23/10/2020

Yelle: “Voy aprendiendo sobre la marcha a ser una buena feminista”

4 septiembre, 2020

Yelle, el dúo francés formado por Julie Budet y Jean François Perrier (también conocido como GrandMarnier) celebran que por fin tienen nuevo disco publicado, el cuarto de su carrera, L’Ère du Verseau (La era de Acuario). Un álbum que se ha hecho de rogar, dado que el anterior, Complètement fou, lo publicaron hace seis años, en 2014.

Un lanzamiento algo atribulado, dado que coincide con una pandemia y va a impedir a Yelle presentarlo de inmediato en directo, algo que, como es lógico, a Julie le perturba. “Es frustrante, porque es imposible saber cuándo podremos salir de gira. Pero decidimos no variar nuestros planes. El primer single saldría en abril [la preciosa balada Je t’aime encore] y el álbum, en septiembre”. Apenas han publicado unos cuantos singles durante todos estos años de ‘silencio’, pero a Yelle no les preocupaba dejar pasar un tiempo sin apenas lanzar nada. “Las giras nos dejan exhaustos”, afirma Budet. “El cuerpo siempre nos pide no hacer nada relacionado con la música durante un tiempo cuando acabamos una. Es importante descansar y esperar a que la inspiración vuelva a aparecer. Y no siempre lo hace de manera inmediata, hay que ser paciente”.

Explica la cantante que fueron componiendo canciones sin prisas, sin saber realmente a dónde les iban a llevar, y mientras ella también hizo diversos trabajos como actriz, tanto en televisión como en cine, donde debutó en 2008. “Cuando tuvimos suficiente material que nos convencía, fue cuando supimos que era el momento de iniciar un nuevo capítulo”.

“¿Quizá nos ven raros? Como somos difíciles de clasificar, eso en Francia se suele pagar, y a nosotros nos pasó al principio”

Fue en realidad un doctor de medicina tradicional china quien les inspiró a Yelle el título del álbum. “Tuvimos una interesantísima conversación con él, que nos explicó cómo estamos saliendo de la era de Piscis, con mucha violencia y crueldad, y que nos adentramos en breve en la era de Acuario, que nos dijo que estará mucho más enfocada en las necesidades humanas, en el respeto por la naturaleza, la igualdad y la fraternidad, y nos transmitió tal paz que vimos claro que ese debía ser el título del disco”. Fue durante el confinamiento cuando lo decidieron, porque sintieron que un momento tan complicado a nivel mundial solo puede ser el preludio de una época mejor. “Sonará utópico, pero siento que estamos ante un renacimiento”.

L’Ère du Verseau también suena a renacimiento, y Julie lo confirma. “No hemos cambiado radicalmente nuestro estilo, pero es evidente que empezamos una nueva etapa, y también lo es para mí a nivel personal, algo que ha quedado reflejado en el álbum”. Porque Julie Budet ya no quiere compartir solo su vena pizpireta y colorista; en esta Era de Acuario comparte nuevos matices como intérprete y líder de Yelle. “Hay un tono más melancólico y oscuro en algunas canciones”, explica.

“No es que haya cambiado como persona, es que saco a la luz cosas de mí que antes me reservaba. Ahora me conozco mejor, me entiendo a mí misma más. Con los años, tu manera de ver el mundo cambia”. Y es que confiesa que ya no se siente tan joven. “Me sorprende mucho la de artistas más jóvenes que vienen a decirme cómo les hemos influido”, dice. “Así que no me queda otra que admitir que soy una mujer adulta”, y se echa a reír. “Ahora que tengo más confianza en mí misma no tengo problema en compartir no solo ese rollo tan positivo por el que se me conocía hasta ahora”.

“Sonará utópico, pero siento que estamos ante un renacimiento”

Asegura Julie que en ningún momento se han planteado sacar un disco de Yelle en inglés, aunque algunos de los sellos que les han publicado se lo han pedido. Tuvimos claro desde el principio que cantaríamos en francés, para ser lo más precisos posible con el lenguaje. Así lo han sido en el que fue sorprendente primer single del disco, Je t’aime encore, una sentida balada que es una carta de amor a su país, que no siempre les ha tratado todo lo bien que merecían, según explica Budet.

“Hemos querido ser sinceros, porque tenemos una relación complicada con el público francés. Nuestro vínculo es fuerte, claro, pero hay mucha gente en nuestro país que no nos termina de entender”. Algo que también cuesta comprender, siendo una banda de culto, con gran repercusión internacional en ciertos momentos de su trayectoria. “¿Quizá nos ven raros? Como somos difíciles de clasificar, eso en Francia se suele pagar, y a nosotros nos pasó al principio”.

Como ya es habitual en Yelle, el vídeo de Je t’aime encore no tiene desperdicio. En él, a Julie le cortan el pelo mientras canta, hasta que [spoiler], al final, descubrimos que era en realidad una peluca. Un guiño más a ese renacimiento que supone su regreso. “A veces te puedes esconder bajo una peluca, o tras el maquillaje, pero sigues siendo la misma persona. Cuando me quito la peluca ves a la Yelle de siempre, que no ha cambiado aparentemente, pero que se encuentra en un momento diferente”.

A Julie le parece que para mostrar esa desnudez ante la cámara, un corte de pelo era lo ideal. “Me parece muy íntimo el rato en que te cortas el pelo; efectivamente es un momento de renacimiento. Muchas veces vamos porque necesitamos romper con algo, olvidar una mala racha… Por eso a veces me entra cierta vergüenza en la peluquería cuando tengo a gente a mi alrededor, y veo cómo nos cortan el pelo, porque, en cierta manera, compartimos nuestra intimidad”.

Después llegó Karaté, un tema enérgico y bailable, con un vídeo lleno de fuerza –que estrenamos en Shangay. Si en el anterior contó con su peluquero de confianza, Charlie Le Mindu, en esta ocasión invitaron a un joven bailarín llamado Joris Wolfy Gangzi. “Nos encanta colaborar con artistas que admiramos y que pueden aportar mucho al proyecto”. En cuanto vieron bailar a Joris, supieron que debía estar en Karaté. “Le ves moverse y da la sensación de estar poseído”, afirma Julie. “Me encantan las personas que lo viven todo con tanta intensidad”.

Karaté te puede traer a la cabeza, de repente, el momento álgido del tecktonik, al que pusieron en parte banda sonora ellos con un popular remix de À cause de garçons. “Fue un movimiento cultural muy interesante aquel, que surgió en las calles y que permitió a mucha gente entregarse al baile y olvidar las drogas. Me encanta esa filosofía de ‘todo por el baile”.

Yelle adoran la diversidad, es algo que reflejan en todos sus trabajos, y en sus giras. Siempre con Julie como gran protagonista, con Jean François en la sombra. Porque sin duda es su energía la que más percibimos. “A él nunca le ha gustado dar la cara, así que logramos el equilibrio perfecto”, afirma. “Estoy orgullosa de lo que hemos logrado. Porque lo que canto nos pertenece a los dos, pero al hacerlo yo el matiz es distinto, porque soy mujer. Aún estoy aprendiendo a ser una buena feminista. Quiero que otras mujeres vean en mí que se pueden conseguir oportunidades increíbles. Voy aprendiendo sobre la marcha, porque en ocasiones yo soy la primera que comete errores, y me dejo llevar por los estereotipos que están anclados en nuestra sociedad”.

De igual manera que tiene muy presente a todo su público LGTBI, que sabe que es uno de sus apoyos más fuertes desde que comenzaron. “Hay un respeto mutuo muy fuerte y una gran comprensión. Por eso siempre hemos hecho todo lo posible para que nuestros conciertos sean espacios seguros, en donde se celebre la diferencia y se genere una conversación abierta. Estamos deseando reanudarla en cuanto podamos tocar”.

EL ÁLBUM L’ÈRE Du VERSEAU ESTÁ EDITADO POR RECREATION CENTER.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.