20/09/2020

Jennifer Lopez celebra los 15 años de ‘Rebirth’: “Jamás me hartaré del glamour”

25 febrero, 2020

Jennifer Lopez lleva décadas de lo más ocupada. Y no parece tener intención de frenar, es una constante en su vida y su carrera. Tras su triunfal actuación en el intermedio de la Super Bowl aún ha cogido más bríos, y es enorme la admiración que despierta como polifacética showwoman, capaz de desafiar las expectativas que muchos ponen en una artista que, como ella, tiene ya cincuenta años.

Su álbum Rebirth, editado el 23 de febrero de 2005, acaba de cumplir 15 años. Es un disco que muchos de sus fans consideran a reivindicar, más allá del gran hit con que lo presentó, Get Right, una de las canciones clave de su discografía, y que, cómo no, también recuperó para su show en la Super Bowl. En aquel momento, J.Lo visitó Madrid para promocionarlo, y estuvimos con ella en el hotel Ritz para entrevistarla.

Para celebrar la ‘quinceañera’ de Rebirth, recuperamos nuestra entrevista con ella, que cumple los mismos años, lógicamente, que el álbum. Una oportunidad para situarla en aquel momento de su carrera y para ver que mucho de lo que nos contó en aquel entonces sigue siendo vigente para Jennifer Lopez y el modo en que lleva su carrera.


Cada cual ve las cosas según le interesa. Mientras que a la mayoría de los mortales nos da la sensación de que la tenemos continuamente hasta en la sopa, Jennifer siente que con su nuevo álbum Rebirth está arrancando como si fuese la primera vez. Claro, que lo que la Lopez denomina “renacimiento” nosotros lo entendemos como “nueva temporada”. En su penúltima visita a España nos recibió con la mejor de su sonrisas para contarnos cómo ha salido de su fase más negra y sus trucos para dosificarse mejor.

“Cada artista es único y es imposible enfrentar a unos con otros, por mucho que la gente se empeñe”

A este ritmo, no va a quedar campo del mundo del entretenimiento en que no pruebe suerte. Y lo envidiable es que en todos se mete a lo grande. Si decide presentar su colección sobre las pasarelas lo hace en la semana de la moda de Nueva York; si decide dejarse ver en una sitcom televisiva acepta la invitación de Will & Grace; mientras en Europa se lanza su perfume Still ella presenta en Estados Unidos Miami Glow, y la invasión culmina con la campaña publicitaria de un refresco que protagoniza junto a David Beckham y Beyoncé.

Con Beyoncé, por cierto, cada vez tiene más en común: las dos recurren al productor Rich Harrison para que les fabriquen singles de éxito [Crazy in Love y Get Right, respectivamente], ruedan películas, spots, trabajan en líneas de ropa… Aun así, Jennifer no termina de entender el por qué de la comparación. “Adoro a Beyoncé, me parece fantástica”, afirma. “Y me resulta gracioso que como 2004 fue triunfal para ella ahora todo el mundo nos quiera comparar. Es absurdo, porque cada artista es único y es imposible enfrentar a unos con otros, por mucho que la gente se empeñe en hacerlo. Hay sitio para todas, y lo interesante es que se nos dé la oportunidad de mostrar lo que podemos ofrecer”.

De paso, esta obsesa del glamour (“jamás me hartaré de él”) le da también una oportunidad a la –mucha– gente que embarca en sus equipos para que le ayude a llevar a buen término tantos proyectos en distintos medios. Porque si algo ha aprendido la diva es que “según te vas embarcando en más y más negocios tienes que dejar que personas que son expertas en cuestiones que tú no controlas colaboren contigo. Por mucho que lo intente, una no lo puede controlar todo; no hay suficientes horas en el día para hacerlo”. Te lo asegura una experta.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué dices que con este disco sientes que vuelves a empezar?
JENNIFER LOPEZ ⇒ Porque me siento como si realmente estuviese partiendo de cero. Tengo la sensación de haber vivido inmersa en un huracán durante los últimos años, en los cuales he tenido mucho éxito gracias a los discos que he grabado y las películas en que he participado. Después de parar durante un tiempo para coger aire tengo la sensación de que me enfrento a todo como si fuese nueva en esto. Este es un nuevo inicio, por eso estoy tan excitada.

SHANGAY ⇒ Desde luego, este nuevo inicio te pilla en una posición muy distinta a la del primero. ¿En qué has cambiado?
JENNIFER LOPEZ ⇒ Sigo siendo la misma persona de entonces, lo cual está muy bien, pero a la vez sé que todo lo que me ha pasado me ha hecho evolucionar. He madurado y tengo mucha más experiencia; ahí radica la principal diferencia entre mis inicios y este momento.

“¿Si me sentía incómoda con ese rollo de sex bomb latina? ¡No! Jamás he sido un producto manufacturado”

SHANGAY ⇒ ¿Te está resultando más fácil ahora encontrar tu propia voz?
JENNIFER LOPEZ ⇒ Sí. Ahora tengo clarísimo lo que quiero y lo que no, lo que estoy dispuesta a cantar y lo que no. No quiero decir con esto que haya canciones que he grabado de las que me arrepienta, sino que ahora me dejo llevar exclusivamente por mis instintos a la hora de decidir por donde quiero ir.

Solo escojo aquellos temas que me provocan una reacción inmediata; los que no me dicen nada ni me molesto en trabajarlos. Ahora sé algo que ignoraba cuando empecé en la música: lo que cuenta no es que una canción te parezca pegadiza; lo importante es que lo que cantas te llene, para que se convierta en algo especial. Creo que eso por fin lo transmite este disco.

SHANGAY ⇒ Cada vez te esfuerzas más por que la ‘Jenny del Bronx’ que llevas dentro tenga una vía de escape a través de la música. ¿Te agobia ahora recordar determinadas canciones que tuviste grabar en tus primeros discos, cuando se te vendía como una sex bomb latina?
JENNIFER LOPEZ ⇒ Nunca me han obligado a grabar nada que no quisiera. Lo que sí es cierto es que en mis primeros discos fui probando diferentes estilos, y quise que quedara reflejo de esa experimentación. Ahora tengo más claro quién soy y lo que me gusta, y supongo que eso se escucha en mi música, que tiene un sonido más concreto.

¿Me preguntas que si me sentía incómoda con ese rollo de sex bomb latina? [se echa a reír]. ¡No! Jamás he sido un producto manufacturado, siempre me he presentado tal cual soy; nunca he pretendido vender una imagen determinada.

SHANGAY ⇒ Teniendo en cuenta que tu anterior disco [This Is Me… Then] reflejaba un momento muy concreto de tu vida, tan ligado a una persona concreta [Ben Affleck], ¿eres capaz de ponértelo ahora?
JENNIFER LOPEZ ⇒ Bueno, no es que el disco entero estuviese dedicado a una persona, era solo una canción; lo que pasa es que todo el mundo se obsesionó con esa cuestión porque fue una relación muy publicitada. Pero claro que me sigue encantando ese álbum; pienso que es uno de los mejores que he grabado, y que refleja muy bien un momento concreto de mi vida. Sí lo sigo escuchando, sí.

SHANGAY ⇒ Es curioso: no quieres que nadie hable de tu vida, pero llega el productor Rodney Jerkins y, simplemente por lo que lee en revistas, te compone una canción para este disco basada en tu vida, poniéndose en tu pellejo. ¿A él si le das permiso para hacerlo?
JENNIFER LOPEZ ⇒ Eh.. la canción está muy bien [risas]. Sí, bueno… ¿Sabes? Es curioso, porque una no puede controlar al resto del mundo; yo solo puedo hacerme responsable de mis actos. Tengo claro de lo que hablo y de lo que no, pero no puedo obligar a nadie a que no diga lo que piensa de mí.

Los artistas buscan inspiración de maneras distintas, y es cierto que noto como muchos de los productores con los que trabajo funcionan de un modo diferente antes y después de conocerme. Primero se basan en lo que oyen y leen, aunque esa persona que se imaginan no soy yo, sino la que otros piensan que soy. Por eso me gusta trabajar con artistas y productores que me conocen bien.

SHANGAY ⇒ Supongo que eres consciente de la maldición que pesa sobre las parejas formadas por estrellas que deciden trabajar juntos. A la vista están las películas de Madonna con Guy Ritchie o las tuyas con Ben Affleck. ¿No sería lo más sensato evitar volver a grabar o a actuar con Marc Anthony antes de que sea demasiado tarde [pregunta realizada semanas antes de los Grammy, por cierto]?
JENNIFER LOPEZ ⇒ Nunca me plantearía así las cosas. Además, no hablo sobre mi vida privada. Pero sí te diré que siempre que he trabajado con otros profesionales ha sido porque existía entre nosotros algún punto de conexión artística. En el caso de Marc Anthony, además, ha habido desde siempre una química especial. Personalmente, pienso que la canción que grabamos a dúo [Escapémonos] para su último disco es maravillosa; supongo que habrá gente que piensa que es un horror, no lo sé… En todo caso, no creo que se pueda generalizar.

Hacer una película es muy duro, y no creo que porque Guy Ritchie y Madonna estuvieran juntos cuando se rodó [Barridos por la marea] ya se pudiera dar por hecho que iba a ser mala o que no iba a funcionar. Y lo mismo sirve para cualquier película: se empieza con muchas ganas, un buen guión, un buen director… y a veces simplemente sale todo mal.

“Siempre he procurado mantener el rumbo que me había marcado, tener claro lo que hago”

SHANGAY ⇒ En tu caso, ¿no sientes que estar continuamente tan expuesta a los medios resulta perjudicial?
JENNIFER LOPEZ ⇒ Ahora mismo no. Hace uno o dos años sí que noté los efectos de esa sobreexposición, y lo que hice fue retirarme de la luz pública y tomarme un tiempo para reflexionar y desaparecer. Este negocio es muy tramposo: de repente todo el mundo quiere que salgas en todos lados y hablan de ti continuamente, y al minuto siguiente deciden que estás hasta en la sopa y que se han cansado de ti.

Yo siempre he procurado mantener el rumbo que me había marcado, tener claro lo que hago y saber lo que se dice de mí. Pero lo único que realmente puedo controlar es mi propio trabajo, que es donde pongo todo mi esfuerzo. Es lo único que voy a defender siempre.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.