01/03/2021
onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Crítica de Zarzuela: ‘Luisa Fernanda’ se va al cine (Doré)

29 enero, 2021
Léetelo en 4 minutos

Lo que está ocurriendo en Madrid es alucinante. Mientras prácticamente todos los teatros del mundo están cerrados, aquí los dos coliseos líricos no solo se mantienen abiertos, sino que lo que suben a sus escenarios son nuevas y ambiciosas producciones, con todo lo que ello conlleva. Ahora le toca el turno a Luisa Fernanda, un clásico de nuestro género, que Davide Livermore, su director de escena, ambienta en el Cine Doré sobre las tablas del Teatro de La Zarzuela.

Esta maravilla de Federico Moreno Torroba regresa con un reparto de campanillas en el cuarteto protagonista: Yolanda Auyanet en el rol principal, un mes antes de aterrizar en el Teatro Real como Norma; Juan Jesús Fernández como Vidal, que gracias a su buen oficio y muchas tablas salvó la noche del estreno pese a tener faringitis; la duquesa Carolina es Rocío Ignacio, y el gran Jorge de León da vida a Javier Moreno. Hay un segundo reparto (Maite Alberola, Javier Franco, León Bonilla y Alejandro del Cerro) que también promete.

María José Suárez, otra de las grandes del género, crea una rotunda y estupenda Mariana en todas las funciones, al igual que el resto del sólido y compacto elenco que hace que, a nivel musical, esta obra maestra suene maravillosamente bajo la batuta del británico Karel Mark Chinchon al frente de la Orquesta de la Comunidad de Madrid, titular del foso de la Zarzuela.

[Fotos: Javier del Real]

El problema que tiene Luisa Fernanda es, simplemente, que es perfecta tal como está concebida. El libreto de Federico Romero y Fernández-Shaw se ajusta a la música del maestro Torroba, y funciona como un reloj. Ambientada a finales del reinado del Isabel II, la trama tiene sentido en esa época española de la Revolución Gloriosa, por otro lado interesantísima, y con mil aristas que se reflejan en los diálogos.

El director de escena italiano traslada la acción al Cine Doré, un local mítico de Madrid desde su inauguración en la primera década del siglo XX, y que ahora acoge la sede de la Filmoteca. El del Doré es un edificio bellísimo, y la escenografía de Giò Forma –que impacta por su realismo cuando uno entra en la sala, a telón subido– llega a tener demasiado peso a lo largo del espectáculo. Tanto que le roba protagonismo a la propia obra.

Como ya hemos apuntado, Luisa Fernanda es una joya. Sus romanzas, dúos, tercetos o coros son una sucesión de hitazos de la zarzuela, de esos que todo el mundo conoce. Ese es otro de los problemas. El escenario del cine Doré –con ese omnipresente telón que no para de girar, de abrirse y cerrarse, para dar paso a las diferentes escenas de los tres actos– es en el que transcurre ese triángulo amoroso entre Luisa Fernanda, Vidal y Javier.

La sucesión de temas tan conocidos –cuyos textos están concebidos con los dos bandos de la Gloriosa como fondo– en ese decorado tan ‘pesado’ resta credibilidad a la obra. Tanto que en momentos puede parecer una suerte de ‘antología de la zarzuela’, en vez de una función con un sólido libreto. Los matices se pierden en ese afán, a veces tan innecesario, de descontextualizar las obras de repertorio.

Levantar el telón en un momento como este, y con los inconvenientes añadidos de una Filomena por medio, es un acto heroico. La cultura es segura, y se está demostrando. La Zarzuela está viviendo noches históricas, como lo están haciendo todos los teatros que están luchando para salir adelante. Cada noche es única, y estas son las funciones que recordaremos cuando todo vuelva a la tan deseada normalidad.

Esta Luisa Fernanda estaba programada para la temporada pasada, y tuvo que ser cancelada por el confinamiento. Plácido Domingo iba a participar en ella. Mucho ha llovido (y nevado) desde entonces. Lo importante es que ahora el empeño de Daniel Bianco, director del teatro, ha conseguido retomar este proyecto. Aunque sin Plácido, que sigue vetado en España, no así en el resto de Europa.

Tras recuperar la mítica función de La del manojo de rosas de Emilio Sagi por su treinta aniversario, ahora vuelve a lo grande, y en una ambiciosa nueva producción, esta joya de nuestro género, una ‘zarzuela grande’ que ocupa un puesto de honor en nuestro patrimonio. Son tiempos muy difíciles. Pero también lo eran esos años en los que Luisa Fernanda luchaba por sacar a flote su amor por un joven militar llamado Javier Moreno. Vidal era un rico agricultor con su dehesa en Extremadura que también estaba enamorado de ella. Pero el amor triunfó, entonces, en medio de una sociedad convulsa.

Ahora quien triunfa es el teatro musical, que logra levantar los telones en medio de una crisis sin precedentes y con una sociedad también en pie de guerra. Por eso hay que llenar los teatros. Y qué mejor manera que hacerlo para disfrutar de delicias como la mazurca de las sombrillas. A ver si San Antonio nos consigue, como sociedad, ese amor sincero que nos merecemos.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.