabras para las feministas transexcluyentes, más conocidas como TERF (Trans-Exclusionary Radical Feminist), a las que considera “unas auténticas sinvergüenzas, pendencieras… Es realmente un deshonor que digan que enarbolan algo tan digno como es el movimiento feminista, al que flaco favor le están haciendo. Hay glorias caducas que se resisten a la nueva ola del feminismo, que viene empujando fuerte. Pero, afortunadamente, el feminismo de verdad se escribe con mayúsculas”.

“Me he dado de bajar del partido socialista, pero no del socialismo”

A pesar de este cielo nublado por el odio y la desigualdad, Antonelli sí vislumbra algo de luz al final del túnel. “Si no fuera optimista, ya no estaría aquí, ya habría sucumbido como hicieron tantas personas en las drogas, en la falta de seguridad, en medio de la pandemia del sida, en el suicidio… Yo, afortunadamente, aunque llegue la noche y me pese el cielo, siempre he pensado que mañana será otro día, y que siempre brillará el sol”.

Respecto al mañana se nos presentan algunas cuestiones importantes. La primera de ellas es qué pasará con la ley trans, y Carla lo tiene claro. “Saldrá, porque vamos a llegar hasta el final. No vamos a renunciar, en esto me va la vida”, dice con firmeza. Y respecto al futuro del PSOE, se muestra algo menos esperanzada. “Yo espero que reflexione, todavía está en capacidad de retroceder con las enmiendas que ha metido a su propia ley, que son un auténtico caballo de Troya”, explica.

Más allá de esta ley y del partido socialista, prefiere no hacer cálculos acerca del futuro político de España, porque “vivimos unos momentos en los que el mañana solo lo dirime el hoy”, afirma. “No hay duda de que la extrema derecha está utilizando al colectivo LGTBIQ+ como chivo expiatorio y para la búsqueda de titulares. Eso no quiere decir que no vayan a hacer todo lo que dicen. Si tienen la oportunidad, no duden ni por un momento que lo harán. Y luego, el PP es que no hace nada… Normalmente es cobarde, porque cuando gobierna no deroga la ley del aborto ni el matrimonio igualitario, y va más allá, porque son los primeros que utilizan esos derechos”, cuenta, subrayando los sinsentidos de algunos políticos de la agrupación azul, como es el caso de Javier Maroto. “Ahora dice que va a derogar la ley trans, igual que el matrimonio igualitario, ¿no? Que parece mentira que haya que recordarle que él utilizó esa ley para casarse, con un invitado de honor, don Mariano Rajoy Brey, el mismo que presentó un recurso contra ella”, recuerda incrédula. “Yo ahí solo pienso en la frase de Julio César: ‘¿Tú también, Bruto?”.

Y, para terminar, la última de las incógnitas de esta entrevista es qué camino tomará ella. “Yo soy, he sido y seguiré siendo activista”. Eso sí, descarta cambiar de color político. “Me he dado de baja de la militancia del partido socialista, pero no del socialismo. No me veo militando en ningún otro partido en estos momentos”. ¿Su próximo proyecto? “La vida, que se seguirá escribiendo..., y me seguirá sorprendiendo”.

FOTOS: SALVA MUSTÉ
MAQUILLAJE Y PELO: álvaro sanper para i.c.o.n. spain

Relacionado

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.