27/09/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Alberto Velasco: “Ser pobre, gordo y maricón es una bendición para mí”

23 diciembre, 2020

Pobre, gordo y maricón. Es el contundente y revelador título del primer libro de Alberto Velasco, el polifacético artista que tiene claro que hay que visibilizarse y no avergonzarse de lo que uno es. Actor, director, bailarín, escritor… Alberto es todo lo que el cuerpo le pide ser. Y su cuerpo es, desde hace mucho, una de sus principales herramientas de expresión, y también de activismo.

Muy comprometido con la lucha contra la gordofobia, por el el bodypositivismo y el activismo queer, Alberto Velasco –conocido por el gran público como Palacios en la serie Vis a vis– no se planteaba publicar textos tan personales como los de su primer libro. “Fue mi amigo Zeus Laand quien me habló de una nueva editorial en la que buscaban publican a artistas con cosas que decir”, recuerda. “Al editor le encantó, y al final este libro ha sido un regalo para mí”. Acaba de rodar un cortometraje autobiográfico, El rey de las flores, basado en su infancia –cuyo guion incluye en el libro–, y es un capítulo más en su manera de compartir sus vivencias a través de su arte.

SHANGAY ⇒ ¿Te has encontrado ya con gente escandalizada por que te definas como “pobre, gordo y maricón”?
ALBERTO VELASCO ⇒ Sí. Seguimos pensando que esos tres adjetivos calificativos son despectivos, y para mí han sido tres bendiciones. Si no lo hubiera sido, no me habría planteado tantas preguntas, ni me habría cuestionado tantas cosas, ni habría desaprendido tanto inherente al sistema que nos oprime. Gracias a eso, voy siendo mejor persona.

“Hay que aceptar que hay tantas alturas como anchuras”

SHANGAY ⇒ Llegar a desaprender todo eso que nos oprime es un trabajo de por vida…
ALBERTO VELASCO ⇒ Totalmente. Hay que estar siempre trabajando, y qué bien que sea así. No tengo nada que ver con quien era hace dos años. Por ejemplo, antes estaba en contra de las etiquetas, y ahora pienso que cuantas más etiquetas, mejor, porque así la gente no se siente sola. Mira el título de mi libro, con tres etiquetas juntas.

SHANGAY ⇒ ¿Eras pobre o eres pobre?
ALBERTO VELASCO ⇒ Soy pobre. Recuerdo que Samantha Hudson dijo “antes que maricón, soy pobre”, y estoy totalmente con ella. El sistema nos tiene definidos de por sí, y nos hace pensar que estamos más cerca de ser Cristiano Ronaldo que de pedir el ingreso mínimo vital, pero es mentira. Nos engaña diciendo que el trabajo dignifica, y ya coloca la moral asociada al trabajo. Pues no cariño, la dignidad está asociada al hecho de existir. Para los que venimos de familias muy humildes, ascender en posición social es dificilísimo. Un actor como yo, que hace personajes secundarios en televisión, que se mantiene entre la tele y el teatro, y que hace locuras como invertir en sus proyectos, está siempre con el agua al cuello.

SHANGAY ⇒ Pobre, y gordo…
ALBERTO VELASCO ⇒ Eso es obvio [se echa a reír]. Parece que los gordos tenemos que estar toda la vida diciendo que queremos adelgazar para ser aceptados, y yo hace tiempo que me rebelé. No quiero adelgazar, soy gordo y estoy muy bien así. Se nos ha enseñado que el deporte no es para nosotros, cuando hay millones de posibilidades para cualquier cuerpo; la relación con la comida, patologizada… Es todo muy jodido para nosotros, y hay que aceptar que hay tantas alturas como anchuras.

“En el colectivo somos horribles a la hora de juzgar los cuerpos, la raza o la estética de los demás”

SHANGAY ⇒ ¿Por eso denuncias constantemente actitudes gordofóbicas en tus redes?
ALBERTO VELASCO ⇒ Sí. Porque hay gente que ni se da cuenta cuando lo es. En la cuarentena lo vimos muy claro, con comentarios tipo “aquí, comiendo como gordos”. Nos enfrentamos a una violencia constante, y me siento un poco solo en esta lucha, que parece que únicamente la tenemos que liderar quienes somos gordos.

SHANGAY ⇒ Pobre, gordo… y maricón…
ALBERTO VELASCO ⇒ Recuerdo cuando, en mis inicios, personas de mi entorno laboral me recomendaron que no hablara de mi homosexualidad porque podía ser perjudicial para mi carrera. Vale, puede ser, pero me da igual. Tengo que ser honesto conmigo mismo. Al menos, veo que las cosas se han relajado, que ya no se impone la heteronormatividad a fuego como antes, cuando la pluma estaba prohibida a la hora de actuar. Y en el colectivo somos horribles a la hora de juzgar los cuerpos, la raza o la estética de los demás… Me he tenido que ir quitando mucha mierda: ya me gustan todo tipo de expresiones de género, me he olvidado del falocentrismo… Me doy el privilegio de fluir todo el rato, y la vida está para cambiar de opinión todo el rato.

SHANGAY ⇒ También huyes de las etiquetas en lo laboral todo el rato: ahora actúo, ahora bailo, ahora escribo, ahora dirijo…
ALBERTO VELASCO ⇒ Es una manera de crecimiento personal, de ir mejorando en todo. En España se sigue dilapidando al artista multidisciplinar, pero a mí me parece que es muy enriquecedor. No creo en la especialización, aunque se te exija el triple. Y no te puede salir todo bien. A Almodóvar no le pueden salir todas las películas bien, y no deja de ser un genio. No se puede hacer una obra maestra anual, cariños, ¡no se puede! Dejen a la gente trabajar y seguir su camino.

“Me doy el privilegio de fluir todo el rato”

SHANGAY ⇒ ¿Te da miedo cómo se pueda recibir tu libro?
ALBERTO VELASCO ⇒ Un poquito, porque me he abierto en canal. Cuento cosas fuertes, desde mis primeras experiencias sexuales en mi pueblo de Valladolid a mi relación con Madrid o con las drogas dentro del colectivo.

SHANGAY ⇒ ¿Te sientes liberado?
ALBERTO VELASCO ⇒ Sí. En el compartir está el encuentro con el otro, y lo estoy comprobando con los comentarios y reacciones que me llegan.

FOTOS: MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ

EL LIBRO POBRE, GORDO Y MARICÓN ESTÁ EDITADO POR MARLI BROSGEN

También te gustará leer

Vivir la Navidad lejos de tu pareja (Steve Grand nos regala su vídeo más emotivo)

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.