20/06/2018

Patricia Racette, soprano: “Estoy fuera del armario y para mí es importante luchar por nuestros derechos LGTBIQ”

5 febrero, 2018
90
Léetelo en 10 minutos

En su camerino del Teatro Real, Patricia posa con los últimos Shangay y Shangay Style.

Es una de las reinas de la ópera en Estados Unidos. Patricia Racette está en Madrid para protagonizar Street Scene, una ópera de Kurt Weill de 1947 que nunca se ha representado en la capital y que se mueve entre la ópera contemporánea, el cabaret y el teatro musical. Abiertamente fuera del armario, Patricia está casada con su mujer desde antes de que el matrimonio igualitario fuera legal en su país. Es una mujer comprometida con los derechos LGTB, algo primordial para ella: “Nunca cantaré en países en los que no se respeten nuestros derechos LGTBIQ”, nos dice.


El Teatro Real sale del armario con Britten

Joan Matabosch: “Los divos de la ópera están en exitinción”


Cuando le propusimos hacer una entrevista para hablar sobre el tema, la soprano no lo dudó ni un minuto: “Es un placer para mí poder hacerla”, nos dijo Patricia nada más entrar en el camerino, donde nos recibió antes de empezar los ensayos de esta ópera que se estrena el martes 13 de febrero: “Amo Madrid. Y este teatro…, estoy impresionada, todo funciona a la perfección. Y ya si hablamos del personal, todos son impecables en su trabajo. ¡Adoro estar aquí! Tanto que le he dicho a mi mujer ‘¡mudémonos a Madrid!”.


Patricia Racette en un momento del montaje que se estrena en el Teatro Real de Madrid el 13 de febrero. (Foto: Javier del Real)

SHANGAY ⇒ Verdi, Puccini, Strauss… Eres una de las estrellas de la ópera norteamericana, el Metropolitan Opera House, uno de los teatros más importantes del mundo, se rinde a tus pies. Aquí vienes con una ópera atípica de Kurt Weill, a caballo entre el musical y la ópera contemporánea. ¿Crees que el musical americano es la evolución lógica de la ópera en el siglo XX y el XXI?
PATRICIA RACETTE ⇒ En absoluto, creo que ese es un concepto completamente erróneo. Son disciplinas completamente diferentes, por ejemplo en el campo vocal. La ópera es acústica, tenemos que crear sonido por encima de una orquesta. ¡Nosotros tenemos que cantar más alto en la ópera! [gran carcajada]. Ambos géneros requieren virtuosismos vocales muy difíciles, pero diferentes. Pero sí que es cierto que muchos teatros de ópera, sobre todo en Estados Unidos, están subiendo a escena muchos musicales. En Street Scene lo que es interesante es que es una obra en la que varios personajes tienen momentos muy de teatro musical; en el caso del mío, mi principal escena y aria son muy operísticas. Esta obra tiene mucho de todo: danza, diálogos hablados, arias de ópera, números de musical…

SHANGAY ⇒ ¿Por tu tipo de voz, qué tipo de ópera prefieres?
PATRICIA RACETTE ⇒ Mi carrera ha estado centrada en el repertorio romántico italiano. Comencé con obras como Salomé, de Strauss, y he ido luego derivando a un repertorio más contemporáneo, explorando nuevos personajes, por lo que mi carrera se ha vuelto más ecléctica. Definitivamente, el barroco no es mi campo, no es un repertorio que haya cantado; solo un par de papeles mozartianos. ¿Verdi? Hace muchos años, cuando hacia Traviatas , que he cantado muchas, muchas veces. Pero hace más de doce años que dejé de cantarla. Últimamente, me he centrado en Madama Butterfly, Tosca o Salomé. El ‘periodo Verdi’ duró unos años, que yo llamo mi ‘etapa media’. [risas]


La soprano, como Cio-Cio San, en una Madama Butterfly del Metropolitan de Nueva York.

SHANGAY ⇒ La ópera es un mundo de pasiones, parece que si amas a Verdi no te puede gustar Wagner. En años, y siglos, pasados había hasta peñas enfrentadas por cosas así… ¿Qué tiene de mágico para despertar tantos sentimientos encontrados?
PATRICIA RACETTE
 ⇒ [Risas] Creo que hay repertorio para todos. Y eso es lo bonito de la ópera. No hay que ‘preferir’: hay tanto, tan bueno, para cada momento… No hay ningún arte como la ópera, ni siquiera el teatro musical. Es la más completa forma de expresión artística: desde los diseños de vestuario hasta los sonidos de una orquesta sinfónica, pasando por los virtuosismos vocales o los elementos teatrales. Todos esos elementos, puestos en conjunto, te hacen sentir algo único y especial para cada persona.


“Amo Madrid, y mi mujer también, le dije ‘mudémonos a vivir aquí’. Nos ha encantado esta ciudad, hay mucho feeling, cuando vuelva al Real en mayo vendrá conmigo, nos apetece mucho”


SHANGAY ⇒ Es tu primera vez en Madrid y tu debut en este papel…
PATRICIA RACETTE ⇒ Sí. Y he de decir que amo Madrid. Y este teatro…, estoy impresionada, todo funciona a la perfección. Y ya si hablamos del personal, todos son impecables en su trabajo. ¡Adoro estar aquí! Tanto que le he dicho a mi mujer, “¡mudémonos a Madrid!” [risas]. Nos ha encantado esta ciudad, y la gente, hay mucho feeling, muy bueno. Y es una ciudad muy bonita. Amo esta ciudad.

SHANGAY ⇒ Ahora que estás en ‘la parte central de tu carrera’, ¿cuáles son los retos a conseguir en el mundo lírico?
PATRICIA RACETTE ⇒ No estoy en el medio, ¡estoy ya en la parte final! [grandes risas]. En los principios fueron los puccinis, luego los verdis, y ahora hay muchos papeles que me apetecen: haré pronto Dead Man Walking [ópera contemporánea que está representándose en estos momentos en el Real con Joyce DiDonato, papel que hará ella]. Quiero hacer solo cosas que realmente me apetezcan. Y voy a dirigir una Traviata esta primavera en Saint Louis, es ‘mi’ producción, será algo un poco diferente…

SHANGAY ⇒ Hemos pasado una época en la que los directores de escena han sido los amos de la ópera, obligando muchas veces a los cantantes a hacer cosas que no les gustaban. ¿Ha terminado ya su era?
PATRICIA RACETTE
 ⇒ Está todo más equilibrado. La balanza está en el centro, y creo que ese balanceo, para un lado y otro, es bueno para el arte.


“No hay ningún arte como la ópera, es la forma más completa de producción artística; todos esos elementos puestos en conjunto, te hacen sentir algo único…”


SHANGAY ⇒ Montserrat Caballé dijo una vez que el público americano era estupendo porque iba a la ópera dispuesto a disfrutar y pasarlo bien… ¿Ves diferencias entre el público europeo y el americano?
PATRICIA RACETTE ⇒ Y quizás más efusivo… Cada comunidad tiene su tipo de audiencia: unos más callados, reservados; otros más entusiastas. Pero creo que también depende de cada representación, que es diferente. No sé si puede categorizar. Lo que sí sé es que el público americano no tiene miedo a celebrar. Y hay otros que, incluso si les ha encantado, son menos efusivos.

SHANGAY ⇒ Hay una gran comunión entre la ópera y el mundo gay… Cualquier teatro de ópera del mundo puede parecer un club gay… Aquí en Madrid ocurre en el Real o en Teatro de la Zarzuela, en los ciclos de Lied…
PATRICIA RACETTE ⇒ [comienza con una risa cómplice al principio de la pregunta, y termina con una carcajada] ¡Quién sabe! [se lo piensa un largo rato] Quizás en determinadas óperas, que son fascinantes por el vestuario o la puesta en escena… No sé, no sabría contestar. ¡Igual es porque somos y estamos especialmente evolucionados! [gran carcajada]. Cuando estás en los límites de la sociedad y tienes que luchar por tus derechos…


De nuevo en el MET de Nueva York, el maravilloso Vissi d’arte de Tosca, cantado por Patricia Racette.

SHANGAY ⇒ Además, es mucho más en el caso de hombres gays, no tanto con las mujeres, con las lesbianas…
PATRICIA RACETTE ⇒ No sé si es bueno hacer tantas categorías… También puedes decir que es la gente mayor la que va a la ópera, cuando la realidad es que hay mucha gente joven que asiste…


“¡Mi mujer y yo nos hemos casado cuatro veces! Antes de que fuera legal; luego cuando se aprobó en Nueva York, después en Nuevo México, y cuando lo fue en todo el país…”


SHANGAY ⇒  Joyce DiDonato me dijo hace poco, respondiendo a esta pregunta, que creía que porque la ópera era un espacio de libertad. No ahora, que puedes ser LGTB en casi todo el mundo, pero antes, cuando era más complicado…
PATRICIA RACETTE ⇒ [responde muy seria] En ‘casi’ en todo el mundo: mira a Rusia, o determinados países en el Oriente Medio. Yo no voy a los sitios en los que es ilegal ser LGTBIQ, a determinados países en los que no se respeten nuestros derechos.

Patricia Racette es una gran activista de los derechos LGTBI, sigue leyendo


Otro momento de Street Scenes, de Kurt Weill en el Teatro Real. (Foto: Javier del Real)

SHANGAY ⇒ ¿Y si tienes que cantar en ellos?
PATRICIA RACETTE ⇒ No canto en ellos [seria y muy contundente]


Street Scenes es una ópera que tiene de todo: danza, diálogos hablados, arias de ópera, números de musical es muy interesante”


SHANGAY ⇒ ¿Crees que puede haber problemas en Estados Unidos con la administración Trump? En Europa su victoria generó miedo en la comunidad LGTB…
PATRICIA RACETTE
 ⇒ Es que hay motivos para tener miedo… Yo tengo mucho miedo a que esta administración nos empiece a quitar nuestros derechos. Puede ser devastador. Como todo el mundo, yo no pensé que pudiera ganar, ¡quién lo iba a pensar! “Esto no puede pasar”, pensaba yo. No entiendo cómo la gente ha podido votarle sabiendo las cosas tan terribles que Trump decía y hacía, sus actitudes sexistas, racistas, sionistas, homofóbas. Creo que es terrible. Son muchos escalones hacia abajo. Cantaba Salomé ese día en Pittsburgh, me desperté a las tres de la mañana y cuando vi el resultado de las presidenciales lloré… Estoy casada, mi mujer y yo llevamos juntas veintiún años. Estamos legalmente casadas. Desde junio 2016 es legal en todo el país. Nos casamos antes de que fuera legal, luego cuando se aprobó el matrimonio igualitario en Nueva York, luego [risas] cuando fue legal en New Mexico y, después, cuando fue legal en todo el país. Siempre lo digo, [carcajada] estamos ‘cuatromente’ casadas! La primera vez fue una gran boda, una gran fiesta.


“No canto en países en los que no se respeten los derechos LGTBIQ. Estoy fuera del armario y para mí es muy importante estar implicada en ello. Colaboro en el concierto benéfico Bay Area Rainbow Symphony, y mi esposa también participa”


SHANGAY ⇒ Estás muy implicada en los derechos LGTB…
PATRICIA RACETTE
 ⇒ Para mí es muy importante estarlo. Estoy fuera del armario, out, nunca he sido una persona armarizada; en esta profesión no puedes estar realmente muy activa en este tema, pero me gusta estarlo. Hago un concierto, que es un concierto solo con gente gay, Bay Area Rainbow Symphony  [más información sobre este concierto AQUÍ] que es benéfico para los derechos LGTBIQ. Y mi esposa participa. Ella cantó durante veinte años [es la mezzosoprano Beth Clayton], pero actualmente trabaja con cantantes en otros campos.


Su debut en Tosca en 2010, en la Ópera de Houston.

SHANGAY ⇒ Madrid es un lugar muy LGTB, toda la ciudad lo es…
PATRICIA RACETTE ⇒ ¡Eso es maravilloso! Mi mujer estuvo durante la primera semana de ensayos conmigo, pero tuvo que regresar. Volverá cuando haga en mayo Diva on Retour, un espectáculo de cabaret que haré aquí en el Real [puedes ver más info de este concierto AQUÍ]. Nos apetece mucho estar aquí.


Joyce DiDonato habla de la ópera y el mundo gay:
“Siempre ha sido un espacio de libertad”

Ute Lemper se corona en el Real


SHANGAY ⇒ ¿Te has encontrado a lo largo de tu carrera con muchas divas de la ópera?
PATRICIA RACETTE
 ⇒ Soy una persona que cree en la autenticidad… No soy de esa manera, no es mi forma de ser.


STREET SCENES SE ESTRENA EN EL TEATRO REAL EL 13 DE FEBRERO.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE ESTA ÓPERA DE KURT WEILL CON PATRICIA RACETTE,
AQUÍ: WWW.TEATRO-REAL.COM

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.