10/04/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Delphine Lehericey, directora de ‘El horizonte’: “Cuento mucho más que la historia de amor entre dos mujeres”

30 marzo, 2021

El horizonte, dirigida por Delphine Lehericey, está ambientada en el verano de 1976. El calor es sofocante, y la familia que la protagoniza no pasa por su mejor momento. Gus (Luc Bruchez), a sus trece años, comienza a dejar atrás la inocencia de la infancia y vive un despertar adolescente que le hacer ver el mundo de una manera distinta. Su padre, Jean (Thibaut Evrad), lucha por mantener activa la granja que poseen. Su madre, Nicole (Laetitia Casta), se ha enamorado de Cécile (Clémence Poésy). El mundo del joven Gus se resquebraja.

El horizonte es una producción entre Suiza y Bélgica, que se hizo con los premios a mejor película y mejor guion en los últimos Premios del cine suizo. Es una adaptación de la novela de Roland Buti El centro del horizonte, que le valió a Delphine Lehericey en el Festival de San Sebastián el premio Lurra de Greenpeace. Y cuenta, sin duda, con el gancho de comprobar la química entre la pareja que crean en la ficción dos actrices tan reconocidas como Laetitia Casta y Clémence Poésy.

Luc Bruchez y Laetitia Casta

Luc Bruchez y Laetitia Casta

Que la película esté ambientada en un verano tórrido es clave en el desarrollo de la historia, según cuenta Lehericey. “Sí lo es, porque todo sucede en pena ola de calor, en un momento en que la naturaleza sufre, los animales sufren… Se exacerban las emociones tanto al nivel del paisaje como de los protagonistas de esta historia”, cuenta. Y en ese contexto coinciden la llegada a la adolescencia del joven Gus y la liberación emocional y sexual de su madre, que se deja llevar sin miedo por lo que siente.

“Elegí a Laetitia Casta pensando en esa gente que sigue viendo a las personas LGTB como raras”

Laetitia Casta, todo un icono de la sensualidad femenina, da vida a Nicole, esa madre abnegada que llega a un punto en que quiere tomar las riendas de su vida, asumiendo todas las consecuencias posibles. Y se deja llevar por la atracción que empieza a sentir por otra mujer. Parece evidente que la directora quiso mostrar un registro totalmente diferente de la actriz a la vez que apuesta por la visibilidad lésbica desde una óptica no tan habitual. “Pensé en ella inmediatamente para ese papel”, cuenta Lehericey. “Porque mucha gente que no es homosexual sigue viendo a las personas LGTB como raras. Laetitia, además de ser una mujer sensual, es muy popular. Me parecía perfecta para mostrar a ese público reticente que lo de menos es de quién se enamora Nicole, que muestra su amor con absoluta naturalidad”.

Clémence Poésy

Nicole antepone en la película sus sentimientos a todo, se deja llevar por su amor hacia Cécile sin importarle las consecuencias. Resulta casi revolucionario ver a una mujer que vive en un entorno rural, a mediados de los 70, apostar sin esconderse, ni miedo aparente, por vivir su vida de una manera plena. “Las artes han reflejado siempre historias en las que priman las emociones de sus protagonistas, y eso vale también para esos años 70 en los que está ambientada mi película. Lo llamativo, o revolucionario si quieres, es que esta mujer actúa en consecuencia”. Cuenta que esa determinación no estaba en la novela que ha adaptado, y que vio claro que debía subrayarlo junto a su coguionista, Joane Gigger.

El tono naturalista que prima en El horizonte contribuye a que el espectador sienta que no hay filtro entre los personajes y él. “En todos mis trabajos me he centrado en las relaciones entre las personas, para hablar de temas como la confianza y la intimidad”, explica. “Siempre busco la máxima confianza de mis actrices y actores, porque así es mucho más fácil filmar lo que me interesa”. Asegura que fue muy fácil lograr la complicidad que vemos en la pantalla entre Casta y Poésy. “Requiere valentía y mucha generosidad dejarse llevar por lo que pide una directora, y una vez lo logré, me propuse captar la libertad que apareció cuando se dejaron fluir”.

Delphine Lehericey [izda.], en el rodaje de 'El horizonte'

Delphine Lehericey [izda.], en el rodaje de El horizonte.

Con Retrato de una mujer en llamas, de Céline Sciamma, muy reciente –cuyo impacto a nivel mundial ha sido más que notable–, este es un ejemplo más de película dirigida por una mujer que cuenta una historia LGTB y cuya acogida está siendo muy positiva, lo que nos hace pensar que un público amplio está cada vez receptivo, y abierto, a historias como la de El horizonte. “Es evidente la necesidad de contar historias como esta. Recordemos que cuando Abdellattif Kechiche hizo La vida de Adèle no hablaba de que fuese una historia de lesbianas, sino una historia de amor. Y Céline Sciamma recalcaba que lo que le interesaba con su película era mostrar cómo las protagonistas descubrían el amor juntas”.

Lehericey quiere que su película se disfrute con ausencia total de prejuicios. “Quizá en épocas anteriores, historias como la que yo cuento, por el hecho de estar firmada por una directora homosexual, se habría visto como algo exótico”, continúa. “Ahora quiero pensar que juzgará la película simplemente por cómo retrato en todas sus facetas a los personajes femeninos que la protagonizan, no solo por el hecho de ser dos mujeres que se aman”.

LA PELÍCULA EL HORIZONTE SE PROYECTA YA EN CINES

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.