fbpx
27/11/2022

La Tragaperras de Víctor Gutiérrez: “No voy a contribuir con mi silencio a la discriminación en el deporte”

2 julio, 2021

El pasado mes de abril, Víctor Gutiérrez, jugador profesional de waterpolo, denunció en sus redes sociales haber recibido insultos homófobos mientras estaba trabajando. Esta denuncia puso encima de la mesa un debate muchas veces silenciado: la impunidad con la que se manifiestan las actitudes LGBTIfóbicas en el mundo del deporte. Además, supuso la primera sanción por homofobia dentro del deporte de élite en España.

Con los pies en el suelo y con muchas ganas de reivindicar el papel del colectivo dentro del mundo del deporte, Víctor acepta jugar a La Tragaperras de Josemola para defender la necesidad de visibilizarse desde el sentido del humor

LA TRAGAPERRAS ⇒ Saliste del armario en la revista Shangay en 2016… ¿Cómo viviste ese momento?
VÍCTOR GUTIÉRREZ ⇒ Llevaba bastantes años viviendo con normalidad mi orientación sexual. Es decir, ya no me andaba con mentiras y no me guardaba las apariencias delante de mis compañeros. Al recibir tantísima normalidad y aceptación, quise compartir mi experiencia, que era bastante positiva. Quise decirlo porque estaba en la élite del deporte y quería que conociesen una experiencia positiva. Sacar el mensaje de que se puede llegar a la élite del deporte y ser un profesional independientemente de la orientación sexual. Me pregunté: “¿Qué puedo hacer yo para que el camino de otras personas sea un poquito más fácil?”. Y decidí visibilizarme.

LA TRAGAPERRAS ⇒ A Pablo Alborán, por ejemplo, le llovieron muchas críticas por visibilizarse, le decían que salir del armario no era necesario…
VÍCTOR GUTIÉRREZ ⇒ Desde los ojos del privilegio es difícil entenderlo. Es un tema identitario, y luego aparte creo que cuando esos comentarios existen es porque precisamente las cosas no están tan normalizadas. Cosas tan sencillas como vivir, personajes públicos como Pablo Alborán no lo han podido hacer. Esto tiene que llevar a unos grados de infelicidad y de estrés brutales. Entonces, claro que es importante que visibilicen su orientación sexual.

LA TRAGAPERRAS ⇒ Aunque tú lo tuvieses tan claro y recibieses muchos mensajes positivos, llegaron también los negativos… ¿Afectó eso a tu salud mental?
VÍCTOR GUTIÉRREZ ⇒ Se removieron muchas cosas en mí por dentro. Pensé: “Si a mí un insulto me remueve, qué puede suponer para chicos y chicas jóvenes menores de edad que no están empoderados”. Creo que es superimportante para la salud mental que no dejemos pasar estas cosas, que no las normalicemos, que lo denunciemos… Por eso denuncié que me insultasen en un partido. No se puede ser feliz detrás de una careta o aguantando cosas que no tenemos que aguantar. Si alguien me acepta un consejo, sería que no se calle… porque no merece la pena.

LA TRAGAPERRAS ⇒ Ahora que ha salido el tema del insulto, ¿fue suficiente la sanción que se le impuso a quien te lo lanzó?
VÍCTOR GUTIÉRREZ ⇒ Es verdad que he recibido diversos comentarios en ese sentido. Hay muchas personas a las que les parece insuficiente tanto la sanción económica, que fueron doscientos euros, como la sanción deportiva, que fueron cuatro partidos. Sin embargo, hay que recordar que venimos de que no pase absolutamente nada con este tema. Entonces, que por primera vez se sancione a un jugador con cuatro partidos y una multa económica para mí es un avance. Lo que pasa es que tampoco se había dado la coincidencia de que un deportista de élite en activo se visibilizase. Yo dije: “¿Por qué me voy a callar, voy a mirar para otro lado y voy a seguir contribuyendo a que estas cosas pasen si tengo la posibilidad de poder denunciarlo?”. Pensaba que estaba haciendo un flaco favor al deporte y al colectivo en general callándome, ¿no? Al final, lo hemos normalizado, y no tenemos que aguantar ni vivir estas situaciones.

LA TRAGAPERRAS ⇒ Es interesante hablar de los espacios donde se producen este tipo de discriminaciones. Los vestuarios parecen lugares muy incómodos, ¿no?
VÍCTOR GUTIÉRREZ ⇒ Depende del momento de tu vida. Yo, ya con 30 años, si escucho alguna cosa de estas en los vestuarios intento “educar”. Siempre pongo el mismo ejemplo: Yo puedo decir ‘cocreta’ y tú has entendido lo que quiero decir. Ahora bien, me cuesta tan poco decir ‘croqueta’ que si puedo hablar bien, ¿por qué no voy a hablar bien? Pero claro, esto no es tan fácil con chavales y chavalas de 10-12 años. Por lo tanto, es muy importante que haya técnicos, o los mismos entrenadores, que corrijan, porque no sabes quién puede estar escuchando y cómo le puede afectar.

LA TRAGAPERRAS ⇒ ¿Y cómo está el asunto a nivel legislativo?
VÍCTOR GUTIÉRREZ ⇒ Hace un par de años participé en un una especie de congreso que se hizo para elaborar la nueva Ley del Deporte, porque pidieron testimonio a diferentes sensibilidades dentro del deporte de élite. Una de mis reclamaciones fue que hubiese una legislación específica, que se recogiese la LGTBIfobia como delito de odio y que hubiese una protección específica para el colectivo. Ahora eso está superparado por la pandemia y demás. Sin embargo, creo que es una cosa que tiene que estar al caer. No puede ser que en 2021 se haya tenido que improvisar.

LA TRAGAPERRAS ⇒ Para terminar, y como estamos en pleno Orgullo, queríamos preguntarte sobre la polémica que hay en torno a que las mujeres trans no deberían competir… ¿Podrías arrojar luz sobre esta cuestión?
VÍCTOR GUTIÉRREZ ⇒ Es un tema supercomplicado. Fíjate que no se ponen de acuerdo ni siquiera con lo más básico, que son sus derechos. Sí que es verdad que el deporte está construido de una manera muy machista. Por ejemplo, los hombres trans no tienen absolutamente ningún tipo de restricción para competir porque, como el deporte es machista, se interpreta que una mujer nacida mujer que luego transiciona a hombre no va a desvirtuar una competición de hombres. Entonces, los hombres trans no son sometidos a ningún tipo de control de testosterona ni nada de eso. El problema viene por las mujeres trans, que sí que están sometidas a controles de testosterona, por ejemplo. Yo lo que creo es que no hay imágenes de mujeres trans arrebatándoles medallas a mujeres cis. Está demostrado que cuando las mujeres trans controlan sus niveles de testosterona, el rendimiento deportivo que tienen es muy normal. No es nada del otro mundo. El foco entonces es: vamos a dejar que el deporte lo puedan practicar todos.

ESCUCHA LA TRAGAPERRAS, AQUÍ

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.