03/06/2020

Han retirado la primera obra del paraíso LGTBI colgada en un altar

14 diciembre, 2019
Léetelo en 2 minutos

En la iglesia luterana de San Pablo de Malmoe (Suecia) habían colgado un cuadro que representaba el paraíso terrenal en donde aparecían parejas homosexuales, transexuales y de razas diferentes. Sí, la primera representación artística LGTBI colgada en un altar… que no ha tardado en ser retirada. Esta versión multirracial y LGTBI del paraíso ha generado las críticas de grupos de extrema derecha y de los sectores más conservadores de la Iglesia luterana sueca.

Con motivo del primer día de Adviento, el 1 de diciembre (inicio de un nuevo año litúrgico y comienzo de los preparativos navideños), la parroquia celebraba estas fechas colgando una obra de la artista sueca Elisabeth Ohlson Wallin, pero esta vez de temática LGTB. “Creo que supone un gran respiro para muchos que, por fin, sienten que están representados en la Iglesia”, apuntaba la misma sacerdotisa de la parroquia, Sofia Tunebro. Y añadió: “Es una auténtica alegría”.

La serpiente de la transfobia

La obra, titulada Paraíso, es una reinterpretación del jardín del edén en la que no aparecen los clásicos Adán y Eva, sino ocho personajes entre los que hay parejas gays y transexuales de diferentes etnias en actitud cariñosa. Pero todas las miradas han ido a parar la serpiente que se transforma en transexual, y aquí nos encontramos con el meollo de la polémica.

El obispo de Lund ha declarado que:“el cuadro es una pintura gnóstica”, ya que, para él, puede transmitir una definición del mensaje cristiano diferente de la que es habitual en la Iglesia sueca, según explicaba al diario Sydsvenskan. Así mismo, uno de los religiosos más conservadores, el pastor jefe de la Iglesia sueca en Malmoe, Per Svensson, asegura que el problema viene por el símbolo de la serpiente, que se asocia al demonio, al mal, y que en la obra se transforma en un transexual: “Con lo que se puede llegar a interpretar que los transexuales son el demonio, algo que la Iglesia no puede defender”, ha señalado.

Finalmente, el cuadro ha sido retirado por temor a estas malinterpretaciones. Su creadora ha declarado a la cadena pública SVT lo siguiente: “La iglesia de San Pablo, que celebra el matrimonio entre personas del mismo sexo desde hace diez años, debería ser la primera del mundo con una obra LGTBI-friendly en el altar, y deberíamos estar orgullosos”. Y asegura que hará una nueva pintura. ¿Volvería a generar de nuevo críticas?

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.