18/07/2019

6 razones por las que adorar a Tino Casal

20 septiembre, 2016

Se cumplen 69 años del nacimiento de un artista que cambió las reglas del pop español en los 80. El 22 de septiembre de 1991 falleció, en un accidente de tráfico, Tino Casal, y se truncó la carrera de uno de los creadores más especiales de nuestra música, que sigue despertando pasiones en artistas actuales.

Con una capacidad creativa sorprendente, a Casal el pop se le quedaba pequeño. Era un artista total, apasionado de la moda, el diseño, la pintura… Siempre desdeñó las etiquetas, musicales y sexuales, y su amplitud de miras le convirtió en un cantante tan singular como fascinante.

Con motivo del 25 aniversario de su muerte, se editó el recopilatorio De la piel del diablo, que celebra su obra. Su productor y amigo Julián Ruiz supervisó este lanzamiento, y en ese momento le pedimos que nos contara, a raíz de su experiencia personal y profesional con el añorado artista asturiano, los principales motivos que él pensaba que hicieron de Tino Casal un creador irrepetible. Siempre es buen momento para recordarlos.

1. Su carisma estaba a la altura de cualquier ídolo internacional

“Incluso diría que tenía más personalidad que muchos de los grandes; te lo digo yo, que los he conocido a casi todos. ¡Y menuda imagen la de Tino! Cuidaba su look hasta límites insospechados. Me acuerdo, por ejemplo, de una vez que fui a su casa, que estaba cerca de la Estación del Norte [en Madrid]. Como era un desastre para organizar su vida, nunca tenía nada para desayunar y siempre bajaba al bar de la esquina. Ese día teníamos que ir de promoción; fuimos antes a desayunar (después de esperarle yo en el portal media hora, mientras se arreglaba) y se dio cuenta de que nadie le había reconocido. ¡Pues me hizo acompañarle otra vez a casa para cambiarse de modelo y llamar más la atención! Por eso te digo que era una estrella absoluta. En España, solo han estado a su altura, como reinonas, Lola Flores y Rocío Jurado. Y Tino cantaba mucho mejor que la Jurado… Después de Nino Bravo, no ha vuelto a haber un cantante como él, que para algo era un Sinatra a la española”.

2. Tiene una colección de singles impecable

“Los escuchas de un tirón y no puedes evitar quedarte impresionado. Además, ya no se graba como entonces. No teníamos Pro Tools ni mierdas de esas, ni falta que nos hacían. La calidad de esas grabaciones y de las canciones es increíble. Por eso, casi todo lo que Tino hizo suena más moderno que lo que se hace ahora aquí. Ponte un disco de Bisbal y compáralo con uno de Casal… Si tuviera que quedarme con los tres singles que más me gustan, te diría que son Pánico en el Edén (él la llamaba Pánico en la sartén), Eloise (la destaco a nivel técnico, a pesar de no ser una canción original suya) e Histeria (una definición sociológica perfecta del Madrid nocturno de primeros de los 90, en la que además demostraba su preocupación por lo hortera que se estaba volviendo España)”.

3. Era una estrella en el más amplio sentido del término

“Tenía ‘oído de tísico’, como le decía yo; era capaz de escuchar una melodía y cantártela al segundo, algo que no muchos músicos pueden hacer. Y como cantante… me remito a lo que dijo [David] Bowie cuando le puse la versión de Life on Mars? que grabó Tino: ‘Este chico canta maravillosamente. ¿De dónde ha salido?’, me dijo. Y acto seguido preguntó: ‘¿En qué idioma la canta?’. Como tenía ese acento tan cerrado en inglés… Y lo que más le gustaba era salir en televisión, así que estaría contento de ver que ahora se han recopilado también las actuaciones televisivas”.

4. Vivía su sexualidad con la mayor naturalidad

“Mi mejor amigo era gay: Tino Casal. Aunque él nunca hablaba de eso, porque era un caballero (siempre decía ‘Esos temas no se hablan entre señoras mayores’), tampoco se ocultaba. Es un error muy grave que haya gente que, después de morir, haya intentado que no se hablase de ese tema. Tino era maricón, ¿y qué pasa? Me acuerdo que cuando estábamos grabando Lágrimas de cocodrilo se empeñó en incluir, en la canción que le da título, un sampling (que entonces era lo último) con la palabra ‘maricón’ al revés. No sabes el tiempo que nos llevó conseguirlo, pero al final se escucha ese ‘nociram’, tal y como quería”.

5. Era extremadamente exigente con su trabajo

“Me hacía sufrir mucho en el estudio, las grabaciones no se acababan nunca. Siempre perdí dinero en las producciones de Tino, porque era demasiado meticuloso y siempre estaba dudando. Aunque, como era mi amigo, aguantaba todas sus exigencias pacientemente”.

6. Su catálogo sigue dando de sí

“Y me he guardado muchos temas que nunca se han publicado por respeto hacia él, porque sé que no le gustaban. Solo he recuperado aquellos de los que sé que estaba orgulloso. Y sus versiones de Bowie o The Human League son impresionantes, por eso me alegro de que por fin se conozcan. Trabajar en este recopilatorio, aunque ha sido satisfactorio, me ha revuelto mucho. Lo he pasado mal volviendo a escuchar las canciones y recordándole. Lo he hecho solo por él, porque sé que le gustaría. Seguir triunfando después de muerto está muy bien”.


EL RECOPILATORIO DE LA PIEL DEL DIABLO. LA COLECCIÓN DEFINITIVA DE TINO CASAL ESTÁ EDITADO POR WARNER MUSIC.


x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.