17/08/2019

Jaime de los Santos: “En el Orgullo de Madrid lo lúdico se convierte en una fórmula para reivindicar”

5 julio, 2018
Léetelo en 5 minutos

Jaime de los Santos tiene motivos de sobra para estar orgulloso. El consejero de Cultura, Turismo y Deportes de la Comunidad de Madrid es uno de los grandes valedores que encumbran la región como epicentro de diversidad y tolerancia, y que tiene durante la celebración del MADO Madrid Orgullo un papel fundamental. No podía ser de otra manera con él al frente, le encanta subrayar que vive en el mejor lugar del mundo para ser feliz quieras a quien quieras, y sientas lo que sientas, una afirmación a la que bien contribuyó su madre hace unos años. “Que ella me apuntara al teatro benefició mucho mi sexualidad en aquel momento. Fue una idea brillante que me ayudó a sentirme libre. Tengo la suerte de que llevo siendo abiertamente gay 39 años y 10 meses, y nunca he tenido nunca ningún problema a pesar de haber nacido en una familia conservadora”, recuerda.

Queda claro que su conexión con las tablas es innegable. Nos recibe en la Sala Negra de Teatros del Canal vestido para la ocasión –y para la foto–, donde se presta a todas nuestras peticiones, respira aliviado y esboza gran sonrisa cuando le preguntamos por la complejidad de la programación que la CAM presenta en este Orgullo. Sin ir más lejos, y valga la redundancia, está “muy orgulloso de que en esta sala vayamos a disfrutar durante toda la semana de un espectáculo como Dados de Ventrículo Veloz. Un proyecto que se dirige al público adolescente para la visibilización de las personas trans: tenemos que poner mucho interés en los ciudadanos de hoy, que van a construir la sociedad del mañana. Y a través de la cultura todo es más fácil de ser entendido”. La obra –creada por José Padilla, y que narra el viaje hacia el encuentro real con nuestra identidad –solo es la punta de un iceberg prácticamente inabarcable, donde destaca una descentralización –localidades como Alcalá de Henares o Móstoles serán de suma importancia– que pone en valor la riqueza cultural del territorio y lo que se pretende transmitir. “Lo que puedes poner sobre unas tablas de un teatro en ocasiones es más fácil de digerir que en una conversación de sobremesa. Gracias a la cultura somos capaces de llegar a realidades que, aun formando parte del colectivo, ni siquiera nos planteamos. Y como tenemos la suerte de vivir tranquilos, es necesario hacer ese ejercicio”.

Pone especial énfasis en la importancia de la involucración de las instituciones, y la buena sintonía que impera –al menos durante esta semana– con el Ayuntamiento de Madrid: “La gestión con ellos es ejemplar en todos los sentidos, estamos en constante conversación, la lealtad institucional hace que sea un éxito. Más allá de colores e ideologías, es importante luchar todos juntos”. Sin duda, desde que De los Santos forma parte del gobierno regional, uno de sus grandes objetivos siempre ha sido que a Madrid se la vea en todo el mundo como una referencia en lo que a igualdad se refiere. De hecho, cuenta que su primera reunión en verano de 2015 fue con la asociación LGTB Fundación Triángulo, para colaborar con Lesgaicinemad y diseñar para el Orgullo el festival Cinema Pride, otra demostración de cómo la cultura sirve de vehículo para hacer más libre nuestra sociedad. “Siempre hemos tenido una gran implicación, tenemos clarísimo el camino hacia la normalización de lo que es normal –es algo que digo mucho, pero es que creo en ello– y erradicar por completo cualquier ejemplo de lgtbifobia, pero también cualquier tipo de discriminación”.

Toda esta lucha tuvo uno de sus momentos más brillantes hace ahora justo un año con la celebración del WorldPride. Sin embargo, aquello no supone una presión extra para el consejero, solo la intención de mantener en listón: “Lo pasamos muy bien, fue estupendo y agotador. Fue muy emocionante estar en la Puerta del Sol viendo el escenario que este año vuelve a llevar el nombre de la Comunidad, y poder disfrutar de divas míticas. Se demostró que España es libre y tolerante, y Madrid un espejo donde mirarse”. Nueva York cogerá el testigo de nuestra ciudad en 2019 para homenajear los 50 años del movimiento de liberación gay de Stonewall, y Jaime tiene especial curiosidad por ver “cómo lo hace, yo creo que los que tienen la presión son ellos porque estoy seguro que no lo harán tan bien…”, añade una vez más orgulloso.

En un momento en que la sociedad española está haciendo vibrar los cimientos establecidos, Jaime de los Santos tampoco se quiere olvidar del deporte y esos tabúes a derribar, una espinita que le hace cambiar de semblante. “Es cierto que sigue habiendo falta de referentes, y trabas para que se dé el paso para expresar quienes son de manera pública. Cada vez que uno lo hace es una alegría, es un universo que llega a tanta gente que cada movimiento tiene más repercusión incluso que lo que podemos hacer a través de la cultura”. En los últimos meses, desde la Comunidad se han implementado políticas para luchar contra la violencia LGTBI en el deporte –de la mano de Asociación Deporte y Diversidad– y “son necesarias porque ese ‘maricón’ que tanto se usa en algunos ámbitos genera universos que van incluso contra la ley”.

Durante toda la entrevista, De los Santos es incapaz de ocultar su satisfacción: “En el Orgullo de Madrid lo lúdico se convierte en una fórmula para reivindicar desde la felicidad, y ese es un acierto”. Tal vez, ahora que parte de su trabajo ya está fuera del horno, se pueda permitir el lujo de disfrutar del Orgullo desde otra perspectiva. Su cargo público le otorga una presencia más activa en la manifestación, pero intentará –aunque no se le ve muy preocupado– pasar desapercibido. “Siempre he vivido el Orgullo de una manera lúdica, con amigos… Con mi equipo lo bailaremos y daremos todo, lo bueno es que entre un millón de personas no se me reconoce y, si lo hacen, ni tan mal. Tendrá su parte graciosa”.

fotos www.miguelangelfernandezphoto.com

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.