22/10/2020

¿Nacho Vidal tendría sexo con Ricky Merino? El actor porno descubre qué hombres le van

23 abril, 2020

En el cuarto capítulo de Entre ovejas, Ricky Merino y Nacho Vidal acompañaron en su trashumancia al joven pastor Zacarías Fievet. Acompañados por unas dos mil ovejas, el cantante y la estrella del porno aprendieronn el oficio de pastoreo haciendo rutas circulares por la estación de esquí de Cerler (Aragón). Además durante el camino compartieron anécdotas y secretos, LGTBI incluidos.

“A mí me gustan las cabras, a él le gustan los ovejeros…”, bromeaba Nacho con Zacarías para romper el hielo y contarle, en terminología ovina, que él es heterosexual y el triunfito gay.

Nacho, Ricky y Zacarías en Entre ovejas (TVE)

El siguiente momento LGTBI llegó cuando Nacho le habló al pastor de sus tres hijos y de lo orgulloso que estaba de ellos. Hizo especial hincapié en la historia trans de Violeta: “Mi hija, bueno, seguro que tú no lo sabes, yo tengo una niña que nació niño… Nació llamándose Nacho y con un año y medio ya decía que era una niña y con tres años ya decía ‘¿Por qué me llamáis Nacho? Yo no me llamo Nacho, me llamo Sara. Soy una niña’. Y ya con seis años se plantó y dijo: ‘Yo no quiero vestirme más de niño, soy una niña’. Entonces tuvimos que lidiar con esa situación. Aceptamos, respetamos, y acompañamos a nuestra hija a lo que ella quiera como ella quiera”, le explicaba a Zacarías.

“Es una niña que ahora tiene 11 años, muy luchadora, que ha crecido muy rápido porque ha tenido que tomar las riendas de la vida muy pronto. Me siento muy orgulloso porque es ella misma. El primer día que fue al colegio vestida de niña le dije ‘¿Tú quieres ir vestida de niña? Perfecto. Pero que sepas que en el colegio se van a meter contigo, te van a decir tal y tal”. Me dice: ‘A mí me da igual lo que me digan papá, yo sé muy bien lo que soy’. Esto pasó con seis años. ¿Pues cómo no me voy a sentir orgulloso?”, concluía el actor porno.

Nacho y su hija Violeta

Más tarde, cuando Nacho les confesaba que lo había probado todo en el sexo, quisieron saber si había mantenido relaciones sexuales con hombres. “Yo con un tío con aspecto de hombre no he estado. Este señor [refiriéndose a Ricky] es demasiado hombre como para que yo tenga una relación con él. Yo puedo tener relaciones con alguien de mi mismo sexo pero tiene que ser muy afeminado. No tiene que tener barba, ni vello, ni…”, contaba el que también fue concursante de Supervivientes. “Menos mal”, expresaba Zacarías con un alivio que preferimos no entender. “Yo no soy bisexual. Soy sexo. Es que no me gustan los tíos”, concluía Nacho. “Pues a mí sí”, replicaba Ricky con simpatía para seguir su trashumancia.

El calor aprieta y Ricky decide hacer una parada para darse un baño en un riachuelo. “Yo ahora si me despeloto entero salgo perdiendo a tu lado”, reconocía el cantante al pornstar mientras se bajaba los pantalones. “No, no me voy a quitar la ropa. Tranquilo. No te voy a hacer esa putada”, replicaba Nacho. Los tres terminan jugando a salpicarse agua en una estampa bucólico-pastoril y de innegable homoerotismo.

Zacarías y Nacho salpican a Ricky

Ricky Merino también se acordó de su novio, el reportero Pablo de Miguel. “Mis amigos me dicen que soy un poco frío. Yo creo que no, pero ellos me dicen que soy poco cariñoso. En pareja soy más cariñoso, aunque también se queja a veces”. “¿Y tienes alguna queja de ella?”, quería saber Zacarías, que todavía no se había enterado de que el cantante es homosexual y que, por lo tanto, su pareja es un chico. “Pues si lo lleva diciendo Nacho todo el viaje”, contestaba alucinado Ricky. “Bueno, tampoco es una sorpresa, ahora es muy común. Ya no es un tabú como antes. Yo lo veo muy natural”, aclaraba el pastor.

Ricky y Pablo

Zaca no perdió la oportunidad de indagar más sobre su relación con Pablo. “Nos conocimos hace un año, en junio. Por Instagram, por las redes”, le descubría Ricky, que admitía estar disfrutando de su historia amorosa al día. “Nunca sabes si una relación va a tener futuro. A mí siempre me han dejado. Antes cuando estaba con alguien pensaba que iba a ser para toda la vida. Porque si no, no voy a estar con una persona. Luego me llevaba la torta y… era monumental”. El cantante terminaba su relato reconociendo que tiene un corazón sensible y frágil. “En mi última relación acabé en el psicólogo. Mi psicólogo me dijo que una ruptura es como un duelo. Y pensé, vaya mierda, que le dé más importancia a esto que a otras cosas más importantes”.

Tras la experiencia, Zacarías resumía su impresión sobre sus invitados con unas palabras que bien podrían inspirar un himno LGTBI: “Como ellos, yo tampoco tengo ningún problema en decir quién soy ni lo que hago, ni lo que siento; así que está bien que se hayan encontrado en el punto estable de poder hablar de lo suyo sin preocuparse de lo que puedan decir los demás”. Y es que tanto Nacho como Ricky son así y así seguirán, nunca cambiarán…

Nacho y Ricky se hacen una foto finish en Entre ovejas

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.