Eugenia Martínez de Irujo y el mundo LGTB: “La nobleza debe adaptarse”

Heredó muchas cosas de su madre, la recordada duquesa de Alba, pero, sin duda, una de las más significativas es su estrecha vinculación con el mundo gay: “¡Que cada uno haga lo que quiera! Hoy en día, lo raro es que no se acepte con naturalidad. Me parece antediluviano”.

¿Eugenia Martínez de Irujo portada de una revista gay dedicada a la gastronomía? Podría parecer raro. Pero no tiene por qué. Con una forma de ser (y de pensar) que heredó de su madre, la recordada XVIII duquesa de Alba, Eugenia no tiene la personalidad típica que podríamos etiquetar a un miembro de la más alta aristocracia española. Mantiene, como Cayetana, su madre, una estrecha relación con el mundo LGTB, que va más allá del tópico y típico “yo tengo muchos amigos gays” (que, tenerlos, los tiene) o “es que me muevo en un ambiente de artistas, en el mundo del cine o de la música” (cosa que también es verdad). Pero no. Su relación con el mundo gay es mucho más natural y fluida. Mucho menos impostada que esos estereotipos, aunque sean ciertos.

Cuando le propusimos ser portada de Shangay, no lo dudó: “Cuando quieras”, fue su repuesta. Y, por supuesto, la cazamos al vuelo. Es uno de los personajes más cotizados por la prensa y no quisimos dejar pasar esta oportunidad. Nos encontramos con Eugenia feliz y radiante, sin pelos en la lengua, y nos cuenta cómo es la relación de la nobleza con el mundo LGTB, cuáles sus gustos gastronómicos y sus aficiones culinarias. Sin cortapisas, en todos los frentes, Eugenia vuelve a demostrar que es una rara avis y que sus respuestas no están ceñidas a un patrón preestablecido: “No me gusta estar encasquetada en un sector, creo que en la variedad está lo perfecto”.

SHANGAY ⇒ Así, a bocajarro, ¿por qué has querido posar para Shangay con la pereza que te da hacer reportajes?
EUGENIA MARTÍNEZ DE IRUJO 
⇒ Es cierto que soy muy anti fotos, pero es porque no me gustan, no por otra cosa: detesto lo de posar, pero Shangay es una revista en la que me apetece estar.

SHANGAY ⇒ A veces tengo la sensación de que te mueves en muchos mundos, muy variados, y que no encajas al cien por cien en ninguno de ellos... ¿Te sientes una especie de outsider?
EUGENIA ⇒ No, nunca me he sentido así. Lo que ocurre es que me encantan las mezclas de gentes, y estar en todo tipo de ambientes. Aunque mucho más en unos que otros, ¿eh? [estalla en carcajada]. Pero sí, me siento cómoda mezclando: creo que en la variedad está lo perfecto. A lo mejor a la hora de hacer una reunión de amigos, o una fiesta, pues me encanta juntar a gente de varios ambientes, no me gusta nada estar encasquetada solo en un sector. Me siento más cómoda así . Aunque soy también muy de mis amigos de toda la vida, los que tengo desde el colegio, con once o doce años. Pero sí, tengo muchos amigos en el mundo del cine, en la música, del arte...


Chaleco Max Mara
Pantalón Maje
Anillos y colgante Tous
Al fondo, fotografía Juan Baraja sobre aparador diseño de Mario Ruiz, de Punt Mobles.
En el rostro le hemos aplicado Creme Accelerated Ferme de BIOTHERM BLUE THERAPY

SHANGAY ⇒ ¿Y en cuál de esos ambientes es dónde podemos ver a la Eugenia más feliz?
EUGENIA
 ⇒ Ay, con mis animales... Sin duda. Me apasionan.


“¿Que en mis sucesores haya dos duques o dos duquesas de Montoro? Pues no tendría ningún problema, ¡ya ves!”


SHANGAY ⇒ Has heredado muchas cosas de tu madre, y una de ellas es tener una gran empatía con  el mundo gay… Sin caer en el tópico de que ella, como tú, se movía mucho en el mundo artístico, ¿hablaste con ella en alguna ocasión del tema? De todos tus hermanos, la única que tiene ese rollo eres tú...
EUGENIA 
⇒ Bueno, Jacobo [su hermano editor, que es conde de Siruela] quizás también. No, nunca hablamos del tema. Surgió de forma natural, la vida evoluciona. Yo es que lo veo con toda naturalidad y... bueno, es como mi hija, que lo ve todo con una naturalidad.nnn Es como antes, en los colegios, lo de los padres separados, pues chocaba mucho. Y lo del mundo gay, pues igual. ¡Que cada uno haga lo que quiera! Hoy en día, lo raro es que no se acepte con naturalidad. 

SHANGAY ⇒ Pero, por otro lado, la aristocracia es reacia a los cambios. En los últimos años ha tenido que adaptarse, en cuestiones legales, a asuntos como el matrimonio homosexual, que cambia asuntos tan espinosos como la cesión o herencias nobiliarias. ¿Cómo se vive desde dentro?
EUGENIA
 ⇒ Es que me muevo muy poco en el mundo de la nobleza [carcajada]. No te creas tú que puedo opinar mucho. Lo que espero es que se vaya a adaptando, si no es así pues ya te digo que me parece de tener las cabezas muy cerradas. Me parecería antediluviano. Y en el sentido legal, pues asiste el derecho. Por supuestísimo. Eso no veo que no pueda ser así.

Eugenia es muy sincera sobre si sus sucesores fueran LGTB, sigue leyendo

Página 1 de 3