26/06/2019

El motivo de los incidentes en Chueca este fin de semana antes de las fiestas del Orgullo LGTB

2 julio, 2018
Léetelo en 2 minutos

El fin de semana previo al Orgullo fue un caos en Chueca. Debido a la falta de agentes –denunciada por la propia la policía–, ha concluido con un joven herido leve, robos y peleas. ¿El motivo? La confusión de mucha gente que pensaba que las fiestas eran el fin de semana pasado, y no que empezaban este miércoles 4, con la lectura del pregón.

La manifestación estatal es la que marca el calendario de las fiestas, y esta se realiza siempre el primer sábado de julio. Este año, el hecho de que el más cercano al 28 de junio (Día del Orgullo LGTBI) fuera sábado 30 de junio hizo que mucha gente creyera que el pasado fin de semana era ya el festivo.

Por ello, miles de personas se acercaron al barrio gay pensando que las fiestas estaban ya en su apogeo, y se encontraron con que era un fin de semana normal, con los horarios de bares habituales para esos días. Por eso se formaron botellones en las plazas, e intervino la policía.

Al parecer, unas 2.000 personas estaban distribuidas entre las principales plazas de Chueca, y tan solo había 4 o 6 efectivos policiales. Sindicatos de la policía aseguran que “hemos llegado a una situación crítica en la que ya no solo está en juego la seguridad del ciudadano, sino que empieza a estar en juego la propia integridad de los agentes que están realizando estos servicios con una merma numérica importante sobre la idónea planificación de este tipo de servicios”.

A su vez, el Ayuntamiento de Madrid trata estos incidentes como aislados, y afirma que la falta de seguridad no se puede generalizar. El dispositivo especial de seguridad está previsto desde el próximo miércoles, con la lectura del pregón de inicio de las fiestas del MADO.

A esta confusión se le sumó que este viernes tuvieron lugar varios macroeventos en la capital: el concierto de Operación Triunfo en el Santiago Bernabeú; el Festival Download en la Caja Mágica; Pablo Alborán en el Wizink Center… Debido a la magnitud de estos eventos, la Unidad de Apoyo a la seguridad no pudo reforzar a los policías ya que se encontraban en otros eventos.

Los agentes aseguraron que cada tres minutos se les acercaba alguna persona para quejarse de que le habían robado o pegado.“A los compañeros se les caía la cara de vergüenza porque no podían hacer nada”, recriminaban los agentes de seguridad.

Los representantes sindicales de los agentes se quejan de la complicada situación que están pasando y del conflicto con el ayuntamiento. Desde el consistorio, un portavoz ha insistido en que no se instrumentalicen “casos aislados que no reflejan la realidad de la eficacia de los dispositivos y la normalidad que ha vivido esa noche la ciudad”. Javier Barbero, concejal de seguridad, confía en la Policía Municipal y su profesionalidad en los próximos días, y garantiza la seguridad durante el MADO.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.