18/07/2019

Ricardo Silvestre desnuda todo tipo de fetichismos sexuales en su libro ‘Fetishingme’

19 junio, 2019

Madrileño y residente en Londres desde hace más de cinco años, Ricardo Silvestre se dio a conocer en la llamada ‘removida madrileña’ como músico. Entonces se hacía llamar Rúdiguer, y llegó a publicar un álbum, Moderne (2005). Pero su gran pasión es la fotografía; se compró su primera cámara a los catorce años y siempre tuvo claro que se dedicaría a ella. Ahora presenta el libro Fetishingme.

Ya en Londres, a finales de 2013, Silvestre empezó a darle vueltas a un proyecto. Quería fotografiar a gente con la que quedaba y darles la oportunidad de desnudarse en el más amplio sentido del término. «Me parecía interesante mostrar desde una perspectiva artística a personas con las que has quedado para una cita». Hablamos de quedadas por Grindr. «A veces esas citas acababan en sexo, otras en un café. De igual manera, unas veces esas citas acababan en fotos que eran simples desnudos, y otras, en algo más sexual. Me interesaba reflejar la realidad de cada uno de esos chicos en la intimidad».

Jordan

Todas esas experiencias, a lo largo de más de cuatro años, han dado como resultado el libro Fetishingme, enteramente disparado en su cocina, convertida en estudio. «Experiencias ha habido de todo tipo», explica. «Al principio hubo desde quien se vino con una maleta llena de juguetes y cuerdas a quien prefería que no le fotografiara». Según comenzó a subir en seguidores en Instagram y tuvo su propia web, con el proyecto ya avanzado, ya no tenía que ser él quien propusiera las fotos, y le escribían para ofrecerse como modelos. «Ahora me llegan propuestas de todo el mundo, y algunas se materializan cuando esas personas pasan por Londres».

“Mi mayor fetish es la curiosidad”

Es consciente del boom que vive la fotografía erótica gracias, en parte, a Instagram, y le ve tanto un lado positivo como otro negativo. «Hay personas que gracias a esta moda se sueltan y se muestran como son», dice. Pero sabe que la competencia es extra porque muchas personas se consideran directamente fotógrafos por el mero hecho de hacerse buenas fotos para IG. «Con mi trabajo quiero reivindicar la profesionalidad», asegura. «Detrás de mis fotos hay una técnica y unos conocimientos. Y todo lo que he aprendido trabajando en moda lo aplico también a mis proyectos personales, porque busco que mis fotos resulten elegantes».

River Wilson

Su manera de cerrar una etapa ha sido precisamente volcando todo ese trabajo en el libro, autoeditado, Fetishingme. En donde combina fotos explícitas con otras en las que apuesta por el retrato, evitando el desnudo integral y las situaciones sexuales. «Siempre me dejo sorprender por los modelos. Cada uno tiene una necesidad cuando expone su cuerpo desnudo ante la cámara, y eso me apasiona. En ocasiones me han propuesto cosas muy extremas, y nunca digo que no; como artista no puedo asustarme por nada. De ahí el título del libro, que viene a decir “hazme partícipe de tu fetish”».

No solo actúa Ricardo como voyeur, porque, como explicaba, estos posados nacen de citas con personas con las que en principio siempre iba a tener sexo. «A veces me daba pudor que hubiera quien pensara que ofrecía hacer fotos para aprovecharme. Pero no, quedaba claro que lo hacía para documentar, lo que enseño ha sido parte de mi vida en un momento dado. Y como te digo, no siempre una cita de Grindr acaba en un polvo, o descubriendo al amor de tu vida». Aunque justo eso fue lo que le ocurrió a Ricardo, que conoció a su marido –británico– en la famosa aplicación. «Él es el primero que me ha animado siempre a seguir con el proyecto. A veces, va a venir un chico y se va a otra habitación a leer».

Gabriele Rizzi

Toga Series for Fetishingme

Le pregunto si la suya es una relación abierta, y explica: «Ambos creemos en el poliamor. El amor para nosotros no tiene por qué ser cosa de dos». Cuenta que en alguna sesión han roto los límites entre fotógrafo y modelo a pesar de que de primeras, cuando se pone tras la cámara, marca distancias. «Cuando un modelo me ha dado pie, he seguido explorando con él…». No todas las prácticas fetichistas que ha retratado le excitan, confiesa. «Mi mayor fetish es la curiosidad. Algunos de los que he visto ni me los había planteado; me ha divertido practicarlos para crear arte».

Álvaro López

Que exista en estos momentos tanta visibilidad queer en redes es algo que aplaude y que considera muy positivo. «Estamos viendo a muchas personas queer en Instagram que borran las fronteras entre mujer y hombre, son género fluido, u hombres que apuestan por reforzar su feminidad… Me interesa mucho mostrar todo eso, al igual todo lo relacionado con el kink. Entre lo kink y lo queer he encontrado mi sitio».

Álvaro López

Siempre es complicado que un fotógrafo sea capaz de citar solamente un referente, pero le pedimos a Ricardo Silvestre que se moje y lo hace. «Diré Herb Ritts, uno de mis iconos. Homosexualizó la moda y creó una manera muy reconocible de fotografiar el cuerpo masculino. Como falleció, me parece importante reivindicarlo». Dicho queda.

EL LIBRO FETISHINGME ESTÁ DISPONIBLE EN LA LIBRERÍA BERKANA (MADRID) Y EN RICARDOSILVESTRE.WORDPRESS.COM

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.