13/07/2020

Reivindicaciones, surrealismo, contradicciones y (muchas) risas en los Premios Feroz 2019

21 enero, 2019

El pasado sábado se celebró en el Bibao Arena la gala de entrega de los VI Premios Feroz, que otorga la Asociación de Informadores Cinematográficos de España. Una noche en la que se celebra lo mejor del cine y la televisión españoles con un aire mucho menos rígido que en la mayor parte de las ceremonias similares que tienen lugar en estas fechas.

Un año más, los Feroz se han distinguido por la espontaneidad, el desenfado y el surrealismo, aunque también por el activismo, que dio lugar a momentos de mucha risa y también de gran fuerza. No es que todo valga en la gala de los Feroz, pero sí se agradece una fiesta como la vivida en Bilbao el sábado pasado –retransmitida en directo en YouTube–, en donde nadie parece tener miedo a decir lo que piensa. Mucho menos los votantes y la presentadora, Ingrid García-Jonsson, encargada de defender un guion ácido y nada complaciente.

Porque la corrección política no se estila en la noche más feroz del año, sobre todo si tenemos en cuenta que, entre el cóctel previo que se ofrece a los integrantes de la asociación y el vino que corrió de lo lindo durante la gala, al final nadie se mordió la lengua al pisar el escenario –salvo Paco León, que no se vio capaz de agradecer con su habitual ingenio el Feroz a mejor serie de comedia que ganó Arde Madrid–. Estos fueron los rasgos que dieron personalidad a la gala que coronó a El reino (5 Premios Feroz), Campeones (Feroz a mejor película de comedia), Fariña (3 Premios Feroz) y Arde Madrid (3 Premios Feroz).

UNOS FEROZ INCLUSIVOS –O INCLUSIVES–

Uno de los momentos más brillantes de la gala lo protagonizaron Itziar Castro, Bárbara Santa Cruz y Eduardo Casanova ironizando sobre cómo, en los tiempos que corren, cualquier expresión, dependiendo incluso del género que se utilice en los adjetivos, puede resultar políticamente incorrecta. A todo se le puede sacar punta, y entre ellos jugaron a utilizar palabras masculinas, femeninas y neutras en busca de la manera de que nadie se pudiera resultar ofendido. U ofendida. U ofendide. En fin, que a veces se nos va el tema de las manos, y ellos lo recalcaron, y consiguieron que, por una vez, todos rieran y nadie se enfadara. Y Brays Efe aprovechó sus momentos como presentador para lanzar un encendido alegato en contra de la gordofobia. “Los hidratos de carbono no tienen nada que ver con el talento”, dijo. Cuánta razón tiene.

UNAS GANADORAS FEROCES

Fueron muchas las mujeres que, merecidamente, subieron a recoger un Feroz. O dos, en el caso de Anna Castillo, como actriz de reparto en cine por Viaje al cuerpo de una madre y como secundaria de televisión por Arde Madrid. Un hito que le llevó a compararse a Emma Suárez, que ha vivido una situación idéntica en los Goya. Terminó el discurso de agradecimiento por su primer Feroz dedicándoselo a Lara, su chica, “a la que amo”. Lo dijo con tal espontaneidad que, afortunadamente, no se ha convertido en noticia, pero merece la pena ser recalcado, por la discreción con que han llevado hasta el momento su relación. Se agradece que haya apostado por esa visibilidad, que siempre es positiva. E Inma Cuesta, mejor protagonista de televisión por Arde Madrid, quiso dedicar su premio “a las solteronas, a aquellas a las que se les pasó el arroz, a todas esas mujeres que han vivido a la sombra de…”. Ella les ha aportado visibilidad en la serie de Paco León, y su gran interpretación le ha valido un Feroz. El surrealista discurso de Eva Llorach, mejor protagonista de cine por Quién te cantará, mejor revisarlo en YouTube, porque tuvo tela y se alejó mucho de cualquier convencionalismo. Una pena que Carmen y Lola, de Arantxa Echevarría, se fuese de vacío y no tuviese su momento para reforzar la visibilidad lésbica. Aunque María Guerra, presidenta de la Asociación, sí les hizo un guiño al hablar de algunos de los temas que planteaban las películas nominadas, y dijo “Somos lesbianas, somos gordas, somos mayores, somos discapacitados”. Esa noche todos –o todes– éramos uno, y feroz.

UNA NAJWA MUY FEROZ

No se llevó el Feroz a mejor actriz protagonista de una serie por Vis a vis, pero desde luego no pasó Najwa desapercibida. En la alfombra roja ya dio pie a algún meme, y cuando en un momento de la gala Ingrid García-Jonsson iba a abandonar el escenario, le dijo: “Najwa, cántate algo”. ¿Cómo reaccionó Nimri? Haciéndole una ‘peineta’ que captaron las cámaras. ¿Y qué decir del momento en que decidió que ella se iba a poner a fumar, en lugar de salir a las zonas habilitadas para ello, porque lo vale? ¿Con el alcalde de Bilbao sentado pero que muy cerca? Pues eso, que Najwa se va mereciendo ya un Feroz de Honor, ¿no?

UNOS FEROZ QUE SE RESISTEN A SER DOMADOS... ¿O SÍ?

El gran ejemplo de un creador indomable fue el director merecedor del Feroz de honor, José Luis Cuerda, al que su pupilo Alejandro Amenábar presentó como “uno de esos directores que, hagan lo que hagan, siempre serán modernos”. No ha demostrado en esta ocasión la mayoría de los votantes a los Feroz una actitud similar, dado que en el apartado cinematográfico votaron como mejor drama y mejor comedia a El reino, de Rodrigo Sorogoyen, y Campeones, de Javier Fesser, respectivamente. Dos títulos entre cuyas virtudes no se encuentran, desde luego, la voluntad de riesgo. Suerte que el Feroz especial para una película que hubiese merecido un mayor impacto fue para Entre dos aguas, de Isaki Lacuesta… que ni siquiera estaba propuesta al Feroz a la mejor película dramática. Confiemos en que los ‘feroces’ no estén siendo domesticados.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.