19/10/2019

Nos colamos en el rodaje de ‘Caprichosa’, el nuevo vídeo de Beatriz Luengo con Mala Rodríguez

18 mayo, 2018

Regresa Beatriz Luengo con nuevo álbum, Cuerpo y alma, y en Caprichosa cuenta con una invitada de lujo, Mala Rodríguez. Son dos artistas que cuentan con un fiel público gay, que las considera divas, y con razón. Los suyos son estilos distintos, cuentan con personalidades artísticas muy diferentes. Pero, a la vista de su química en Caprichosa, complementarias. Estuvimos en el rodaje del vídeo en exclusiva, y así lo vivimos.

¡Beatriz Luengo vuelve a bailar! ¡Mala Rodríguez colabora con ella! Son datos lo suficientemente relevantes como para que Caprichosa sea un acontecimiento pop a celebrar. “No sabes la ilusión que me hace grabar con ella”, nos confiesa Bea nada más llegar. “Porque cuando mis amigas querían ser una de las Spice Girls, yo quería ser Mala Rodríguez”, y se echa a reír. “Es todo un referente para mí. Bueno, aunque tengo que confesar que yo también quería ser una Spice…”.

Caprichosa es el single más potente hasta ahora del recién editado cuarto álbum de Luengo, Cuerpo y alma. Una celebración de sus dos vertientes como intérprete y compositora, con la fisicidad de los sonidos urbanos y la espiritualidad de sus temas más románticos. Y un catálogo de featurings que nos recuerda lo bien relacionada que está y lo admirada que es por artistas muy distintos. Porque no es nada fácil presumir de un disco en el que has grabado duetos con Alejandro Sanz, Orishas, Bebe, Brisa Fenoy y un largo etcétera, en el que destaca Mala Rodríguez. Descubrimos que es una colaboración muy deseada por ambas, y cuando Beatriz Luengo nos invitó a documentar su encuentro para grabar el vídeo, lógicamente no pudimos resistirnos.

Llegamos a El Clavel, un conocido bar en Malasaña, a la hora que nos citaron, las 20’30h, aunque finalmente la grabación no empezaría hasta hora y media después. Bea llevaba ya en el cuerpo tres localizaciones desde las 7’30h de la mañana y cuatro looks previos. No está mal. Llegó con esa amplia sonrisa tan característica suya. “Soy tan tímida que cuando me van a hacer fotos, por ejemplo, no puedo evitar sonreír siempre, me sale la que yo llamo ‘mi sonrisa Super Pop”, confesaba… efectivamente tímida. Pero deseosa de enfundarse en un escueto mono blanco y ponerse a seducir a la cámara… y también a su compañera.

“¡Ahora bailo porque me da la gana!” (Beatriz Luengo)

Mala Rodríguez no es tan expansiva, y su entrada en el local fue bastante más discreta. Si piensas en los logros de ambas, lo suyo habría sido imaginar una revolución de fans a las puertas del local. Pero el secreto sobre la grabación era extremo. Nos colamos en el almacén convertido en improvisado camerino –repleto de neones que se usaron para llenar el bar de atmósferas en rosa y amarillo– y descubrimos a Bea, con una enorme trenza, comiendo pizza como si no hubiera un mañana. Su estilista, nervioso, porque si se manchaba, de blanco impoluto como iba, la liaba. “Creo que Nicki Minaj también comería pizza en medio del rodaje. Taylor Swift no, ella seguro que kale”, dijo entre risas. María ‘la Mala’ se iba transformando, más discretamente, en lo más parecido a una diosa egipcia, insigne, de negro y con un vestidazo hasta los pies repleto de perlas, algunas de las cuales iría perdiendo durante la grabación (“tengo perlas hasta el culo”, soltaba bromeando cuando terminaron).

La ilusión de Beatriz era máxima al ver esta canción materializada ya también en un vídeo que nos permite descubrir una vertiente suya muy poco explotada. “Siempre me ha gustado la música urbana. Tengo un novio rapero máximo, estos últimos años he compuesto para Daddy Yanky, Wisin & Yandel, Osuna, Ricky [Martin]…”. ¿Por qué ha tardado tanto en soltarse en un estilo que claramente domina? “Porque me ha llevado un tiempo acomodarme a él y pensar cómo me iba a encontrar sobre beats así…”. Y si canta “yo soy la que decido cómo hacer las cosas” no es casual. “Lo que le estoy diciendo a la industria es ‘¡ahora bailo porque me da la gana!’. Una tiene que hacer las cosas cuando le van bien, porque entonces las vas a luchar”. Pero no miente: “Me arrepiento de no haber hecho esto un poco antes, con lo que me gusta bailar… Así soy yo, pura contradicción”.

Resultaba curioso verlas a las dos interactuar con la cámara, por separado y juntas. Beatriz genera una cercanía con ella muy interesante, la seduce a la vez que la convierte en amiga. Mala Rodríguez es como si desafiara a la cámara, y en ocasiones daba la sensación de que con su poderío la amedrentaba. La noche y el día unidos en Caprichosa. “Beatriz llevaba diciéndome de hacer una canción juntas un montón de rato”, me contó María en un descanso. “Pero nunca cuajaba. Admiro cómo ha llevado su carrera, porque es una luchadora, un ejemplo de determinación, de tía que pelea por lo que quiere”.

Esta canción llegó en el momento justo, y Mala Rodríguez no dudó en subirse al carro. “Además, una prima mía es muy fan suya, y siempre me decía ‘ay, María, ¿cuándo vas a hacer algo con Bea?”. Ella le contestaba siempre que no sabía, que no iba a forzarlo. “Este era el momento”, asevera. “He conectado mucho con ella y su marido [Yotuel Romero, también presente en el rodaje con el hijo que tiene con Beatriz], y eso es lo que me llevo luego a mi casa, todo lo que he compartido con estas lindas personas que hacen bien su trabajo y hacen feliz a mucha gente… Que la música es también para esto”.

Le preguntamos a Mala Rodríguez si otro de los motivos por los que aceptó esta colaboración fue por el hecho de ser una canción con un claro mensaje de empoderamiento interpretada por dos mujeres, que afirman “aquí estamos nosotras, decidimos nosotras”. “Por descontado”, dice. “Aunque estoy un poco cansada de que se hable tanto de ese tema, porque es obvio, ¿no?”.

“Admiro a Beatriz porque es un ejemplo de tía que pelea por lo que quiere” (Mala Rodríguez)

Bueno, a juzgar por lo que vivimos el reciente 8 de marzo, es evidente que hace falta seguir recordándolo. “Claro, siempre. Todos nos merecemos los mismos derechos que los demás. Porque vas a países en que ves que las leyes no son iguales para todos, que no se cobra igual…, así que hay que machacarlo”. La Mala se muestra positiva en cualquier caso. “Las nuevas generaciones van cambiando, y los niños ya crecen con otro chip en la cabeza. Me hace feliz que haya una nueva generación que no tiene tantas interferencias y suciedad como las pasadas. Es gente más sana, que se forma, porque todo es una cuestión de educación. Si te educas en la igualdad, creces creyendo en ella”.

Una vez terminado el rodaje, se abrazaron, se besaron, se hicieron fotos juntas… y Beatriz Luengo no ocultaba su momento fan. “Me impresionaba estar con ella. Mira que ya habíamos grabado el tema juntas, pero es que fue la primera persona a la que propuse participar en este álbum. Y ella canta lo que le da la gana, no sigue reglas. Cuando me devolvió su parte de letra, que también dice ‘respeta mi libertad, lo que quiero expresar y hacer con mi cuerpo’, me hizo feliz”. Pa’ malas ellas. “El género urbano es demasiado homogéneo ahora mismo. Dominado por hombres, con mujeres perreando detrás… Aquí, nosotras estamos al frente, y que perreen los hombres detrás”.

EL ÁLBUM CUERPO Y ALMA DE BEATRIZ LUENGO ESTÁ EDITADO POR SONY MUSIC

FOTOS: GONZA GALLEGO

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.