17/10/2019

Ernesto Alterio y Chevi Muraday, ¿bailamos?

13 octubre, 2014
Léetelo en 6 minutos

Hace un año, Chevi Muraday sorprendía con Return, el espectáculo –actualmente de gira por España, al igual que la gayfriendly Cenizas– en el que Marta Etura se revelaba como bailarina. Ahora es otro actor, Ernesto Alterio, el que se pasa a la danza de la mano del coreógrafo y bailarín con En el desierto, un montaje con textos de Pablo Messiez y Guillem Clua y un elenco de siete intérpretes que completan Alberto Velasco, Ana Erdozain, Sara Manzanos, David Picazo y Maru Valdivielso. El montaje, que puede verse en la sala 2 de Las Naves del Español (Pº de la Chopera, 14) de Madrid hasta el 26 de octubre, es una libérrima reflexión sobre la identidad –también sexual y con guiños LGTB– inspirada en una serie de personajes históricos.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo surge esta colaboración?

CHEVI MURADAY ⇒ Conozco a Ernesto por su trayectoria profesional y habíamos coincidido en alguna ocasión. Nos hemos seguido el uno al otro, yo sabía que él tomaba clases de danza con gente que conozco y tenemos amigos en común. Con Marta Etura fue distinto porque somos amigos y nos vemos mucho, aquí ambos sabíamos que existía una admiración mutua y que queríamos trabajar juntos. Hubo un encuentro maravilloso, una de esas pocas cosas que te pasan en la vida, en la Nochevieja de 2013, en el que nos pusimos a bailar espontáneamente.

ERNESTO ALTERIO ⇒ Fue una improvisación muy divertida durante una fiesta en mi casa. Conocía la trayectoria de Chevi y soy un gran fan de su trabajo.

SHANGAY ⇒ ¿Ahí está el germen de En el desierto?

CHEVI ⇒ Sí, es un trabajo surgido de esa espontaneidad y admiración, algo que está reflejado en la obra. Como bailarín y coreógrafo sentí que había sido un encuentro muy orgánico en el que Ernesto respondía con un gran conocimiento del cuerpo y el espacio. Al poco nos llamamos sorprendidos con la idea de hacer algo juntos.

ERNESTO ⇒ Seguí un impulso que nació ahí, que sentí como cierto y que quería ver, sin miedo, adónde me llevaba. Para mí está siendo el descubrimiento de un lenguaje completamente nuevo.

SHANGAY ⇒ Ernesto, ¿de dónde te nace la inquietud por la danza?

ERNESTO ⇒ Todo lo que tiene que ver con el movimiento, el cuerpo en el espacio y en escena me interesa. Me he acercado a la danza tomando clases en Carmen Senra o Karen Taft. Últimamente estaba más interesado en el contact improvisation, quizá porque también soy músico y me gusta mucho lo espontáneo. Tuve experiencias con el Teatro de la Danza donde sí había algo de baile, pero sobre un terreno teatral, y esto es otra cosa. Todas esas incursiones previas abonaron el terreno para que este encuentro con Chevi sucediera. Siempre he sentido que un movimiento en escena puede ser más poderoso que mil palabras.


«UN MOVIMIENTO EN ESCENA PUEDE SER MÁS PODEROSO QUE MIL PALABRAS» (ERNESTO ALTERIO)


SHANGAY ⇒ Chevi, ¿te estás especializado en convertir a actores en bailarines?

CHEVI ⇒ No pienso en ningún momento que son actores metidos a bailarines, son grandes intérpretes. Lo que me interesa es lo que me pueden llegar a contar. Es verdad que no tienen formación de bailarines, pero son actores con un trabajo corporal indescriptible. Te aseguro que lo que hace Ernesto en escena solo lo puede hacer él; tiene texto, toca el piano y trabaja con el cuerpo con una verdad absoluta. Ha trabajado tando el personaje que la coreografía le pertenece a él.

SHANGAY ⇒ En el caso de Ernesto, ¿hay miedo a ser visto como un intruso en el mundo de la danza?

ERNESTO ⇒ Inevitablemente lo piensas, pero estoy tan metido aquí que no me da la cabeza para pensar en otras cosas. Esto ha sido un proceso de cinco meses muy intensos. Solo pienso en el disfrute que ha sido en todo momento.

CHEVI ⇒ Yo te digo lo que van a pensar: “¡qué cabrón!”. Qué maravilla poder interpretar como él.

Fotos: miguelangelfernandez.net

¿Qué personaje LGTB ha inspirado a uno de los bailarines de En el desierto? Descúbrelo en la página siguiente

SHANGAY ⇒ Chevi, vuelves a contar con Pablo Messiez, Guillem Clua y Alberto Velasco. ¿Qué te aporta cada uno de ellos?

CHEVI ⇒ Su universo personal. Yo puedo coordinar o dirigir, pero es un proyecto colectivo en el que todos contribuyen. Ernesto lo hace con su música y su interpretación, Pablo con sus maravillosos textos, Guillem con textos y dirección de personajes y Alberto con su arte, es grande como él solo. El trabajo con Pablo y con Guillem me ayuda a saber qué es lo que quiero contar. Sería incapaz de trabajar sin los textos de Pablo. Además, tenemos una forma muy particular de trabajar, porque prácticamente no nos vemos. Yo le cuento todo cuatro meses antes y él empieza a escribir desde la distancia. Guillem no, él se involucra mucho en los ensayos.

SHANGAY ⇒ Return trataba de la idealización del amor y Cenizas sobre lo tortuoso de las relaciones. ¿De qué va En el desierto?

ERNESTO ⇒ Planteamos un desierto como una manera de hablar de la nada o el vacío, un lugar al que han sido relegados los personajes que presentamos. Hablamos de cómo se ha ido relegando la cultura hacia un lugar desértico, un espacio en el que, a partir del momento en el que se encuentran dos personas, ya se da cabida a la creación. Son personajes que danzan, hablan, hacen música y manipulan la escenografía, pero que pasan un tránsito complicado hasta que se dan cuenta de que juntos pueden construir muchas cosas.


«EL PERSONAJE DE ALBERTO VELASCO ESTÁ INSPIRADO EN LA ÚNICA MAQUI HERMAFRODITA DE LA POSGUERRA» (CHEVI MURADAY)



Para su personaje de En el desierto, Alberto Velasco se ha inspirado en la única maqui transgénero de la posguerra que se conoce.

SHANGAY ⇒ Es un montaje que juega con el simbolismo, cada personaje representa una idea.

CHEVI ⇒ Los personajes nacen a partir de siete personajes de la historia universal. Nos hemos inspirado en ellos para crear nuestros propios personajes. El mío, por ejemplo, vendría a ser un bufón de la corte de Shakespeare. El de Alberto Velasco está inspirado en la única maqui hermafrodita de la posguerra española que se conoce, una mujer que fue educada como hombre y durante la Guerra Civil emergió como mujer. Alberto ha utilizado esa capacidad para convocar tanto el poder masculino como el femenino.

ERNESTO ⇒ Yo partí de ciertos aspectos de El Quijote como un tipo que tiene visiones, pero también del Gregor Samsa de La metamorfosis de Kafka y más cosas que aparecieron por el camino.

Fotos: Ignacio Urrutia

Otras historias relacionadas:

> El dulce momento del Ballet Nacional de España

> A escondidas, la película gay española del momento

> ¿Qué hace Carmen en el Teatro de la Zarzuela?

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.