19/07/2019

Lina Morgan vuelve a su Teatro de La Latina… y para quedarse

27 marzo, 2017
Léetelo en 5 minutos

Hoy, 27 de marzo de 2017, Lina Morgan ha vuelto a casa (en la foto, de archivo, la vemos en su camerino). Y no solo de una forma simbólica, sino que lo ha hecho de manera ‘oficial’, por así decirlo. Hoy, Día Internacional del Teatro, Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, inauguró un mural en la estación de Metro de La Latina, justo al lado del teatro de la querida artista madrileña. Minutos después de este acto, la presidenta de la Comunidad de Madrid y Jesús Cimarro, actual propietario del emblemático teatro, mostraban la placa que, desde hoy, figura en la butaca que Lina usaba en el que era (y es, pues no se pone a la venta nunca) su palco.

Lina era madrileña. Y, además, de La Latina. Nació en la calle Don Pedro, al lado del que luego fue su teatro. Y fue un animal de la escena, además de una de las mejores empresarias de teatro que ha tenido este país. Su casa, su pasión, era ese Teatro de La Latina, que ella abarrotaba como pocos artistas han logrado hacer. Las colas en la taquilla son leyenda del mundo del espectáculo español, comparables a las que Sara Montiel conseguía con sus películas en el Cine Rialto. Durante muchos años, para muchas personas venir a Madrid era sinónimo de pasar una tarde “en el teatro de Lina Morgan”, como décadas antes había ocurrido con Celia Gámez en el cercano Teatro Pavón. Lina no paró de cosechar éxitos, uno detrás de otro, en teatro, cine y televisión. Pero tenía una espinita clavada: nunca le habían dado la medalla de la Comunidad de Madrid. La última vez que la vi me lo recordó. Una vez más. Cenábamos en casa de Raphael y Natalia Figueroa con ella y con Amparo Rivelles, nada más y nada menos que cuatro pilares básicos del mundo del espectáculo patrio en una misma mesa. Cuatro testigos directos, en primera persona, de las bambalinas del show business español de la segunda mital del siglo XX. Lina insistía tanto en ello que no me quedó más remedio que recordarle que ella tenía la mejor de las medallas que un artista puede tener: haber llenado el teatro en todas sus funciones: la medalla del público.

Estaba ya retirada del espectáculo esa cena. Y no porque no tuviera ofertas. Juan Carlos Pérez de La Fuente le había ofrecido un triunfal regreso a la escena en el Teatro María Guerrero. Pero no quiso: tenía miedo. Muchos pensaban que era miedo escénico, pero yo creo que era miedo a perder esa medalla, la de llenar y llenar un teatro, día tras día, mes tras mes, con colas legendarias ante el trofeo más codiciado en el mundo del espectáculo: el cartel de ‘no hay localidades’ colgado en la taquilla.

Hoy Lina puede estar feliz y contenta: Cristina Cifuentes le dio, en uno de sus primeros actos como presidenta, poco despúes de fallecer la actriz, la Medalla de la Comunidad, algo que sus antecesores en el cargo le racanearon en vida. Y hoy, en el Día Internacional del Teatro, Jesús Cimarro, actual dueño de ‘su’ teatro, ha colocado una placa en su palco. Un palco en que estos días siempre hay un ramo de flores, pues La Revista, con mayúscula, ha vuelto a ese escenario con Un chico de revista, una nueva obra de Juan Andrés Araque Pérez y dirigida por Juan Luis Iborra, todo un homenaje al género en el que Lina triunfó como nadie, y cuya compañía hoy también quiso hacerle un homenaje del que te informamos en Shangay.com.

Si quieres ver más sobre Un chico de revista, pincha AQUÍ

Pero, además, es que el Metro de La Latina también rinde homenaje a la artista con el mural Lina y La Latina, hecho con 2.310 piezas de cerámica pintada.

Si quieres ver el mural que homenajea a Lina Morgan en el Metro, pasa página

El mural Lina y La Latina es obra del arquitecto y dibujante David Cárdenas, y fue seleccionado entre 33 proyectos. Es una composición construida con 2.310 piezas de cerámica pintada, donde destacan diferentes localizaciones en las que se pueden situar algunos episodios que marcaron la vida de la artista, como si se tratara de un paseo por esta zona. Está ubicado en un espacio de 11 metros de longitud entre el primer y el segundo tramo de escaleras que comunican el vestíbulo y los andenes de la estación. David Cárdenas ha incluido frases que hacen referencia a la relación entre la artista y el barrio. Desde su nacimiento en la castiza calle de Don Pedro, hasta sus primeros trabajos en el Teatro La Latina (que más tarde compraría y regentaría durante 28 años junto a su hermano), Lina Morgan estuvo muy vinculada a este barrio, una ligazón que este mural recuerda y destaca: “Se trata una obra concebida para recordar y celebrar una existencia que trascurrió aquí, en el corazón de Madrid, porque Lina Morgan vivió con el orgullo de sentirse profundamente madrileña, y muy española”, asegura Cifuentes, quien ha estado acompañada por el director del Teatro La Latina, Jesús Cimarro, por el consejero de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Pedro Rollán, y por el director de la Oficina de Cultura y Turismo, Jaime de los Santos.


David Cárdenas, autor del mural del Metro; Rosa Valenty, protagonista de Un chico de revista, que se representa actualmente en el Teatro de La Latina; Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid; Jesús Cimarro, actual director del Teatro de La Latina; y la bailarina María Rosa, gran amiga de Lina y estrella indiscutible de la danza en nuestro país, en la puerta del teatro tras el homenaje.
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.