09/12/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

¿Tiene que ver la visible normatividad de Lil Nas X con su éxito global?

20 abril, 2021

Ahora, más que nunca, puedes llamar a Lil Nas X por su nombre. Porque Montero es su nombre de pila, y da título a su último single, que está haciendo historia por varios motivos. El primero, por sus números de streaming. Nada más lanzarse, se hizo con un número 1 a nivel global que ha impresionado.

Sí, Montero (Call Me by Your Name) está gustando, y mucho –ya es top 5 en España, algo inimaginable hace unos meses–. Aquí es cuando llega el momento más llamativo y relevante que ha hecho de esta canción un hito. Y es que en ella, Lil Nas X cuenta una historia de atracción fatal hacia otro hombre. Sí, sabemos desde hace tiempo que es gay, pero no es en absoluto habitual que una canción explícitamente gay reviente las listas. Sobre todo en Estados Unidos, donde es ahora mismo, sin discusión, la mayor estrella pop –sorry, Beyoncé–.

No contento con ello, ha asaltado las redes sociales para plantar cara a la brutal oleada de hate y homofobia a la que se ha tenido que enfrentar tras hacer pole dance en tacones y twerkear sobre el mismísimo demonio en el vídeo –un clásico inmediato–.

La visibilidad de Lil Nas X importa, y mucho. Es muy relevante su capacidad para representar a una generación –o dos– que no da importancia al binarismo o la orientación sexual de otras personas. Aunque el exitazo de este diablillo también plantea alguna cuestión, de momento sin respuesta. ¿Responde a un plan de marketing elaborado al milímetro su impacto? ¿Es una necesidad del mercado que exista un artista joven, gay y de color capaz de englobar tantas fantasías y tanta necesidad de derechos de un colectivo? ¿Habría tenido el mismo éxito si no tuviese un cuerpo normativo y una ausencia casi total de pluma?

https://twitter.com/LilNasX/status/1384513007279955968?s=20

Reflexionar sobre estas cuestiones me parece importante. Porque antes que Lil Nas X ha habido artistas de color fuera del armario que han sabido fusionar pop y hip-hop, y jugar con una imagen potente, pero su impacto popular no ha podido ser más reducido, o nulo. En los últimos años hemos visto a Zebra Katz, Mikky Blanco, Cakes da Killa o a Le1f presentar propuestas muy interesantes, con capacidad de impactar en el mainstream, pero no lo han logrado.

¿Demasiado políticos? ¿No les funcionó el timing como a Lil Nas X? Al que, por cierto, le vemos también presumir de visibilidad en el último vídeo de Brockhampton. Su fantasía gay no hace más que expandirse y llegar a lugares que nunca imaginamos. Este diablillo tiene ‘peligro’, y hay que celebrarlo.

https://twitter.com/LilNasX/status/1384516504310272000?s=20

También te gustará leer

Vamos al teatro (gay)

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.