fbpx
06/10/2022

Ainhoa Arteta, el regreso de la diva: “En estos momentos necesitamos un positivismo extra”

31 enero, 2022
Léetelo en 15 minutos

Ha pasado el peor momento de su vida. Pero ahora regresa con más fuerza que nunca. Estas espectaculares fotos en el Teatro de La Zarzuela, al que ella llama directamente “mi casa”, lo demuestran. La soprano donostiarra tiene aún mucho que cantar y que contar. Lo hace como a ella le gusta, sobre un escenario, como la gran diva que es. Y como nos gustan mucho las divas que están en su mejor momento, la hemos escogido como la portada de Shangay del mes de febrero.

Aunque a ella no le gusta mucho ese término: “Es que digo yo, vale, somos divos o divas en el escenario…, o podemos serlo; pero luego, en la vida real, somos personas [risas]”. Ainhoa Arteta se siente feliz, porque realmente ha pasado por un momento terrible tras estar en coma inducido por una sepsis que casi la lleva a la muerte. Ha pasado unos meses malos, muy malos, pero ya está recuperada. Tanto que tiene previsto volver muy pronto a los escenarios. Y lo hará a lo grande.

Este es el primer posado que hace, y está radiante. Se le nota. Era una asignatura pendiente que teníamos con ella en Shangay, y la habíamos planeado desde el pasado mes de julio, mucho antes de todo esto que ha pasado tras su enfermedad. La hemos citado en el Teatro de La Zarzuela por su vinculación con nuestro género lírico, que es una parte fundamental de su repertorio de conciertos

Para ella, esta es una sala muy especial: “Ufff…, ya te digo, es mi casa. Porque llevo ya años trabajando y colaborando con ellos. Y sinceramente, desde que entro en portería; y quienes me visten, maquillan…, es una familia muy grande con la que he convivido, y he vivido, momentos de auténtica tragicomedia. Con Daniel Bianco [director del teatro] tengo una amistad que es muy profunda desde hace años. Y la verdad es que es eso, entrar aquí es entrar en mi casa. Yo planifiqué que el primer concierto que iba a dar tras la enfermedad fuese de zarzuela, e iba a ser el concierto de Navidad. Pero como surgió esta historia en la cuerda vocal y, el pasado 3 de noviembre me operaron, pues lo tuve que cancelar”.

Relacionado

Acaba de regresar de Berlín, donde su médico de referencia la ha operado “a cuerda abierta”, tal y como ella misma nos cuenta, por un problema muy serio en las cuerdas vocales, consecuencia de la intubación después de tanto tiempo en coma inducido. Llegó justo la noche anterior a este espectacular shooting en La Zarzuela. Ya está plenamente recuperada, mucho antes de lo que todos pronosticaban, pero tiene que ir poco a poco hasta su esperado debut.

Arteta tenía que haber protagonizado Entre Sevilla y Triana, la obra de Sorozábal que en estos momentos se representa en este escenario, pero tuvo que cancelarlo. Aun así, ha mantenido su compromiso con nuestra revista. Su vuelta a los medios es a lo grande, en este teatro que para ella es un talismán.

Ainhoa posa, espectacular, en el escenario del Teatro de La Zarzuela, con el patio de butacas y la imponente lámpara de la sala al fondo para la portada de febrero de Shangay. La soprano lleva un total look de Cocoa Spain y luce una piel radiante con Luminous Silk Foundation, una base de maquillaje ligera, de cobertura media y modulable. Y en los labios hemos aplicado el labial de color intenso de larga duración Lip Power 500 de Giorgio Armani.

Lo hace, feliz, en este escenario que es único en el mundo, porque es el templo de la lírica española, y ella siempre ha sido una abanderada de nuestro repertorio: “Para mí es una emoción muy grande, porque he pasado una temporada bastante larga con las consecuencias de una enfermedad que tuve y me afectó a la voz. Y con toda esa angustia de pensar que igual no podría volver a cantar… Siempre he sido una gran defensora del repertorio español, de la zarzuela, pero también de la canción española, compuesta por grandes como Granados, Falla, Mompou, Toldrà, Antón García Abril… Y me dejo a muchísimos en el tintero. ¿Por qué lo defiendo? Pues porque para mí es la obra sublime. Son los textos de grandísimos poetas españoles, como Machado, García Lorca, Pedro Salinas, musicados por los más grandes compositores. Creo que tenemos aquí un patrimonio cultural muy, muy grande. Y que nuestra obligación es enseñarlo al mundo. Durante toda mi carrera, que son ya treinta años, he combinado mi faceta de cantante de ópera con la carrera de recitalista, que ha sido incluso tan o más, incluso. En los recitales siempre he hecho canción española. País donde iba, lo hacía: si era Francia, una primera parte francesa, segunda española; Alemania, lo mismo… Siempre”.

“Siempre he sido una gran defensora del repertorio español, de la zarzuela, pero también de la canción española”

No solo está radiante, sino que tiene muchos proyectos. Retomará muy pronto su carrera musical, pero tiene más proyectos y retos: “Lo principal es seguir con mi carrera, y más adelante, empezar a ejercer de maestra, porque pienso que tengo un legado importante. No lo digo por decir. Hasta ahora nunca me he atrevido a hacer esto, pero ya llevo un par de años entrenándome y viendo que lo que enseño sirve. Muchas veces un cantante, por muy bueno que haya sido, puede no ser un buen profesor. Es una responsabilidad muy grande, y creo que puedo ser una buena profesora. Por eso tengo el proyecto de formar una escuela aquí, en España, y enseñar mi legado, que creo que es interesante para las nuevas generaciones. Y luego tengo un proyecto sobre la canción española, pero antes tengo que hablar con Iceta [risas], tengo que hablar primero con el ministro [de cultura]”, nos dice entre risas.

Con un chal suyo de Paloma Picasso, que es una joya, sobre un vestido de Cocoa Spain, en uno de los palcos de platea del Teatro de La Zarzuela de Madrid.

Ha hecho siempre lo que ha querido. Ha rechazado teatros importantes y ha combinado cosas muy masivas o proyectos crossover, como discos de pop, con conciertos intimistas en recintos sagrados de la lírica o propuestas underground como la ‘Opera Garage’ de su amigo Emiliano Suárez: “Es que soy de las que piensan que esta carrera se construye más con el ‘no’ que con el ‘sí’. Pienso que muchas veces lo que me ofrecen no es para mí. Cuando salgo a un escenario –esto lo aprendí hace muchos años–, salgo siempre con una cilindrada más de la que requiere el rol. Es verdad que en el mundo de la lírica hay un poco una locura de ofrecer roles a gente que lo puede cantar, obviamente, pero… A mí, por ejemplo, me han ofrecido Turandot. Las notas las tengo, pero yo no soy Turandot. No sé si esto es por la falta de conocimiento de los que llevan las direcciones musicales de los teatros. Ante eso, lo que tiene que primar, sobre todo, es lo que cada uno sabe de su voz, lo que le puede alargar más su vida. Ante eso, no hay contrato que valga. Me pueden poner encima de la mesa lo que quieran para que haga una Turandot, que no la voy a hacer. Siempre he cuidado mucho esto, aunque a algunos teatros les sienta mal, incluso explicando los motivos, que no te ves en ese rol… Es un riesgo que asumo y no me arrepiento de nada. Porque ahora mismo, a mi edad, y con todo lo que me ha pasado, he conseguido recuperarme en dos meses, cuando me auguraban de seis a un año, así que algo estaré haciendo bien con la voz. Para mí es uno de los consejos mas grandes que me dio un maravilloso canario, Alfredo Kraus. Y lo llevo siempre grabado a fuego. A la voz nunca hay que obligarla y sí hay que escucharla. En ese sentido, he aprendido a escuchar a mi voz”.

“A mi edad, y con todo lo que me ha pasado, he conseguido recuperarme en dos meses, cuando me auguraban de seis a un año, así que algo estaré haciendo bien con la voz”

Es una rara avis en este mundo de la lírica. Una diva de la ópera, que ha pisado los grandes teatros mundiales, y sin embargo, también una mujer muy popular y querida. Muy conocida. ¿Cómo se combina ese glamour y divismo, que vemos en estas fotos, con esa popularidad? Por otro lado, esto es algo siempre bueno, porque lleva a más gente al teatro. Ainhoa Arteta es como las grandes divas de antes: las reconocían por la calle y salían en las revistas. “No es algo fácil, pero es un empeño que me propuse desde pequeña. Vengo de un pueblo, de Tolosa, en el que cuando queríamos acceder a la gran cultura teníamos que ir a San Sebastián o a Bilbao. Ten en cuenta que yo he nacido en la España en blanco y negro. Era siempre un problema, y no era fácil ni accesible. Cuando volví a este país, después de once años en el Metropolitan, me propuse hacer recitales en todos los pueblos y capitales de España posibles. Quizá eso fue lo que me dio el espaldarazo para que la gente me conociera más. Por otro lado, quienes me conocen bien, saben que soy una persona tremendamente extrovertida, que hablo mucho. ¡Por eso intento dormir antes de los conciertos, para no hablar! [risas]. Nunca he tenido problema para compartir mis experiencias positivas; y las que no lo han sido, que han sido auténticos traumas, o dramas, pues he conseguido sacarles el lado positivo, y eso es lo que me gusta compartir con la gente. Y más en estos momentos, en los que necesitamos un positivismo extra. Pienso que hace falta enviar mensajes a la gente de ánimo, y de que la vida sigue y hay que estar a todas. Y que de las cosas malas se sacan cosas buenas”.

Preciosa foto en el ambigú del Teatro de La Zarzuela, donde se celebran conciertos de cámara varias veces al mes, con un total look de Cocoa Spain y con Labial Rouge D’Armani Matte 400 de Giorgio Armani.

Es un rostro habitual de programas de televisión muy populares, lo que posiblemente haya hecho que Ainhoa Arteta sea la cantante de ópera y zarzuela más conocida en nuestro país por un público que no siempre es el mismo que va a los teatros líricos. “Me gusta participar en programas como MasterChef o Prodigios, por ejemplo. Creo que un artista es artista en todos los sentidos. Y el arte va en mi vida intrínseco. Mis hijos, por ejemplo, se ríen mucho en casa, porque soy muy excéntrica. Pero ya saben cómo soy. Y el alma del artista está en MasterChef, en Prodigios, en un programa de televisión o en un teatro. MasterChef, por ejemplo, lo pude hacer porque ya se habían cerrado todos los teatros [por la pandemia de la covid], antes era imposible, porque el programa requiere mucha entrega”.

Eso puede tener su lado negativo. Acaba de salir de su momento más duro, que la ha puesto en una línea de actualidad en la que a nadie le gusta estar. “Bueno, sí, la verdad… [titubea]. Pero también es verdad que no me he visto expuesta a esa historia mediática, porque gracias a Dios tengo una familia y unos amigos que me hicieron como un caparazón de tortuga donde no entraba el wifi… Al final, me enteraba por otras vías. Pero sí, ha sido un momento bastante difícil. Sobre todo porque salía, bueno, estoy todavía saliendo, de varias amputaciones y de injertos. Aún no estoy del todo recuperada. He pasado mucha angustia, mucho miedo. Pero más que por otra cosa, por la salud. No tanto por la historia mediática. Para mí lo primordial de todo esto, en lo que yo me centraba, es en que había sobrevivido, primero porque me podía haber muerto, fue cuestión de horas, y yo me centraba en eso. He sobrevivido, y ahora tengo unas secuelas que superar. En eso me he concentrado”, nos dice muy serena.

La reina del escenario, en el patio de butacas. Vestida por Cocoa Spain, hemos dado luz en la mirada con sombra de ojos líquida Eye Tint Renovation 12 y en labios Labial Rouge D’Armani Matte 400 de Giorgio Armani. Ainhoa Arteta pasa de estrella de la ópera y la zarzuela a ‘espectadora’ para Shangay.

No podemos obviar otro tema que ha copado horas de televisión. Tras conocerse que estuvo a punto de perder la vida tras sus graves problemas de salud, saltó la noticia de la separación de su cuarto marido, y fueron muchos los programas que se hicieron eco de ello. Ella lo tuvo entonces muy claro, al igual que lo tiene ahora: “No he hablado mal en el momento ese que fue tan duro, y desde luego no lo voy a hacer ahora. Para nada. No es mi liga. Al final, el tiempo pone las cosas en su sitio. Yo, en ese momento estaba, tenía que estar, concentrada en mi recuperación. Como sigo ahora. Desde luego, entiendo que cierta prensa pueda ser cainita y necesite ese tipo de información, pero sinceramente, es un episodio de mi vida que no forma parte esencial de ella, y tengo cosas a las que sí merece la pena ponerles mi empeño total: mis hijos, mi familia, mi carrera… Mi vida”.

“El mundo LGTB entró en mi vida cuando llegué a Nueva York, porque yo venía de Tolosa y mis amigos gais de allí fueron los que me cuidaron, los que mejor me trataron, y me llevaron por primera vez a la ópera”

El mundo LGTBI siempre ha sido una parte muy importante en su vida, sobre todo en los finales de los 80 y principios de los 90, cuando llegó a Nueva York antes de convertirse en una gran estrella del Metropolitan Opera House, donde estuvo más de una década protagonizando varios títulos por temporada año tras año: “Por eso insisto que esta entrevista para Shangay me hace muchísima ilusión, porque el mundo LGTB entró en mi vida cuando llegué a Nueva York, porque yo venía de un pueblo de Tolosa y esas cosas no se conocían, lo de los gais, las lesbianas…, no era algo de lo que se hablase. Y yo accedí a él gracias a mis maravillosos amigos gais de Nueva York”.

Se emociona al recordarlo: “Cuando llegué allí descubrí lo que era la gente de color, la gente de distintas religiones. Y los que me recibieron, me cuidaron y mejor me trataron, me llevaron por primera vez a la ópera y a las Gay Parades de Nueva York fueron ellos. Por desgracia, era la época del sida y muchos de ellos han muerto. Pero los que quedan son amigos para toda la vida. Y sí que observé una cosa, que el mundo de la cultura, de [se lo piensa] la sensibilidad… Donde yo he visto más cultura y sensibilidad es en el mundo LGTBI, en este caso el mundo gay, que fue el que me acogió en Nueva York. No me conocían de nada, me vinieron a buscar al aeropuerto porque mi amigo Joseba Errekalde vivía allí, me llevaron a un convento, porque era la residencia en la que yo me hospedaba. Como ellos veían que estaba allí, me sacaban siempre a cenar los fines de semana, uno de ellos trabajaba en el Petrossian y me llevaba a tomar champán. ¡Y fueron ellos quienes me llevaron  al estreno de La Traviata de Zeffirelli, a la primera representación de ese montaje. ¡Lloraban más que Julia Roberts, ya te digo yo! [risas]. Y qué casualidad que a los cuatro años de estar allí, con ellos, debuté en el Met con esa producción. Y cuando terminó [esa producción para retirarla del teatro y dejar paso a una nueva], la hice yo también. Siempre han estado conmigo. Cuando cantaba Traviata o cualquier otro título que cantase en el Met, ahí estaba mi grupo”.

Hoy, sigue manteniendo ese contacto con Joseba: “Cuando volvió de Nueva York, creó una asociación que se llama Arribeltz, para informar sobre el problema del VIH, sobre todo a gente joven. El primer concierto que se organizó lo hice yo, en su pueblo. Fue tremendo, porque él estaba hospitalizado y a punto de morir. Cuando terminó el concierto, fui a llevarle el ramo de flores que me habían regalado. Poco después le pusieron un ‘cóctel’ que funcionó, y ahora está trabajando como un loco. Es una de las mejores personas que me he encontrado en mi vida. En el décimo aniversario de la asociación también canté yo…”.

Con un anillo que era de su madre y el precioso chal de Paloma Picasso que para ella es un talismán. Para Ainhoa, esta vuelta al Teatro de La Zarzuela para esta sesión de fotos está cargada de simbolismo.

Volviendo a la lírica, tiene un referente en alguien muy importante: la Caballé, su amiga, su maestra. Solo con decirle “no ha habido nadie como la Caballé”, tarda una décima de segundo en decir “Ni la habrá. ¡No la ha habido, ni la habrá! Su color de voz, esos pianissimo. Yo muchas veces la escucho en su juventud, era un auténtico fenómeno. Y lo que más me gustaba de ella era que se reía, con la vida y de la vida. Le gustaba mucho reírse, era muy cachonda”.

Al igual que ella hoy, Montserrat Caballé era muy popular, una soprano de referencia que no tenía reparo en ir a programas generalistas de televisión ni en cantar en las galas que entonces se emitían los fines de semana por la noche: “Es que, insisto, una cosa es ser divos en el escenario, pero luego en la vida… Ella era madre, con dos hijos. Los hijos en esta historia tienen muchísima importancia. Ser cantante lírica, soprano, es decir, mujer, con hijos… Eso te hace tener los pies en la tierra muchísimo más que otra cosas”.

Hace unos años, cuando saltó el escándalo de Plácido Domingo, Ainhoa fue de las primeras en defenderlo públicamente. Es otra de las cosas que definen a esta mujer vasca, de carácter, y que no tiene pelos en la lengua. “Me parece gravísimo. Plácido ha sido, y es, nuestro embajador por el mundo de la canción española. Soy testigo de que en sus conciertos siempre ha puesto zarzuela y canción española. Vamos. ¡Cómo no iba a salir a defenderlo! Es que además lo conozco. Puedo entender que en el mundo de la lírica, como en del periodismo o en de la medicina, pueda haber promiscuidad. Pero una cosa es que la haya, que claro que la habrá en el mundo de la lírica, y otra es que te obliguen. Vamos, sigo poniendo la mano en el fuego que no ha obligado a nadie”.

Le comento lo injusto que me parece que siga estando vetado en nuestro país, y que ese veto sea a nivel oficial: “Encima, que se meta un Gobierno en esto; lo siento, pero no. No me pareció justo que le cerraran las puertas de los teatros. Se le hizo un juicio paralelo y no se le dio la oportunidad, el beneficio de la duda. Y yo por eso salí como una leona. a defender a alguien que conozco tanto, además”.

Ainhoa regresa con fuerza, qué duda cabe. La diva ha vuelto y lo hace a lo grande, posando sobre un escenario y preparando su regreso a los teatros, donde aún tiene mucho que cantar. Y que contar. Porque los artistas tienen que hablar en escena.

Fotos: SALVA MUSTÉ

Maquillaje: Eva Escolano para GIORGIO ARMANI

peluquería: eva escolano

vestuario: COCOA SPAIN

Making Of: PABLO CARRASCO DE JUANAS

localización y Agradecimientos: TEATRO DE LA ZARZUELA


Para esta sesión de fotos exclusiva de Shangay, Ainhoa ha sido maquillada por Eva Escolano para Giorgio Armani, con base de maquillaje Luminous Silk Foundation; Labial Lip Power 500, sombra de ojos líquida Eye Tint Renovation 12, todo de Giorgio Armani

Relacionado

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.