El Orgullo de (tener a) María Jiménez: no, esto no "se acabó"

Podemos presumir de haberla tenido en nuestro Orgullo, en nuestros Premios Shangay. Porque María Jiménez era una más de las nuestras...

Maria Jiménez
Maria Jiménez
Nacho Fresno

Nacho Fresno

Plumilla poliédrico -escondido tras una copa de dry martini- que intenta contar lo que ocurre en un mundo más absurdo que random.

7 septiembre, 2023
Se lee en 4 minutos

Temas: ,

Mujer de raza, rompedora, sin pelos en la lengua, abanderada de la lucha contra la violencia de género con su fundación… Todo eso es lo que ahora podremos escuchar y leer sobre María Jiménez. Y todo eso es verdad. Pero nosotros podemos presumir de haberla tenido en nuestro Orgullo, en nuestros Premios Shangay. Porque María Jiménez, que nos ha dejado esta madrugada del 7 de septiembre, era una más de las nuestras. Como también lo era María Teresa Campos.

En el año 2002, en los segundos premios de nuestra revista, recibió el galardón a la Mejor Artista Nacional. Nuestros lectores así lo quisieron. Y los lectores nunca se equivocan. «Yo vengo a entregar un premio, y estoy nominada a un premio, pero no creo que me lo vayan a dar. Si me lo dan, encantada», dijo a su llegada. A la salida, emocionada, se mostró encantada de ser «un icono gay», pues en aquellos años aún no se habían impuesto las siglas LGTBI+.

Ese mismo año, se pavoneó, vestida de pavo real, en el Orgullo. Y fue la sensación. «Me siento un poco bandera de mucha gente, y pienso que esa frase [«el no follar se va a acabar», que se usó para la promoción de su mítico disco Donde más duele, en el que salía envuelta en plumas] lo ilustra a la perfección. Es que yo soy muy maricona, me siento muy maricona. Me encanta el mundo gay y mi forma de ser es muy gay», le dijo a Agustín Gómez Cascales en una entrevista que publicamos en Shangay.

Maria Jiménez

María Jiménez en Joy Eslava, en la entrega de los Premios Shangay en el año 2002.

Maria Jiménez

Musa de travestis y transformistas, la Jiménez siempre vivió entre plumas. «Es un mundo que conozco desde chica, porque en casa de mi madre siempre había muchos maricones, le encantaba estar rodeada de ellos. Así que lo mío viene en los genes. Me encanta ver a los travestis cantando mis canciones, porque yo soy muy difícil de imitar. Nunca interpreto dos veces de la misma manera. Lo mío es espontáneo, así que a lo único a lo que se pueden agarrar es a la patadita esa que suelto de vez en cuando. No me canso de ir a locales de travestis a verlos actuar, se descubre a gente maravillosa. Y sentirse querida es importante, te llena de satisfacción y amor«, continuaba entonces.

Y tanto que era difícil de imitar. Era única en todo. Flamenca como pocas, su estilo personal cautivó a todo tipo de público, desde la duquesa de Alba (su hija, Eugenia Martínez de Irujo, era íntima suya, además de una seguidora incondicional) hasta los gitanos de los tablaos. María Jiménez era el más claro ejemplo de mujer transversal antes de que ese término se prostituyera de tanto usarse en vano.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Shangay (@shangaycom)

Y rompedora. Su vida, de auténtico drama, fue portada de revistas durante décadas. Mi querida Margarita Penche, alma de Semana durante esos años, lo sabe muy bien. ¡Cómo la cuidaba antes de que las cámaras de televisión quitasen todos los filtros!

Su doble matrimonio con Pepe Sancho, con dos divorcios; la trágica muerte de su hija, que la marcó para siempre. Y los malos tratos sufridos en una relación que entonces se vendió como una especie de Liz Taylor y Richard Burton patrio. Lo que en Hollywood eran joyas y diamantes, aquí eran batas de cola y paellas en Manises…. Su reciente ingreso hospitalario, del que salió de manera milagrosa.

Ha muerto María Jiménez. Dos días después de La Campos, quien tantas veces la llevó a su programa. Hoy, todos los medios destacan su valentía, su coraje y su temperamento. Pero nosotros podemos decir, con orgullo, llevándole la contraria a su famosa canción, que no, que esto no «se acabó»: el Orgullo de tener a María Jiménez entre nosotros, es muy grande. Eterno.

Shangay Nº 564
Portada de la revista Anuario 2023
  • Junio 2024
Shangay Voyager Nº 39
Portada de la revista Shangay Voyager 39
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023