18/09/2020

Disclosure: “Si tu voz es singular, nos interesas”

11 septiembre, 2015

La primera vez que entrevistamos a Howard, uno de los dos hermanos Lawrence que forman Disclosure, tenía 19 años y se enfrentaba con la mejor de las disposiciones, y estupendas canciones, a la expectación que había despertado su grupo a nivel mundial. Dos años después, presentan su segundo álbum, Caracal, desde un lugar muy distinto –y Guy tiene ahora 24 años–. Consagrados en un tiempo récord, han contribuido a devolver el pop teñido de house a los primeros puestos de las listas, y han convertido a su causa a megaestrellas del calibre de Mary J. Blige. Ahí es nada.

Lo suyo es pensar que esta vez les ha resultado mucho más fácil dar forma al disco, dado su nuevo estatus, pero Howard cuenta que la presión ha sido similar que cuando preparaban Settle. “Tuvimos poquísimo tiempo para grabar el primero, porque ya estábamos inmersos en una gira imparable gracias al éxito de los primeros EPs. Siempre se dice que tienes toda una vida para grabar tu primer álbum, y solo seis meses para el segundo. Nosotros los hemos hecho los dos en seis meses”.

Han acumulado experiencia, y asegura que grabaron muchísimas más canciones de las que han terminado en el disco. “Queremos pensar que somos mejores compositores, espero que no seamos los únicos en creerlo”, bromea. Lo que resulta indiscutible es que si ya tenían un sonido muy reconocible en su debut, esta vez no han intentado variarlo, sino reforzarlo. Puede sumar o restar interés al disco, según se mire. Es algo intencionado por su parte, en cualquier caso. “Nuestro sonido es parte importante de nuestra personalidad como grupo, y teníamos claro que queríamos que este nuevo disco sonase como el anterior. Porque así la gente identifica rápidamente nuestras canciones como de Disclosure. Para nosotros, eso es bueno”.

Lo que no quiere Howard es que pensemos que se han limitado a copiarse a sí mismos. “Si en el anterior nos centramos en el house, esta vez hemos explorado más estilos y tempos”. De hecho, los temas que más llaman la atención, Willing and Able y Masterpiece, son los más pausados del álbum. “¿Ves? Que digas eso es genial. Si teníamos claro que el primer disco lo queríamos enfocar a las pistas, esta vez nos interesaba sumergirnos en estilos como el r’n’b, y dar prioridad a cortes vocales. Crecimos escuchando pop y soul, y queríamos hacer canciones como las que escuchábamos de pequeños”.


“QUE LA GENTE IDENTIFIQUE RÁPIDAMENTE NUESTRAS CANCIONES COMO DE DISCLOSURE PARA NOSOTROS ES BUENO”


En esta ocasión podrían haber contado con cualquier artista del mundo mundial para cantar sus temas, por famoso que fuese. Pero salvo recurrentes como Sam Smith y estrellas de nuevo cuño como Miguel o Lorde, han preferido colaborar con cantantes que todavía tienen un pie en el underground, como Jillian Hervey de Lion Babe. “El criterio que seguimos para seleccionarlos fue el mismo que la primera vez: si tienes una voz singular y con mucho soul, y eres buen compositor, nos interesas, nos da igual si eres conocido o no”.

Disclosure apuestan por un método de trabajo clásico; se sientan en el piano junto al vocalista con el que van a grabar y componen juntos. No les interesan los cantantes de sesión que llegan, graban y se van. “Si no contribuyes algo a la canción más allá de tu voz, no tiene sentido que trabajes con nosotros. Porque para eso ya estoy yo, que canto las canciones que compongo con mi hermano cuando trabajamos solos”.

En ocasiones, los contactos han surgido del modo más inesperado, como sucedió con Jordan Rakei. “Un amigo estaba de viaje en Australia, fue a un local y dio la casualidad de que Jordan estaba cantando. Enseguida nos mandó un enlace de Soundcloud para que lo escucháramos. Al poco le contactamos por Twitter, dio la casualidad de que estaba en Londres y le invitamos al estudio”.

¿Qué les pasó con Madonna? ¿Cómo vivieron la salida del armario de su amigo Sam Smith? Pasa página

Invitar a Mary J. Blige a participar en el disco hubiera resultado demasiado previsible, explica Howard. Y eso que asegura que tanto cuando grabaron con ella una nueva versión de F For You como cuando colaboraron en su álbum The London Sessions, las experiencias fueron increíbles. “Cabía esperar que una estrella de su nivel apareciera en el estudio con un ego tremendo. Pero no, en cuanto llegaba se dejaba esa actitud fuera y se convertía en uno más”.

¿Ha sido el ego más desmedido que se han tropezado el de Azealia Banks, con la que tuvieron sus más y sus menos durante una colaboración finalmente fallida? “Prefiero no comentar”. ¿Y qué pasó con Madonna? Todo el mundo esperaba que participasen en Rebel Heart, pero no. “Aquella historia se fue de madre. Le encantaba nuestra música y vino un par de noches a vernos pinchar. Charlamos con ella y poco más. Resultó ser encantadora”. Pero no llegaron a compartir tiempo en el estudio. “Es algo que ni siquiera nos planteó, así que casi todo se lo inventaron los medios”.


“NOS ALEGRA VER QUE LA SALIDA DEL ARMARIO DE SAM SMITH NO HA INFLUIDO EN SU CARRERA, LO IMPORTANTE ES SU MÚSICA”


Sam Smith es como si fuese el tercer hermano Lawrence, por eso no sorprende su participación en el reciente single Omen. De igual manera que Disclosure participan en la producción de Writing’s on the Wall, tema principal de Spectre, la nueva entrega de James Bond, que canta Smith. “Verle convertirse en una superestrella mundial ha sido un poco surrealista”, confiesa Howard. “Es maravilloso ver que es el rey del mambo ahora mismo, se lo merece”.

Acostumbrados a verse casi a diario, mientras estaban con sus respectivas giras pasó un tiempo en el que apenas coincidían. “En cuanto volvimos a Londres quedamos para vernos en nuestro estudio. Nos pusimos al día mientras trabajábamos en nuevas canciones, nos salieron cinco en un par de días”. ¿Tienen pensando editar las otras cuatro en un futuro cercano? “Hay más posibilidades de que acaben en el próximo disco de Sam, porque tienen un rollo muy acústico”. ¿Y cómo vivieron la salida del armario de Smith? “Sin mayor trascendencia. Nos encantó comprobar que mucha gente reaccionó como nosotros: ‘Ah, que Sam ha salido del armario, vale”. Y se echa a reír. “No tendría que influir en el modo en que la gente le ve, y me alegra ver que no ha influido en su carrera, porque lo importante es su música. Lo que sí me sorprende es que todavía se convierta en noticia un hecho así”.

Con su amigo Sam Smith de gira y ellos comenzando nuevo tour, a partir de ahora lo tendrán de nuevo complicado para coincidir. Disclosure se enfrentan a un reto importante, y no solo porque parte de su nuevo repertorio no sea tan bailable como sus primeros hits. “En esta gira todo es más grande: llevamos más instrumentos, enormes pantalla de vídeo, el escenario es gigante, con plataformas giratorias…”. Seguro que incluso han contactado con algún gran diseñador para que les diseñe el vestuario. Se ríe. “¡Qué va, pensamos actuar siempre con vaqueros y camiseta negra!”.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.