Pol Monen: “Hay un tabú en torno al desnudo que no me explico”

Está lanzado, y no tiene intención de poner el freno. Viajero apasionado, como actor Pol Monen también está embarcado en estos momentos en una fascinante expedición profesional, acelerada a raíz de su nominación al Goya por la película 'Amar'. Así está viviendo esta gran aventura.

 

POR: Agustín Gómez Cascales

CAMISETA AUSSIEBUM
CAZADORA LEVI'S
CINTURÓN LOUIS VUITTON
JEANS LOVE MOSCHINO

Es de lo más nervioso... y curioso. Para liberar tensión, Pol Monen apuesta por el boxeo y la natación. Para saciar su curiosidad cuenta con dos vías principales, la interpretación y el turismo. Porque al joven actor revelación, que se quedó a las puertas de un Goya este año por Amar, de Esteban Crespo, le encanta viajar. En el sentido metafórico, a través de sus personajes, y también literal.

No solo le gusta descubrir sitios nuevos, también redescubrir destinos que le apasionan. “Viajo todo lo que puedo, es en lo que más dinero me gasto”, confiesa. “No reparo en el dinero a la hora de ver obras de teatro y de viajar”. Cuenta que suele escaparse principalmente con amigos, y ya tiene en mente los próximos destinos que pretende visitar este año: “Ya es seguro que iré a Londres, a Tailandia y a Ámsterdam, donde quiero pasar un par de semanas”

No es la primera vez, ni mucho menos, que visitará la capital del Reino Unido. Es uno de sus destinos recurrentes. “Porque aprovecho para ver mucho teatro. Si puedo, voy al menos dos veces al año. Mi próxima escapada será en verano”. Y no solo porque quiera ponerse al día en cuanto a la cartelera teatral. “Me encanta el tenis, y quiero ir a Wimbledon”. Le gusta volver a sus lugares preferidos. El ejemplo más evidente: Jesusalén. “Es la ciudad que más me gusta de entre todas en las que he estado, me resulta mágica, tiene mucha intensidad”, explica. “Me interesa mucho la cultura judía, incluso estudié hebreo cuatro años. Y el magnetismo y los contrastes de Jerusalén me resultan impresionantes”. Además de visitar lo más característico de cada ciudad, a Pol también le gusta explorar rincones menos turísticos. “Lo suyo es buscar un equilibrio”, explica. “Porque no puedes ir a Granada y no visitar la Alhambra”. Incluso, siendo más joven, buscaba otros objetivos en sus primeros viajes. “Con el dinero que gané con la publicidad siendo adolescente, me fui durante cuatro veranos seguidos a estudiar inglés en Estados Unidos”.


“Es importante mostrar a las nuevas generaciones que hay muchos tipos distintos de cuerpos, y que no pasa nada por ser diferente. Hay que romper con el canon único establecido”


Cuando está en su último año de formación interpretativa en el estudio de Juan Carlos Corazza, Pol Monen todavía está asimilando el viaje que le ha supuesto protagonizar Amar de Esteban Crespo, su primer protagonista en cine, que le ha valido incluso una nominación al Goya como mejor actor de reparto. El lunes después de su nominación, recibió tres ofertas de trabajo, nada menos. Se decidió por el thriller Tu hijo, de Miguel Ángel Vivas, que rueda actualmente en Sevilla. Tiene claro que su candidatura al Goya, a pesar de no ganar, le trajo lo que realmente quiere: “Trabajo. Tengo 23 años, no tengo necesidad de reconocimiento sino de trabajar”. Reconoce que tuvo esperanzas hasta el último momento, aunque era consciente de que el favorito era Eneko Sagardoy, y se tomó muy bien su derrota.


Continúa leyendo el reportaje de Pol Monem, pasa página

Página 1 de 5