Ruslana ('OT 2023'): "Mejor que hablen mal de mí a que no hablen, ¿no?"

La cantante se desmelena con su versión más gamberra en 'Las chicas malas desafinan', donde mete algún que otro zasca a su paso por el famoso concurso.

Ruslana en exclusiva para Shangay.
Ruslana en exclusiva para Shangay. (Carlos Villarejo)
David Pallarés

David Pallarés

Con siete años vi a Madonna besarse con Britney Spears en la tele y desde entonces mi vida cambió.

4 abril, 2024
Se lee en 5 minutos

Temas: , ,

Cuando Ruslana apareció en el plató de Operación Triunfo 2023 cantando el mítico I Love Rock’n Roll, fue toda una declaración de intenciones. La cantante ha dejado muy claro desde el principio del concurso que sabe lo que quiere, a pesar de ser la más joven de la edición. Su paso por el concurso no ha estado exento de polémica. Se comentó mucho cómo el programa intentó derivar su carrera hacia un pop más comercial y convertirla en una nueva Aitana, pero ella se rebeló y reivindicó que lo suyo era el rock. Para muchos eso supone un punto de inflexión en su recorrido, e hizo que el jurado le diera una de las puntuaciones más bajas al final del concurso, cuando había sido una de las que más exigencias tuvo en la Academia.

Con tan solo 18 años, se muestra como una de las artistas más maduras que han salido del programa, y eso se ve reflejado en este primer single que sirve como carta de presentación. Las chicas malas desafinan es el primer tema que lanza tras convertiste en la flamante tercera finalista de OT.  Hablamos con ella sobre ser una chica mala, su paso por el formato y las polémicas que la han rodeado.

SHANGAY ⇒  ¿Se acostumbra una a esta nueva vida?
RUSLANA ⇒ Al principio cuesta un poco, porque pasas de la nada, de estar en tu casa, a toda esta locura. Pero es increíble la oportunidad que se nos ha brindado. Poder asistir a un montón de eventos, conocer a mogollón de personas a las que admiraba de antes, hacer entrevistas y, sobre todo, poder sacar tu música y vivir este sueño. No te voy a mentir, a mí no agobia nada de esto. Creo que cuando te presentas a un programa llamado Operación Triunfo lo que buscas es… triunfar. Y eso conlleva mucha exposición, así que hay que entender que eso implica que mucha gente opine de todo lo que hagamos. Solo hay que saber a qué darle importancia.

«Es más fácil contar cosas cantando que hablando»

SHANGAY ⇒ ¿Te ha dado pudor escribir Las chicas malas desafinan?
RUSLANA ⇒ Ha sido muy liberador. Siempre me parece que es más fácil contar cosas cantando que hablando, así que hacer este tema ha sido muy chulo. El equipo que lo hemos creado ha entendido al 100% lo que quería hacer y ha sabido plasmar a la perfección mi esencia. Hacer una canción así es lanzarte al vacío, pero yo no podía hacer otra cosa.

SHANGAY ⇒ En la letra hay alguna pulla contra Buika, jurado del programa, y también de la nota que te pusieron en la valoración final del concurso…
RUSLANA ⇒ [Risas] Hay muchas cosas en la letra. Yo sabía que eso podría ser comentado y criticado, así que estaba preparada, pero mira… Mejor que hablen mal de mí a que no hablen, ¿no?

«Nadie sabe mejor que yo el trabajo y el esfuerzo que he hecho»

SHANGAY ⇒ Fuiste una de las que tuvieron más exigencia en el concurso… ¿Cómo llevaste la presión?
RUSLANA ⇒ No fue fácil. Hubo unas semanas en las que parecía que me querían llevar hacia el baile, que para mí es una parte fundamental y quiero seguir manteniendo en mis shows, pero tal vez llevándolo más al rock. Me encanta bailar, y eso hizo que me pusieran cada semana un reto distinto con el que tenía que superarme. Insisto en que fue muy guay verme en esos retos y poder superarlos, pero hubo un momento en que me agobié porque creía que no podía dar más de mí misma. Y claro, esa exigencia y toda la presión de ser la mejor todo el rato chocaba con las valoraciones del jurado, que me hacían sentir que no había sido suficiente. Su opinión es el único feedback que tenemos ahí dentro, y a veces cuesta gestionarlo. Llegué a la conclusión de que lo más importante era lo que yo pensaba y sentía: nadie sabe mejor que yo el trabajo y el esfuerzo que he hecho.

SHANGAY ⇒ Esta edición ha estado marcada por la diversidad y la representación LGTBIQ+… ¿Cómo lo has vivido tú desde dentro?
RUSLANA ⇒ Creo que nos hemos mostrado tal y como somos con nuestros grupos de amigos de fuera, sin prejuicios, sin caretas… Hemos sido el reflejo de nuestra generación. Una generación libre y diversa. Cada uno ha vivido una evolución artística enorme, pero también una personal muy heavy, y no es fácil estando en un sitio con decenas de cámaras grabando todo lo que hacemos. Es muy importante habernos mostrado tan naturales con todos estos temas para que alguien más joven nos vea y se sienta identificado.

SHANGAY ⇒ Después de Las chicas malas desafinan, ¿qué podemos esperar ahora?
RUSLANA ⇒ Quiero preparar mucha música nueva que sorprenda a la gente. Mi estilo voy a llevarlo hacia Måneskin, Avril Lavigne, Yungblud… Ese pop-rock dosmilero y gamberro, pero llevándolo a mi propio estilo. Aún me estoy encontrando y probando cosas, pero es lo que quiero hacer ahora, y fusionarlo con otros géneros. Ahora mismo también están en España artistas como Walls y Samuraï, a los que admiro y también tengo como referentes.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo ha cambiado Ruslana en todos estos meses?
RUSLANA ⇒ Me siento más madura, sé lo que quiero hacer, o al menos tengo más idea de cómo exactamente puedo llegar a hacerlo. Quiero cantar, quiero sacar mi música y dar conciertos, y estoy empezando a saber lo que necesito para conseguirlo. Antes no tenía un equipo, ni me estaba moviendo mucho. Ahora tengo la tranquilidad de, al menos, tener la idea de que todo lo que soñé puede llegar a ser posible.

FOTOS: CARLOS VILLAREJO
VÍDEO: PABLO CARRASCO DE JUANAS
AYUDANTE: RAQUEL MAYORDOMO

Shangay Nº 562
Portada de la revista Anuario 2023
  • Abril 2024
Shangay Voyager Nº 37
Portada de la revista Shangay Voyager 37
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023