23/07/2019

Oriol Nolis: “No voy a renunciar a ser quien soy”

22 diciembre, 2014
TRAJE: DIOR HOMME
CAMISA: HOMINEM
CINTURÓN: DOLCE & GABBANA
JERSEY: LANVIN 

El final de año ha coincidido para el popular periodista con un inesperado cierre de etapa. De la noche a la mañana fue destituido el pasado noviembre como presentador del Telediario Fin de Semana de La 1 de Televisión Española, y de repente tuvo que plantearse su futuro inmediato, algo que no tenía en absoluto previsto. “Esas cosas pasan en este trabajo”, cuenta con un aplomo envidiable. “Igual que cuando haces una prueba no te esperas que te vayan a coger, cuando te comunican que has terminado tampoco te lo esperas”. No se le ve en absoluto agobiado, y su positiva manera de enfrentarse a esta situación inesperada nos permite ir descubriendo cómo es Oriol. “En los dos últimos años han pasado muchísimas cosas. Cuando llegué al Telediario había otro Papa, otro Rey, otro presidente del Barça… Han sido muy intensos, y he podido vivir y contar muchas cosas desde una plataforma en que uno se siente un privilegiado”.

Oriol Nolis se había convertido en un rostro familiar que nos habíamos habituado a encontrar durante el fin de semana al poner los Telediarios de La 1. Provenía de la delegación de TVE en Cataluña, donde comenzó su carrera en el año 2000, y su llegada a los informativos de fin de semana de la cadena pública en enero de 2013 fue muy celebrada. No era tan habitual ver a un presentador tan joven –ahora tiene 36 años– y bien parecido dando las noticias. “Me llamó la atención que se comentara tanto”, confiesa. “Quizá no hay tantos de esa edad, es verdad… Pero yo ya había presentado y editado los tres informativos territoriales que se emiten en Cataluña, había sido reportero, presentador en el Canal 24 horas… Tampoco era un primerizo”. Le insistimos en que no solo llamó la atención por joven, también por guapo, aunque no parece darle mayor importancia. “Se dijo, sí… Pienso que el físico de los periodistas debe estar al servicio de las noticias. Uno físico agradable, que guste, puede contribuir a contar mejor las cosas. Pero eso ya es algo que decide el espectador”.


“Nunca he tenido ningún problema ni por ser catalán ni por ser gay”


De forma inesperada, Nolis se convirtió en el centro de la noticia por partida doble. Dos simples tuits sirvieron para que el periodista estuviese en boca de todos y acaparase titulares en medios de lo más diversos. Después de que el pasado 20 de noviembre comunicara vía Twitter su destitución, comenzó a vivir una experiencia inédita. “Estoy muchísimo más cómodo contando noticias que siendo el centro de atención. Ocurrió sin quererlo; no quería ni esperaba el relevo. Lo he llevado bien, como una experiencia más”. Asegura que le ha sido más fácil de lo que cabe imaginar digerir ese cambio repentino de situación laboral. El apoyo de amigos, compañeros de profesión y telespectadores ha sido fundamental para que no se tomara este hecho a la tremenda. Y le quita importancia a la relevancia que han tenido los últimos acontecimientos que ha vivido. “Ahora todo va muy rápido. Puedes aparecer en dos titulares en un diario digital y ya mañana nadie se acuerda. En mi caso, coincidieron dos cosas en una misma semana, pero la vida continúa, para mí y para el resto”.

Para continuar leyendo la entrevista, pasa página


JERSEY: LOUIS VUITTON
JERSEY: LANVIN
CAMISA: ORIGINAL PENGUIN

Si un jueves era noticia por motivos profesionales, el lunes siguiente, 24 de noviembre, lo era por cuestiones personales. El revuelo fue incluso mayor. Oriol acudió a la Gala del Sida de Barcelona con su marido, Francesc Soler –también periodista, de 36 años, como Oriol–, y subió una foto a Twitter posando de la mano juntos en el photocall. Se interpretó como una salida oficial del armario, algo que se apresuró a desmentir. “Hace ocho años que estoy casado y todo el mundo a mi alrededor, familia, amigos y la gente con la que he trabajado, sabe que me casé con un hombre. Te das cuenta de que hay algo que no está del todo normalizado cuando a la gente le sorprende”. Afirma que en ningún caso subió esa foto con ánimo de provocar, sino para mostrar un compromiso. “No hicimos nada que no habría hecho igualmente si hubiese seguido en el Telediario. Queríamos dejar claro que apoyábamos esa causa y a la organización”. El revuelo que se creó en torno a esa foto le ha demostrado que su actitud es la correcta. “Mientras la reacción de mucha gente sea la que he experimentado, es necesario que personas como yo digamos lo que somos, que se sepa”.


TRAJE Y CAMISA: EMPORIO ARMANI
JERSEY NEGRO: LANVIN
CINTURÓN: DOLCE & GABBANA
ZAPATOS: PAL ZILERI

Los presentadores de los informativos entran con regularidad en nuestros hogares pero, en general, no despiertan nuestra curiosidad cotilla. Estos discretos bustos parlantes no suelen ser, como otros presentadores, motivo de especulación, ni es lo habitual que su vida privada interese especialmente, ni siquiera cuando les entrevistan. “Si yo no he contado antes que estoy casado con un hombre es porque no me lo han preguntado”, afirma Oriol. “Nosotros vamos siempre juntos a casi todas partes: de vacaciones, de cenas con amigos…”. Y se casaron en cuanto pudieron. “El cambio del Código Civil fue en 2005, y lo hicimos al año siguiente. Son ocho años de casados y once en total los que llevamos juntos. Hemos pasado nuestros altibajos, como todas las parejas, pero estamos muy bien”. Un matrimonio sólido que refleja sus convicciones con actos, sin plantearse el qué dirán… hasta que dicen algo, y en ese caso a Oriol tampoco le ha supuesto mayor problema explicarse. “Soy de una generación que vive su sexualidad de una manera muy natural. No diré ‘normal’ porque no sé qué es lo normal…”

Consciente de lo expuesto que ha estado en este tiempo por su trabajo, reconoce que le sorprendió cuando empezó a leer en todo tipo de artículos que le habían cesado como presentador del Telediario por catalán y por gay. “Aunque entiendo que se dieron una serie de casualidades que provocaron que mucha gente lo dijera. Mi cambio fue de un día para otro, una semana después del 9-N, unos días después fue la Gala del Sida… Pero al final eran habladurías, nada más”. Explica Oriol que en ningún caso se le aleccionó en TVE para que guardase discreción en lo relacionado con su vida privada. “No creo que un periodista que hace información deba ser conocido por lo que hace cuando no está presentando el Telediario”. En su caso, lo que sucede es que él es discreto por naturaleza. “No soy de ir a muchos actos públicos. Prefiero hacer vida con mi pareja y mis amigos. Y nunca he tenido ningún problema ni por ser catalán ni por ser gay; todo lo contrario, siempre me he sentido muy querido, conociendo todo el mundo estas dos circunstancias”.

Para continuar leyendo la entrevista, pasa página


JERSEY, CAMISA, ABRIGO Y PANTALÓN: HERMÉS
ZAPATOS: PAZ ZILERI

Se ha convertido, sin buscarlo, en un referente de normalidad gay, y es algo que acepta con la mejor de sus disposiciones. “Si con esto que ha ocurrido puedo ayudar a alguien me sentiré muy satisfecho. A mí me habría gustado, cuando tenía quince años, ver que había, como ahora, jueces, políticos y presentadores que se muestran con sus parejas, que son hombres, con toda la naturalidad del mundo. Si puedo contribuir más a esa normalidad, lo haré encantado”. Su mensaje, aunque lo verbalice a media voz, es alto y claro: “Estoy convencido de que todo esto no me va a perjudicar, y si tuviera que ser así, que lo sea. No voy a renunciar a ser quien soy, jamás. Querer a la persona que quiero no es un impedimento para que haga mi trabajo como hasta ahora”.

No se reconoce especialmente coqueto, y asegura tener su narcisismo muy controlado –además de mucha fe en los profesionales de maquillaje y peluquería de Televisión Española–. “No me obsesiona mi imagen. Y me cuido lo justo, me pongo una crema hidratante por las mañanas y poco más. A lo mejor, dentro de un tiempo, cuando todo empiece a colgar, tendré que hacer más cosas…”. Sí reconoce un interés muy especial por el deporte. “Procuro practicarlo casi cada día, por salud ante todo, porque te encuentras mejor, duermes mejor… Tengo mi cuerpo muy acostumbrado al deporte, y si paso dos o tres días sin hacer nada, me lo pide”. Explica que combina distintas actividades: practica natación, fitness, corre, acude a clases monitorizadas en el gimnasio…, un chico muy sano, vamos.


“Soy de una generación que vive su sexualidad de una manera muy natural”



JERSEY, CAMISA, ABRIGO Y PANTALÓN: HERMÉS
ZAPATOS: PAL ZILERI

El día que realizamos este reportaje Oriol nos contaba que estaba desmontando su piso madrileño. Ha llegado el momento de volver a Barcelona, algo que le apetece por muchos motivos. Uno de ellos, volver a compartir el día a día con su marido tras dos años de viajes continuos entre Madrid y la capital catalana. “Estar cada uno en una ciudad ha sido complicado. Este último año, en que combinaba el Telediario de fin de semana con El Debate, volvía poco a Barcelona, una vez al mes, y ha sido duro”. El afán de superación del que hace gala en su profesión es idéntico al que se aplica en lo personal, y por ello ha podido superar esta etapa de pareja complicada. “Cuando me encuentro con dificultades en la vida lo que me pide el cuerpo es superarlas, no echarme para atrás. Ante los retos siempre pienso ‘tengo que saltar el muro’. Era una situación complicada, porque resulta artificial dejar de estar con la persona con la que vives por una cuestión de trabajo. Fue como si tuviésemos nuestra vida suspendida, pero lo llevamos razonablemente bien. Uno tiene que estar dispuesto a hacer sacrificios, y yo he vivido experiencias profesionales que me han enriquecido mucho desde todos los puntos de vista en este tiempo. He tenido que pagar un precio personal alto, con sufrimientos y sacrificio, pero el balance es positivo”.

Para continuar leyendo la entrevista, pasa página


TRAJE Y CAMISA: EMPORIO ARMANI
JERSEY NEGRO: LANVIN
CINTURÓN: DOLCE & GABBANA
ZAPATOS: PAL ZILERI

Oriol regresa a Barcelona por Navidad para quedarse. Volverá a trabajar en Sant Cugat (“aún está por definir mi labor a partir de ahora”) y procurará que su nuevo puesto le permita, como hasta ahora, sacar todo el tiempo posible para seguir trabajando en la novela que escribe (“que todavía no ha tomado forma del todo”). Han sido tres años de vida en Madrid (el primero, 2011, trabajando en el Canal 24 horas) que le han permitido llegar a sentir que es su segunda casa. “Me he sentido muy acogido. Aunque Barcelona la siento mi casa, y siempre querré tener un pie en ella, porque me gusta mucho”. Asegura que la rivalidad Madrid-Barcelona la ve sana, y que a él nunca le ha generado problemas. “Solo puedo hablar desde mi experiencia, claro, pero mis amigos nunca han tenido ningún problema para hablar abiertamente conmigo del tema en un tono respetuoso y distendido. En Madrid me he sentido siempre comprendido por el hecho de ser catalán, y la hostilidad hacia Barcelona no la he sentido. Tengo amigos con sensibilidades muy distintas, unos entienden más lo que ocurre en Cataluña y otros menos, pero siempre hemos podido mantener conversaciones al respecto sin ningún problema”. Y es que Oriol Nolis tiene un carácter inequívocamente conciliador. “Todo el mundo que ha trabajado conmigo te podrá decir que soy dialogante y moderado, soy muy de tender puentes”.

Estamos tan acostumbrados a verle en televisión de traje que lo suyo es que pensemos que le apasionan. No es así. “Los trajes son solo para el trabajo”, puntualiza entre risas. “Suelo ir con unos vaqueros, un jersey, chaqueta y unas deportivas, priorizo la comodidad”. No es ni mucho menos un fashion victim. “Mi madre y mi hermana tienen armarios y armarios llenos de ropa, les encanta. Yo tengo más fijación por el cine o el teatro que por la ropa. Y no sigo mucho las tendencias”. Curioso, e indicativo, que dé prioridad al cine y al teatro frente a la televisión para su ocio. “De televisión sobre todo veo informativos, por deformación profesional”. Y confiesa otra de sus pasiones: “Pasar tiempo con la gente. Me gusta apagar el móvil un buen rato siempre que puedo. Por eso no tengo ni Facebook ni Instagram. Prefiero ver a mis amigos y tomarme una cerveza o irme de fiesta con ellos que estar viendo qué hacen o dejan de hacer”. Del mismo modo, asegura que no siente ninguna necesidad de compartir en las redes sociales todo lo que hace. “Para eso soy un poco raro, no sé si llamarme friki, pero bendigo mi rareza. En eso me gusta ser distinto a los demás; lo que me hace sentir más libre es no estar conectado a nada”.


FOTOS: HERVÁS & ARCHER
ESTILISMO: FRANMARTO.COM
PELUQUERÍA Y MAQUILLAJE: NAOMI GAYOSO para Inglot España, termix y Mön (I.C.O.N.)

 

Más televisión, compromiso y elegancia:

> Sandra Barneda: «Mi pareja es una mujer»
> Elegancia y solidaridad en la Gala del Sida
> Jose Coronado: «Soy un privilegiado» 
> Miguel Bosé: «Mis hijos creen que soy buzo»

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.