La experiencia de dos mujeres trans en IM Gender: “Fue cerrar los ojos y, al abrirlos, volver a nacer”

Ambas denuncian la falta de información y preparación en la salud pública para saber cómo atender al colectivo, y nos cuentan su experiencia en IM Gender.

IM Gender asiste a las personas trans ante la falta de información en la sanidad pública
IM Gender asiste a las personas trans ante la falta de información en la sanidad pública
Raquel Mayordomo

Raquel Mayordomo

Estudiante de Periodismo que va saltando de obsesión en obsesión según pasa el tiempo, pero siempre vuelve a donde fue feliz (Glee).

19 marzo, 2024
Se lee en 4 minutos

Temas: , , , ,

Danna y Noa son dos mujeres trans que residen Málaga y Valencia. Ambas se operaron de vaginoplastia en IM Gender tras sufrir malas experiencias en la sanidad pública. La falta de comprensión, información y preparación hacen que el colectivo trans sufra discriminación en sus visitas al médico. Es por eso que la unidad especializada de IM Gender se encarga de darles la atención y cuidados necesarios antes, durante y después de sus cirugías.

Danna es una joven malagueña de 20 años que se realizó una vaginoplastia y un aumento de pecho en noviembre de 2023. Antes de la operación, tuvo varias situaciones incómodas con su endocrinóloga. Tras informarle sobre su intención de operarse, le preguntó si debía cambiar su hormonación. La única respuesta fue darle cita para cinco meses después, en la que no recibió ningún tipo de información. «Creo que mi endocrinóloga no está preparada para atender a personas trans. Seguro que sabe de hormonas, pero no de personas trans, de nuestra realidad», explica la joven.

Lo peor para Danna llegó cuando su endocrinóloga se opuso a su operación. «Salí destruida de aquella consulta. Sus ideas personales y su falta de sensibilidad estaban condicionando mi tránsito. Y una vaginoplastia es salud, no es algo estético puramente», afirma. Ya cuando comenzó su hormonación, la médica le hacía preguntas incómodas a su madre, como qué llevaba puesto su hija en la comunión o qué juguetes le gustaban de pequeña. «Ella no es psicóloga para valorarme de esta manera, fue una falta de sensibilidad que me afectó», cuenta Danna.

La pesadilla acabó cuando decidió operarse en IM Gender. «No solo me dieron toda la información que necesitaba sobre mi nueva vagina, sino que iban resolviendo todas mis dudas. Así llegas a la cirugía sin miedo, segura y sintiéndote apoyada y comprendida», sentencia Danna. Cuando se sometió a la cirugía, “fue cerrar los ojos y, al abrirlos, volver a nacer”. La joven asegura que se había informado mejor solo con el perfil de Instagram de IM Gender que con sus médicos de salud general.

Noa se operó hace más de diez años en IM Gender, y asegura que fuera de este centro no ha recibido instrucciones sobre cómo cuidar su salud, a quién dirigirse o qué seguimiento le tienen que hacer en sus visitas al médico. Por ello, expone que «la sanidad pública no está preparada para atendernos».

La mujer explica que no tiene quejas de su médico de cabecera, pero considera que ni está preparada ni tiene las herramientas necesarias para atender a las personas trans. Un desconocimiento que puede afectar gravemente a la salud de este colectivo.

Sin embargo, su experiencia con IM Gender fue muy distinta. Aunque haya pasado más de una década, sigue acudiendo a hacerse revisiones a Barcelona, porque «de otra manera no llevaría ningún control sanitario». Por su hormonación, sí que acude de forma anual al endocrino, pero más allá de los análisis, no consigue otro seguimiento de su salud.

Ambas mujeres son claras, y ven importante que la sanidad, tanto pública como privada, las tenga en cuenta. Para ello, hay que informar a los sanitarios y actualizar los protocolos existentes. «Es fundamental abordar estos problemas y trabajar hacia un sistema que respete y valore la diversidad de todas las personas, pero también debemos tener en cuenta que las personas trans necesitan información sanitaria para saber cómo cuidar su salud en las diferentes etapas de la vida”, explica el Dr. Ivan Mañero, director de la Unidad de Género IM Gender de IM Clinic, que cumple 25 años de experiencia en este campo.

«Esto implica no solo reconocer la diversidad de identidades de género, sino también tener en cuenta otros factores, como el origen étnico, la orientación sexual, la edad y la situación socioeconómica”, incide el Dr. Mañero. En 1999, la unidad de género de IM Clinic ya atendía a personas trans, pero en 2002 y ante el aumento de casos, se creó una unidad especializada. IM Gender lleva más de 20 años trabajando para ofrecer a este colectivo un equipo especializado que atienda sus necesidades y demandas. Para más información:

Carrer de Víctor Hugo, 24 · 08174 Sant Cugat del Vallès · Barcelona
T. 900 82 82 09
T. 933 01 30 40

Calle Serrano, 76 – 1º dcha · 28006 Madrid
T. 900 82 82 09
T. 915 60 43 43

Shangay Nº 562
Portada de la revista Anuario 2023
  • Abril 2024
Shangay Voyager Nº 37
Portada de la revista Shangay Voyager 37
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023